Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fran Guerra Pívot grancanario de la selección española

«Me comí tres años en LEB cuando nadie me quería y con trabajo ahora soy el segundo pívot detrás de un dominador como Shermadini»

Fran Guerra, durante el entrenamiento del pasado lunes con la selección española en Zaragoza. | | FEB

Fran Guerra, pívot grancanario del Lenovo Tenerife, apunta al próximo Europeo. Sería su primera gran competición con la selección española de Scariolo.

Desde que en 2021 entrara en la dinámica de la selección española se ha afianzado en los esquemas de Sergio Scariolo.

Estar aquí para mí es un orgullo. Ves que te llega la recompensa al trabajo que has realizado durante todos estos años, aunque quizás me haya llegado un poco tarde. A día de hoy ya he acudido a tres Ventanas y muy orgulloso de ello.

¿Su gran objetivo ahora es estar en el Europeo a principios de septiembre?

Sí. Aquí la exigencia es máxima y debes demostrarlo en cada entrenamiento para estar en la lista final que acuda a ese Europeo. Yo estoy trabajando para estar, pero si no lo consigo pues seguiré trabajando para un día conseguir jugar una gran competición con la selección española.

Vaya un verano que tiene por delante... Ventanas, posible Europeo, luego la Liga.

Es lo que toca. Así es la vida de un profesional. Al final tenemos pocos días de descanso, pero es lo que hay. Hay que estar siempre dispuestos, sobre todo para estar en la selección y defender a nuestro país. La verdad es que los calendario son un poco de locos. Hay que estar siempre al 100% en la pista, porque el nivel de exigencia es máximo y debes estar al máximo nivel siempre para conseguir ese objetivo de acudir al próximo Eurobasket.

¿Qué balance hace de la temporada pasada en Tenerife?

Bueno, cada año sigo evolucionando en mi juego, cada año tengo un rol más importante y la verdad es que estoy muy cómodo; contento de cómo van las cosas. La valoración de los tres años que llevó allí es muy positiva. Llegué desde la Liga LEB y tuve que luchar para quedarme. Y mire, ahora soy el segundo pívot detrás de Giorgi Shermadini, un jugador dominante en la ACB.

Tiene contrato hasta 2024, pero han surgido rumores veraniegos que hablan de una posible salida del club, y un posible interés del Granca.

No sé nada. Sólo sé que tengo contrato en Tenerife dos años más y espero cumplirlo. Estoy muy a gusto allí. No sé nada más, no sé si alguien ha preguntado por mí o no.

Pero no le sabrá mal que se le relacione con el equipo de su isla natal.

Sí, claro es el equipo de la isla donde nací, pero ya le digo que no sé nada de esos rumores.

¿Sueña con vestir la amarilla del Granca en algún momento de su carrera deportiva?

Ojalá pueda hacerlo en algún momento. Pero por ahora no está esa opción. Estoy en un club que ha crecido muchísimo en los últimos años y cada vez la exigencia es mucho mayor.

Siendo de Gran Canaria y estando tan cerca habrá echado el ojillo a este lado del charco. ¿Cómo vio la última temporada del Granca?

Desde fuera, lo vi bien. Un equipo con mucho talento, con jugadores muy buenos en las posiciones exteriores y pívots muy grandes, con gente como Khalifa subiendo mucho el nivel.

«Santi Aldama tiene un talento descomunal; ojalá pudiéramos estar los dos en el Eurobasket»

decoration

¿Y qué le parece el fichaje de Lakovic para el banquillo?

No me lo tiene que preguntar a mí (risas). Pero creo que se trata de un técnico con conocimientos y con la experiencia de haber sido un gran jugador. Pienso que es un hombre que sabe mucho de baloncesto y puede hacer las cosas bien este año.

¿Cuánto tiempo lleva ya fuera de Gran Canaria y en qué ha madurado Fran Guerra?

Llevaba fuera seis o siete años hasta que volví a Tenerife en 2019. Todos evolucionamos. Tuve que salir porque los equipos grandes de Canarias no me querían y tuve que volar. El crecimiento ha sido importante tanto en la pista como fuera, gracias a la familia, a mi mujer y a mis hijos. A eso también le doy mucho valor.

Hasta hoy, convertido ya en uno de los estandartes de los jugadores canarios. Usted que ha logrado afianzarse en la élite, ¿por qué pocos jugadores de las Islas lo logran?

La verdad es que estoy orgulloso y feliz de la carrera que me he labrado, porque nadie me ha regalado nada. El sacrificio que he hecho durante muchos años para afianzarme en una Liga tan exigente como la ACB ha sido duro. Me he comido tres años en LEB cuando nadie me quería, porque fue así, nadie me quería. Al final mira, llega la oportunidad y con trabajo y sacrificio la he aprovechado.

Y a esos jóvenes que surgen en Canarias, ¿qué les aconseja desde su experiencia?

Es muy importante ser fuerte mentalmente, porque en la carrera de un deportista siempre vas a tener momentos altos y, sobre todo, momentos bajos. Y ahí es cuando debes mantenerte fuerte, porque resultan muy duros. La clave está en ser exigente con uno mismo y ponerte metas, porque te sacrificas por lograrlas. Si te dejas ir... Eso me pasó a mí. Me deje ir, me decía que no iba a llegar, mentalmente estaba hundido, casi tiro la toalla. Estuve a punto de dejarlo cuando estaba en la LEB, cuando era el mejor de la LEB y nadie me quería en la ACB. Tuve momentos de depresión.

¿Qué le parece la irrupción de otro grancanario, Santi Aldama, en la NBA?

No le conozco, pero por lo que he visto tiene un talento descomunal. Estar en la NBA no es fácil. Ver un grancanario a esos niveles es para alegrarse. Ojalá podamos estar los dos en el Europeo.

Compartir el artículo

stats