Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano

María Gomes, Sayna Mbengue y Alba Spugnini: las tres ‘Guerreras’ de Telde

Redondean la gran campaña del Rocasa con su presencia en la selección española que disputará los Juegos Mediterráneos, en Argelia

De izquierda a derecha, Sayna Mbengue, Alba Spugnini y María Gomes, las tres jugadoras del Rocasa convocadas por España, en el partido con el Bera Bera de ayer. | | PEPE NÚÑEZ

María Gomes, Alba Spugnini y Sayna Mbengue, tres de la joyas del Rocasa están en racha. Recientes ganadoras de la EHF European Cup con su equipo, ahora reciben otro premio importante en lo personal. La almeriense, la tinerfeña y la grancanaria figuran entre las 16 elegidas por José Ignacio Prades, seleccionador absoluto español, para la disputa de los Juegos Mediterráneos que se disputarán en Argelia del 29 de junio al 6 de julio, donde las Guerreras defienden la corona conquistada en Tarragona en 2018.

María Gomes afronta la que será su primera experiencia con la selección absoluta, tras ser una habitual en las categorías de formación. Una llamada que sorprendió a la de Roquetas de Mar, que a pesar de haber firmado dos brillantes temporadas en el Rocasa «no había tenido hasta el momento la oportunidad de ir convocada con las grandes». Esta llamada le hace aún más ilusión «por compartir la experiencia con dos de mis mejores amigas: Sayna y Alba».

El camino hasta este regreso a la selección absoluta no ha sido nada fácil para Sayna Mbengue. La lateral derecho grancanaria, que estuvo por última vez con las Guerreras en 2020, parece que por fin vislumbra la luz al final del túnel tras unas temporadas en las que la sombra de las lesiones no han dejado brillar a una de las mejores zurdas de todo el balonmano femenino nacional.

Esta campaña, a pesar de una lesión de tobillo que la tuvo alejada de las canchas durante dos meses, ha resultado clave en los mejores momentos del curso del Rocasa. «Después de la lesión me costó un poco volver a tomar el ritmo y eso hizo que los primeros partidos no los pudiese jugar al 100%. Pero con el transcurso de los encuentros me he ido sintiendo cada vez mejor y he podido ayudar al equipo», afirma la internacional.

El paso al frente de Alba

El camino de Alba Spugnini, que anteriormente había estado solo en concentraciones de las Guerreras, tampoco ha sido nada sencillo. El club apostaba por darle la titularidad en el pivote tras la no renovación de Haridian Rodríguez, todo un reto para la tinerfeña. Y lo cumplió con creces. Daba un paso al frente para cubrir el vacío dejado por una de las grandes leyendas de la entidad teldense. «Mi temporada en general creo que ha sido muy buena», afirma. No duda en agradecer a su técnico, Robert Cuesta, la confianza que le dio para «pasar de ser la segunda pivote a ser la primera», a pesar de que «he tenido mis altibajos mentales y físicos».

Las tres jugadoras del Rocasa consideran «un honor y un orgullo» representar a su país en una cita de la importancia de los Juegos Mediterráneos, competición a la que acuden las Guerreras con la presión añadida de defender el título conseguido en Tarragona en 2018, imponiéndose a Montenegro en la final (27-23). En aquel equipo formaba la grancanaria Almudena Rodríguez, que regresa al Rocasa la próxima campaña.

«Me siento privilegiada por el hecho de que hayan querido contar conmigo; voy dispuesta a aportar todo mi trabajo y a seguir aprendiendo», afirma Alba Spugnini ante el reto que se le presenta por delante. Sayna Mbengue coincide con las palabras de su compañera. En su regreso a la absoluta, «voy a aportar ganas». «Estoy muy contenta de volver a tener la opción de defender a mi país, que es lo que al final toda jugadora aspira», resalta la grancanaria, quien ve como «un regalo» la llamada.

Para María Gomes, «es un placer representar a mi país, algo que he podido hacer ya en las categorías de base». Recalca que va con «ganas de disfrutar y aprender de la experiencia». «El poder competir junto a las mejores y hacerlo con mis amigas supone una experiencia brutal», señala.

Compartir el artículo

stats