'My name is Barbra'

Su madre nunca le dijo 'te quiero' y sus relojes Cartier "son mis hijos": las reveladoras memorias de Barbara Streisand

El origen de su archiconocido miedo escénico data de 1964, justo cuando triunfaba en Broadway con el musical “Funny Girl”

La actriz, cantante y directora de cine Barbara Streisand, en una imagen de archivo.

La actriz, cantante y directora de cine Barbara Streisand, en una imagen de archivo. / EPC

Sergio del Amo

Las memorias de Barbra Streisand se han hecho de rogar. La ex primera dama Jackie Kennedy trató sin éxito en 1984, mientras trabajaba de editora asociada en Doubleday, que la artista EGOT (es decir, ganadora de los premios Emmy, Grammy, Óscar y Tony) las escribiera. Y, en 2015, la editorial Viking Press anunció su publicación para 2017. Sin embargo, sus fans han tenido que esperar seis años más para tener en sus manos ‘My Name Is Barbra’. Todavía sin fecha de publicación en España, en sus 992 páginas la actriz, cantante, compositora, productora y directora estadounidense narra con todo lujo de detalles, y una honestidad aplastante, sus secretos más ocultos. La espera, sin duda, ha valido la pena. 

Streisand en 'El amor tiene dos caras'.

Streisand en 'El amor tiene dos caras'. / EPC

Traumas

Su padre, Emanuel, murió cuando ella era un bebé de 15 meses. Pero lo que realmente marcó su infancia fue su truculenta relación con su madre, Diana, fallecida en marzo de 2002. La primera vez que le comentó que quería ser actriz, respondió: “No eres lo suficientemente bonita. Es mejor que te cortes las uñas y te conviertas en mecanógrafa para tener un trabajo”. En sus memorias también confiesa que su progenitora nunca le abrazó o le dijo “te quiero”, así como que siempre estuvo celosa de su éxito porque renunció a su carrera de soprano para trabajar de secretaria en un instituto de Brooklyn. Mención aparte merece su padrastro, Lou Kind, un vendedor de coches de segunda mano que minó su autoestima con apenas siete años: más allá de no hablarle e ignorarla en casa, Streisand recuerda la tarde que se negó a comprarle un helado porque la consideraba poco agraciada.

En junio de 1967 se olvidó de la letra de tres canciones en un concierto que ofreció en Central Park ante 125.000 personas. El lapsus le afectó de tal manera que, durante casi tres décadas, se negó a actuar en vivo

Inseguridades

El origen de su archiconocido miedo escénico data de 1964, justo cuando triunfaba en Broadway con el musical “Funny Girl”. En el libro desvela que tuvo un flirteo con su compañero de reparto Sydney Chaplin (el hijo de Charles Chaplin) y que la relación no prosperó porque entonces estaba casada con Elliott Gould. Chaplin, enojado, cada noche solía insultarla y mofarse de su aspecto en voz tan baja que sólo ella podía escucharlo, lo que le provocó malestar físico y desconcentración. A pesar de que entre abril y julio de 1966 siguió interpretando el papel de Fanny Brice en el West End londinense, nunca más volvió a Broadway. Asimismo, inmersa en el rodaje de la adaptación cinematográfica de la misma obra, en junio de 1967 se olvidó de la letra de tres canciones en un concierto que ofreció en Central Park ante 125.000 personas. El lapsus le afectó de tal manera que, durante casi tres décadas, se negó a actuar en vivo: hasta el 31 de diciembre de 1993 sus fans no volvieron a verla encima de un escenario.

La primera mujer en ganar el Globo de Oro a la Mejor Dirección

Logro histórico / A la estrella le dolió muchísimo que Sydney Pollack eliminara del montaje final de “Tal como éramos” un par de escenas cruciales. Con motivo del 50 aniversario del filme, Sony Pictures las incluyó hace pocas semanas en un nuevo Blu-ray. Pero, tal como explica en el libro, tras lo ocurrido en 1973 tomó una decisión crucial en su carrera: “Siempre tuve el control creativo de mis álbumes, mis especiales de televisión y mis conciertos. Y me di cuenta de que también debo tener más control sobre mis películas. Tengo que dirigir”.

Producida, dirigida, coescrita e interpretada por ella misma en 1983, “Yentl” adaptaba a la gran pantalla un relato de Isaac Bashevis que explicaba la historia de una joven judía que se hacía pasar por un hombre para poder estudiar el Talmud. Temerosa de que Hollywood no se la tomara en serio, ocultó que había coescrito el guion junto a Jack Rosenthal y puso los créditos al final de la película, algo inusual en aquella época, para que el público la viera sin prejuicios. El 28 de enero de 1984 se convirtió en la primera mujer en ganar el Globo de Oro a la Mejor Dirección.

La primera vez que le comentó a su madre que quería ser actriz, le respondió: “No eres lo suficientemente bonita"

Amoríos: de Andre Agassi a Don Johnson y Warren Beatty

Desde Omar Shariff, a quien conoció en el rodaje de “Funny Girl”, o Anthony Newley, el exmarido de su amiga Joan Collins, pasando por Don Johnson, Andre Agassi, Pierre Trudeau, una aventura de una noche con el rompecorazones Warren Beatty o James Brolin, su segundo y actual esposo desde 1998. A lo largo de estas páginas, la artista repasa gran parte de sus conquistas y niega algunas que se daban por hechas: con el rey Carlos III de Inglaterra, verbigracia, sólo mantuvo una “extraordinaria” amistad. Lo mismo ocurrió con Marlon Brando. El protagonista de “Un tranvía llamado Deseo” y “El último tango en París”, casado en aquel momento con la actriz Tarita Teriipaia, quiso acostarse con ella en dos ocasiones. Ambas veces que se lo propuso, en 1966 y a principios de los setenta, Streisand rechazó la oferta.

Con el presidente israelí, Shimon Peres, en 2013.

Con el presidente israelí, Shimon Peres, en 2013. / EFE

Anecdotario

A lo largo de sus 992 páginas, Streisand no escatima en chascarrillos. Entre otras anécdotas, cuenta que la gente siempre le pregunta si quiere acostarse después de almorzar, que decidió clonar a su perro Sammie porque los otros que tenía defecaron en su colección de muñecas antiguas, que sus relojes Cartier “son mis hijos”, que se maquilla ella misma y nunca, jamás, reescucha sus canciones o revisita sus películas. Sin un índice propiamente dicho, “My Name Is Barbra” da todo lo que promete. Y mucho más.