Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Doramas, a ritmo de rock

Los músicos Verona y Bruquetas, procedentes de la tradición más rokera, cambian el estilo e introducen elementos del folklore

Los músicos, Bruquetas y Verona, en el estudio de grabación LP/DLP

Pasó de plebeyo a guanarteme; fue un héroe con todas sus cualidades, incluida el amor de su vida, y la historia lo ha tenido bastante olvidado. José Manuel Verona y Aday Bruquetas pondrán este jueves, sobre el escenario del Gabinete Literario, su apuesta musical sobre el último canario.

La pandemia de la Covid-19 y el posterior confinamiento ya ha demostrado ser una de las razones más poderosas para el nacimiento de proyectos que, probablemente, nunca habrían salido adelante en otras circunstancias.

«En un rato de aburrimiento, busqué con la mirada una estatua de tres metros que había cerca de mi casa y no la encontré», cuenta este músico rokero que ya en ese momento había dejado de apostar por «tocar en garitos y las tantas de la madrugada».

Se trataba de una obra del escultor Abraham Cárdenes, que tiene un museo dedicado a su obra en el pueblo de Tejeda, «y que me dio clases en el Instituto Alonso Quesada, a finales de los años 60».

A raíz de este incidente, se empezó a construir la historia de Doramas, «porque me di cuenta que había material para una obra musical del personaje histórico».

Y así nació el disco 'Doramas, el último canario' que se va a presentar el jueves, 19 de mayo, en el Gabinete Literario, junto a su compañero y también compositor Aday Bruquetas.

Con una mezcla de estilos muy diferentes, a lo largo del disco se desmenuza la historia de Doramas, «que ya me sé de memoria y casi con todos los detalles y las distintas versiones que hay de este personaje», asegura Verona. Los espectadores podrán escuchar desde una himno militar, un arrorró sinfónico, una sintonía rokera potente en el capítulo donde se describe al personaje, Aires de Lima de Valsequillo, Tajinaste «y sobre todo la última canción, lo más parecido a un canto gregoriano, grabado a cuatro o cinco voces», explica uno de los autores de este disco.

En seis canciones, Verona y Bruquetas hacen un relato de los episodios más importantes de la vida de este aborigen canario que nació en el estamento más humilde de la sociedad de aquella época y que tuvo que sufrir los diferentes episodios de la Conquista, a manos de los castellanos Pedro de Vera y Juan Rejón.

«Nos documentamos sobre alguno de los momentos más importantes de la época, como la Batalla del Guiniguada o el episodio de los 80 cristianos que manifestaron que los aborígenes no eran unos salvajes como los pintaban y que las harimaguadas eran mujeres que intercedieron por estos prisioneros hechos por sus compatriotas».

Verona insiste en el gran valor que le da al último tema del disco, «porque lo cantamos en latín y para ello buscamos a una profesora de instituto que nos ayudara, así que estamos muy orgullosos del resultado de este trabajo».

En la historia de este líder durante la conquista de Gran Canaria, esta pareja de músicos no olvida el momento de ternura que significa el enamoramiento de Doramas de Benehara, que cuando su padre se entera que mantiene una relación con Doramas, la manda a un islote, en la bahía de Gando, a diez metros de la costa. 

El estreno musical se verá este jueves, 19 de mayo, en el Gabinete Literario, a las 20.00 horas

decoration

«Pero eso no lo derrota y casi cada noche, nada hasta el islote aunque la zona está llena de tiburones», explica Verona.

Otro de los momentos elegidos para poner sobre el escenario fue «la Batalla del Guiniguada, el duro enfrentamiento con don Pedro de Vera, que fue el castellano conquistador que sustituyó a Juan Rejón y que derrotó a las tropas de los habitantes de Gran Canaria», añade el músico.

La muerte del héroe está cantada a ritmo de arrorró, «en modalidad sinfónica, basada en la obra de Teobaldo Power, para darle el dramatismo que corresponde al momento y la quietud que enmarca el momento», relata el protagonista de esta historia de creación artística.

La creación artística de Verona y Bruquetas ha tenido como base documental tres autores de la historia de Canarias, «empezando por Gonzalo Agote de Molina, Viera y Clavijo», en ambos casos miembros de la Iglesia, y el único civil, Tomás Martín de Cubas «que creo que es el autor que narra la historia de Canarias más cercana a la realidad, como ejemplo de ello el testimonio que describe la decapitación de Doramas y su cabeza en la piqueta de la plaza de San Antonio Abad».

En la contraportada del disco se puede leer el papel de cada uno de los artistas y de los colaboradores que han participado en esta creación musical.

A Aday Bruquetas se le atribuye el trabajo de guitarras, piano, teclados, bajo y arreglos; José Verona pone la voz y los coros, Enrique León la batería y Oliver Montesdeoca, el timple.

Todos los temas han sido compuestos por Aday Bruquetas y José Verona, excepto Preludio (Aday Bruquetas) y Pedro de Vera (José Verona).

Batería, voz, coros y tiemple fueron grabados en el estudio La Rampa, de Vecindario. El técnico de grabación y mezclas fue Gustavo Sánchez y el diseño del libreto, M. Arencibia.

Para José Verona, esta experiencia de grabar este disco ha sido muy «ilusionante porque hay cosas que he hecho por primera vez, como cantar folklore canario, cosa que nunca había hecho antes y los resultados me han parecido muy gratificantes. Innovar», continúa el artista, «siempre es una puesta por hacer cosas mejores».

Compartir el artículo

stats