Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jimi Hendrix: génesis de una estrella de rock

Nueve meses que cambiaron la historia de la música

Jimi Hendrix: génesis de una estrella de rock

Jimi Hendrix: génesis de una estrella de rock

En septiembre se cumplieron 50 años de la muerte de Jimi Hendrix por sobredosis. Seguía a la de su amigo Brian Jones, guitarrista de los Rolling Stones, el año anterior, y precedía a la de Janis Joplin, que murió al mes siguiente. Hendrix era ya entonces una de las más destacadas estrellas del rock.

Se dice que el talento siempre termina por triunfar pero muchas veces requiere de un poco de suerte. En septiembre de 1966 los Rolling Stones iban a comenzar una gira de conciertos por los Estados Unidos. La modelo Linda Keith, por entonces novia de Keith Richards, adelantó unos días su viaje a Nueva York para encontrarse allí con el guitarrista de los Rolling. Para matar el tiempo, una noche se metió en un club del Greenwich Village y quedó impresionada por lo que vio en el escenario. Un joven guitarrista negro con el pelo largo y rizado, ataviado con una camisa de satin con volantes, pantalones acampanados de terciopelo rojo con pañuelos anudados a las piernas, chaleco brocado, un fular verde esmeralda, cinta en la cabeza y unas botas de colores de punta estrecha con cremalleras, tocaba la guitarra a un volumen desmesurado, con ambas manos, punteándola con los dientes, colgándosela de la espalda, haciéndola rebotar en el suelo del escenario, poniéndose de rodillas para recogerla y seguir tocando... era como si la guitarra fuese una prolongación de su cuerpo. Lo mejor de todo es que no sólo se trataba de un espectáculo sino que su música era algo nuevo, nunca escuchado, parecía llegar de otro planeta. Aquella noche Linda se encontró con Chass Chandler, bajista del grupo Animals, que acababan de terminar una gira por América gracias al éxito que alcanzaron en todo el mundo con La casa del sol naciente. Chandler era además productor de grupos pop en Gran Bretaña y una persona querida y admirada en el ambiente musical. Linda le sugirió que no dejase de ver a aquel tipo del club del Village que se hacía llamar Jimmy James. Cuando Chandler lo vio sobre el escenario no tuvo ninguna duda: a los pocos días, el 23 de aquel mismo mes de septiembre, lo metió en un avión y se lo llevó a Inglaterra para convertirlo en una estrella del rock. Vivió con él en un apartamento que alquilaron a Ringo Starr. Así comenzó la fascinante historia de un músico que hasta entonces había estado buscando sin suerte un lugar en el que desarrollar sus ideas y su extraordinario dominio de la guitarra en bandas de tercera como los Rocking Kings, James Thomas and His Tomcats o los Starlittes de Joey Dee. A lo más que había llegado fue a tocar en los Upsetters, el grupo de acompañamiento de Little Richard.

Hendrix estuvo en Inglaterra desde ese mes de septiembre hasta junio de 1967, una época en la que triunfaba la minifalda de Twiggy, la píldora se había establecido en la dieta de las jóvenes británicas, las drogas estaban haciendo su destructiva aparición y la estética hippie iba necesitada de nuevos músicos. Y nada mejor que uno de aspecto extravagante que mezclaba el blues y el rock con la emergente sicodelia. Durante aquellos nueve meses Hendrix conquistó Europa, revolucionó la música de blues y rock, y se convirtió en uno de sus iconos. La historia de aquel periodo la cuenta el crítico y guitarrista Jas Obrecht en Stone Free. Jimi Hendrix de Londres a Monterey (Libros Cúpula).

Un músico excepcional

Jimi Hendrix había nacido en Seattle, en una familia de clase baja entre cuyos antepasados figuraban indios y esclavos. Pasó unos meses en el ejército buscando un modo de ganarse la vida pero no aguantó mucho tiempo. Se fue de casa de su padre (su madre había muerto hacía unos años) y decidió dedicarse a la música después de descubrir sus dotes como guitarrista. Autodidacta, entre sus influencias estaban sobre todo el blues de Muddy Waters, John Lee Hooker y Albert King y sentía verdadera veneración por Bob Dylan.

Cuando llegaron a Londres, Chass Chandler le buscó dos músicos de acompañamiento: el bajo Noel Redding y el batería Mitch Mitchell, que estaban en paro. Y le puso nombre a la banda: Jimi Hendrix Experience. Chandler les facilitó actuaciones en radio y televisión y en eventos musicales, empezando por el American Folk Blues Festival que todos los años organizaba en Londres el músico y empresario Alexis Korner.

La conquista del continente comenzó como teloneros en una larga gira con el francés Johnny Hallyday

decoration

En América Hendrix soñaba con sus ídolos: Eric Clapton, los Rolling Stones y los Beatles, los Who, John Mayall… Chandler se los fue presentando uno a uno mientras Hendrix tenía la sensación de estar soñando. Brian Jones lo llevó a una sesión de grabación de los Stones y Eric Clapton lo invitó a subirse al escenario durante un concierto de Cream. De aquella actuación Clapton recuerda haber quedado pasmado. Años más tarde diría: “Tocó la guitarra con los dientes, por detrás de su cabeza, tumbado en el suelo… Era asombroso, también musicalmente; no eran sólo fuegos artificiales… el público también estaba totalmente alucinado con lo que acababa de ver y oír… estaba claro que iba a convertirse en una gran estrella”.

La conquista del continente comenzó para la Jimi Hendrix Experience como teloneros en una larga gira del francés Johnny Hallyday. Desde entonces no pararon de tocar por toda Europa: Bélgica, Países Bajos, Alemania... Fue en Munich donde por accidente Jimi Hendrix estrelló una guitarra contra los amplificadores. El impacto emitió un ruido espectacular. Hendrix, rabioso porque era su Fender Stratocaster favorita, empezó entonces a destrozar todo lo que se encontraba por delante. El público pensó que aquello formaba parte del espectáculo y se volvió loco. Desde entonces la Experience decidió mantener el número como parte de su show. Algo parecido ya habían hecho los Who y les había dado resultado. Poco después, durante una gira de los Walker Brothers con otros artistas, la Experience tenía que tocar después de Engelbert Humperdinck, un crooner de canciones melódicas. Para romper la atmósfera que había dejado Humperdinck, se les ocurrió quemar una guitarra sobre el escenario, otro complemento que pasó a formar parte de sus actuaciones.

En Inglaterra daban conciertos prácticamente todos los días y a veces sesiones dobles. Entre quienes acudían a oírlos estaban John Lennon y Paul McCartney, Eric Clapton, Jimmy Page, Bill Wyman y Brian Jones, Pete Townshend y miembros de los Hollies, Samall Faces, Moody Blues y Animals. A Brigitte Bardot se le vio también en uno de estos conciertos.

Entre actuación y actuación la Experience comenzó a grabar los temas de sus primeros singles: Hey Joe, Purple Haze, The Wind Cries Mary, que se colaban uno tras otro en el Top 10, y poco después sacaban su LP Are You Experienced?, que subió en pocos días al número dos de las listas de éxito, sólo por detrás del Sargeant Peppers de The Beatles.

Regreso a los orígenes

Jimi Hendrix había salido de Estados Unidos siendo un don nadie en el mundo de la música y volvió tan sólo nueve meses después convertido en uno de los más grandes. En el Festival de Monterey compartió elenco con la flor y nata del pop rock: Mamas and The Papas, Beach Boys, Byrds, Simon and Garfunkel, Otis Redding, Canned Heat, Grateful Dead, Jefferson Airplane... El crítico Joel Selvin escribió en su crónica del festival que “ninguna otra actuación en Monterrey ha quedado tan incrustada en el firmamento del rock como la de Hendrix”. Janis Joplin también estaba allí. Y Brian Jones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats