Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

Andreas Muñoz, actor: "Es una pena no representar más el 'Romeo y Julieta' español"

'Castelvines y Monteses', de Lope de Vega, combina el verso del Siglo de Oro con el formato musical el viernes 25 y el sábado 26 en el Teatro Cuyás

Andreas Muñoz, caracterizado como Roselo, el Romeo de 'Castelvines y Monteses'. LP / DLP

Morir de amor quedó atrás, ¡ahora toca disfrutar por amor! Ese fue el espíritu de Lope de Vega al escribir la obra de teatro Castelvines y Monteses, una oda a la vida y al flechazo que representan la joven pareja que William Shakespeare inmortalizó trágicamente. El autor español prefirió un futuro más esperanzador, y Sergio Peris-Mencheta decidió envolverlo del toque canalla que traen la Compañía Nacional de Teatro Clásico y Barco Pirata Producciones al Teatro Cuyás el viernes 25 y el sábado 26 con Andreas Muñoz como protagonista en el papel de Roselo. Un personaje que lo impulsa y lo insufla de alegría, tan gato que ya respira versos, y que planea delante de las cámaras desde que estuviera a los nueve años bajo la dirección de Guillermo del Toro. Mucho ha crecido desde entonces, estuvo en Reino Unido, vuelve a España con la serie Desaparecidos de Amazon, y mientras vive apasionadamente.

¿Cómo se convierte un texto del Siglo de Oro español en un espectáculo contemporáneo rompedor?

Eso es la genialidad de Sergio Peris-Mencheta que, junto a José Carlos Menéndez, se metió en esta aventura para transformar el Castelvines y Monteses en un musical que lo acerca más al Broadway de Nueva York. Viene de la adaptación del cuento italiano de Mateo Bandello, a partir del cual William Shakespeare escribe una tragedia y Lope de Vega una comedia. Esta es la primera vez que se hace una obra de teatro en verso y musical, además, con un toque potente italiano que la sitúa en Verona. No se trataba de hacer una obra clásica, sino que fuera juvenil, ¡que fuese una explosión, una fiesta! El tiempo pasa volando y el público canta, baila y siente con nosotros este primer enamoramiento. Hay trucos de magia, música, danza, proyecciones, es aunar distintas disciplinas en una para que lo pasen bien y vean al teatro más clásico, más cercano, fresco y vivo.

¿A los puristas no les ha dado un ataque al corazón?

Qué va. De hecho, pensábamos que iba a ocurrir en el Teatro de la Comedia. Al contrario, nos han dicho que era muy necesario. Yo viví en el Reino Unido durante siete años y a todos los clásicos, como a Shakespeare, se les moderniza. La mayoría nos ha dicho que les ha encantado y que ojalá el Teatro Nacional siga apostando por este tipo de producciones. 

Siempre imaginamos que el siglo XVII fue un tanto aburrido, entre tanta pompa, pero Lope de Vega siempre aporta ese acento sarcástico en la época.

Efectivamente. Siempre lo hemos pintado así, como algo antiguo, pero es una construcción que creo que no se corresponde a la realidad del Siglo de Oro. Lope escribió una obra cómica que se representaba en las corralas de comedia en un ambiente muy vivo, algo que ocurría también con los textos de Molière.

Entre Shakespeare y Lope de Vega

Castelvines y Monteses es una obra poco representada en España, ¿preferimos llorar a reír de amor?

Es una pena que no se represente más. Es el Romeo y Julieta español. Al igual que Shakespeare se representa muy bien en Reino Unido y vende bien, nosotros tenemos un Siglo de Oro brutal con Calderón de la Barca, Lope de Vega, ¡incluso Lorca se representa mucho más! Pero hay obras que tendrían que tener un poquito más de repercusión debido a que son muy ricas y modernas. No sé por qué nos interesa más lo de fuera que lo de dentro. Después de todo lo que ha ocurrido con la pandemia, la gente tiene ganas de salir, pasárselo bien y vivir, es lo que queremos dar a entender con esta obra. Somos 13 actores y actrices que lo damos todo al público, para acompañarlos y que nos acompañen, deseamos que vivan la fiesta al igual que nosotros desde el privilegio de estar encima del escenario. Ha ocurrido en muchos teatros, en Cádiz, por ejemplo, nos sacaron por bulerías.

Así que las expectativas con Gran Canaria son similares por ahora.

La verdad es que tenemos muchas ganas de ir a Canarias. Así que tenemos las expectativas altas. Me han dicho que hay Carnaval. 

Todavía no tiene el mismo brillo que otros años.

Propongo que el Carnaval comience con Castelvines y Monteses. La gente va a salir con ganas de celebrar y, pase lo que pase, ahí podremos celebrarlo un poquito.

¿Prefiere a Lope de Vega o Shakespeare? Más sabiendo que es un admirador del escritor.

No sé si puedo responder a esta pregunta. He interpretado a los dos en sus respectivos países. Hay una riqueza brutal en Shakespeare, cada palabra en inglés te llega o bien al corazón o al alma y di vida a Macbeth y a Hamlet, con este último tuve que reponerme durante dos meses; pero es verdad que Lope de Vega tiene un toque, suena más bonito aunque el inglés sea preciso, y esta es una comedia donde sales con un subidón. Además, para mí, era un sueño representar en el Teatro de la Comedia y girar con esta obra.

Se incorporó al espectáculo con solo 15 días de anticipación. Después de haber estado girando un año con él, ahora, ¿cuál es su relación con el personaje que interpreta, Roselo?

A mí cada personaje que llevo a cabo me lo tomo como un aprendizaje personal. Llevaba a cabo un arquetipo de personaje y ahora me he transformado, es más, la gente me dice que soy un gato. Llevamos más de 70 representaciones y, por así decirlo, me ha hecho crecer de una forma bonita y humilde. Roselo me ha traído mucha luz.

Andreas Muñoz durante la representación de 'Castelvines y Monteses'. LP / DLP

El amor

La luz del primer amor.

Y podemos extrapolarlo a cualquier momento de la vida. Puedes enamorarte de tu pareja, de tu trabajo o del bebé que tengas, significa que hay momentos claves en la vida que te recuerdan que hay una pequeña cosa que cambia. Roselo se quiere meter en la fiesta de las Castelvines, pero no se espera enamorar de Julia. Aparte de cómo cambia su vida, transforma a los demás: llevan guerreando durante demasiados años y Roselo no sabe cómo, pero quiere que se unan. Esto pasa en la vida, hay disputas familiares y las nuevas generaciones quieren dejarlo todo atrás. No estamos en esta vida para ocasionar problemas ni vivirla de una forma oscura. Roselo me ha traído luz al transformarse a sí mismo y a quienes lo rodean. 

El poder del amor.

Es lo que mueve al universo, ya que cualquier energía positiva está imbuida por el amor. Esta obra es una oda al amor y a la vida. Pienso de verdad, viendo el ambiente tan tenso que hay y con la crispación y el cansancio tan presente de la sociedad derivado de la pandemia, que esto te da un impulso. A mí me ha pasado. Hace dos semanas falleció mi abuelo... Si has hecho las cosas bien, puedes llegar a escuchar muchísimo más a las personas, a abrir un poco tus canales. Queremos transmitir este buenrollismo. 

Trabaja a las órdenes de Sergio Péris-Mencheta, cuyo nivel de exigencia es alto y siempre camaleónico con producciones como The Lehman Trilogy, aun estando en la distancia. ¿Qué ha aprendido en este tiempo?¿Y entre cantar o declamar en verso, qué cuesta más?

Sergio es un torbellino, un monstruo dirigiendo. Al haber interpretado tiene esa sensibilidad e intuición tan grandes. Tan solo hablando con él ya aprendes. Tiene una cosa muy buena, nos deja actuar dentro de los cánones y lo que él quiere, a la vez que nos deja libertad creativa, se deja sorprender por todos nosotros y sabe adaptar lo que le brindamos en pro de la obra de teatro. Hay una suma constante. No te restringe, algo que he vivido mucho, y que sea tan orgánico hace que el verso, dentro de lo encorsetado que es, sea muy vivo y se entienda -aunque trabajamos muchísimo con nuestra asesora de verso Pepa Pedroche, que nos estuvo pegando collejas durante mucho tiempo-. Es un tipo que en cada obra de teatro se ve todas las representaciones y amolda y renueva el espectáculo. Es un teatro vivo.

El cine más internacional

Posee una amplia trayectoria en el mundo cinematográfico, ¿en qué formato se encuentra más cómodo, en el escenario o ante una cámara?

Esto es como si me preguntaras si quiero más a mi padre o a mi madre. Desde los nueve años estoy delante de las cámaras, pero a los 18 quise centrarme en teatro. Me apetecía probar como actor, no solo serlo, sino llegar a ser un cómico. El teatro te da una energía y una inmediatez y muchísimas tablas que el cine y la televisión no lo tienen. En el Reino Unido, prácticamente todos los intérpretes que se forman son de teatro y tiene un plus, ya que te da una serie de herramientas para la construcción de personaje que no tienes en los otros formatos. Pero amo el cine, el teatro y la televisión. Amo el arte, así que no puedo elegir.

Estamos en un momento dulce para la industria cinematográfica española, ¿cómo lo ve?

Esto es lo que tiene que ocurrir. Sé que nos valoran y nos tienen en muy alta estima fuera. Si nos lo creemos, llegaremos muy lejos. Por ejemplo, yo no me siento actor nacional, sino internacional, por eso me fui fuera para mejorar. Por el momento, las cosas se están haciendo bien, pero se pueden hacer mejor, y espero que los políticos se den cuenta de todo el arte que hay. Ojalá que Castelvines hiciese una gira internacional porque la gente conoce a Romeo y Julieta, pero sería importante vender la marca España con el Romeo y Julieta nacional.

Obra: 'Castelvines y Monteses'.

Lugar: Teatro Cuyás, c/ Viera y Clavijo.

Fecha: viernes 25 y sábado 26 de febrero.

Hora: 19.30 horas. 

Compartir el artículo

stats