Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fundador y director editorial de la plataforma Filmin de visionado de películas

Jaume Ripoll: “Tenemos solo una vida para ver lo que triunfa a golpe de clic”

Jaume Ripoll. |

Jaume Ripoll (Palma, 1977) es hijo de un empresario de videoclubes que hace catorce años fundó Filmin, donde es director editorial. Los fondos Nazca Capital y Seaya acaban de tomar la mayoría de la plataforma española de visionado de cine, que se creó con el apoyo de distribuidoras independientes y que en la actualidad cuenta con un catálogo de quince mil películas y series.  

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: “¿Programa lo que le gusta?”

Lo que me gusta y lo que creo que gustará, que no siempre es lo mismo. Todo editor ha de confiar en su criterio programador.

¿Netflix es la medida de todas las cosas?

Netflix es la referencia de muchos espectadores, si lo fuera de todos no estaríamos hablando tú y yo. Quien prefiere Filmin es aquel que no quiere repetición sino que prefiere descubrimiento, no quiere solo evasión sino también reto, no solo peripecia sino también personaje.

Llevan catorce años en el país de los piratas.

Hace catorce años era el país de los piratas, y ahora es el país con más oferta legal de plataformas de Europa.

¿Cómo se ha regenerado a los piratas?

Hemos puesto a disposición del espectador lo que buscaba, mucha calidad, mucha variedad, a un precio razonable y con una tecnología excelente.

El jefe de Netflix asegura que su suerte se debe a que ha sido un virus biológico y no informático.

La pandemia ha acelerado un proceso que ya venía marcado, porque plataformas y salas convivían con buena salud y con sus mejores resultado en febrero de 2020. Nosotros hemos subido porque el coronavirus ha cerrado las salas, pero no hará que desaparezcan.

Dos fondos compran Filmin, ¿la ficción se ha hecho realidad?

Hace ocho años, cuando perdíamos mucho dinero, era una pesadilla. Después fue un sueño y, con la entrada de los fondos, la quimera se ha hecho realidad.

¿El gigante se come a la ‘start-up’?

En absoluto, el gigante garantiza la continuidad y Filmin no va a cambiar. La identidad no está en cuestión.

Ahora van a producir, que significa endeudarse.

Producir es apostar a futuro y creer en el joven talento. Hay riesgo, no retorno, pero el camino vale la pena.

¿No estamos un poco saturados de series?

Vivimos en tiempos de abundancia, y no sabemos cómo degustarla. Tenemos solo una vida para ver lo que ha triunfado a golpe de clic, esta ecuación todavía no ha podido ser resuelta.

¿El precio es el mensaje?

La gratuidad no es la solución, pero un precio excesivo tampoco lo era. Internet nos ha obligado a replantearnos el precio de lo que vemos o leemos. Nuestra suscripción está en ocho euros mensuales desde hace doce años, y eso que el IVA ha subido del 18 al 21 por ciento.

¿Hay clientes de más de una plataforma?

La gran mayoría están en más de una plataforma, y si lo son de dos, queremos que la segunda sea la nuestra. La primera de algunos y la segunda de los demás.

¿El camaleón puede derrotar al dinosaurio?

Puede convivir con el dinosaurio, no derrotarlo. Para lograrlo, tenemos que conocer el entorno, ser muy conscientes de nuestro tamaño, tener agilidad y capacidad de adaptación.

Hoy mismo en su portada, Jean-Claude Carrière y Umbral, eso es elitismo.

Umbral era muy popular, y Carrière es más justicia que elitismo. Ha contribuido a éxitos del cine comercial y de autor en los últimos años. Ser elitista es seducir al millón de personas que hace cuarenta años veían las películas de Pasolini o Bergman.

‘Carmina o revienta’.

Un punto y aparte, la confirmación de que Filmin no era de unos pocos, el respeto de actores importantes de la industria, la demostración de que un control de calidad permite que internet cree productos por los que vale la pena pagar.

Dábamos por muerta a la televisión.

Y a la poesía, y al teatro, y a los libros. El futuro llega siempre con retraso.

Los empresarios mallorquines no han estado muy creativos durante la pandemia.

Voy a reformar la pregunta. No se cuán creativos han estado, pero sí que la cultura ha de ser un elemento clave para mejorar el turismo en la isla. Y hasta ahora no la han abrazado.

¿’El colapso’ vale por todo el catálogo de Filmin?

Te permite llegar a un público nuevo, pero no tiene que obsesionarte la búsqueda de otro Colapso.

¿Cuál será la nueva moda?

Probablemente se parecerá a lo que vemos desde hace unos años, pero será más corto, más intenso y más brillante. No por calidad, sino por contraste.

Compartir el artículo

stats