Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El presente de oro del Rocasa

María Gomes, Sayna Mbengue y Alba Spugnini están llamadas a recoger el testigo en el cambio generacional de las ‘Guerreras’

María Gomes (izd.), Sayna Mbengue (centro) y Alba Sugnini (dcha.), oros con España en los Juegos Mediterráneos. Andrés Cruz

María Gomes, Sayna Mbengue y Alba Spugnini lograban hacer historia el pasado 6 de julio en Argelia, revalidando el oro de las Guerreras en los Juegos Mediterráneos, al imponerse en la gran final a Croacia (29-25). Las tres representantes del Rocasa forman parte de esa nueva estirpe de jugadoras jóvenes, con calidad y que están llamadas a tomar el testigo de la generación de oro del balonmano femenino nacional que poco a poco va llegando a su fin.

Para Sayna la experiencia en Orán fue agridulce, al sufrir una lesión en su mano durante el encuentro del debut victorioso de España ante el anfitrión, Argelia (26-20). «La experiencia fue mitad dulce y mitad amarga, porque me hubiese gustado poder participar más en los partidos, porque la lesión en el dedo se produjo en el primero y fue un chasco para mí», afirma la teldense que reconoce que, «fue increíble para todas nosotras el poder revalidar el oro de Tarragona 2018».

Su compañera María destaca de la experiencia en los Juegos Mediterráneos que siempre «hace ilusión representar a tu país y más teniendo la posibilidad de compartir esos momentos con mis compañeras en el Rocasa», recalcando la roquetera que para ella «es una experiencia que te da ganas de volver a repetir».

En la misma línea, la tinerfeña Alba Spugnini destacó el buen grupo y el ambiente que se vivió durante todo el torneo, resaltando que en su caso en particular «a pesar de que ya había tenido la oportunidad de representar a España en categorías inferiores, no había jugado nunca a nivel absoluto y siempre existe esa mezcla de nervios con las ganas de hacerlo bien», dejando la puerta abierta a la posibilidad de «repetir más veces experiencias como esta con la selección absoluta».

Las tres protagonistas coinciden en su deseo de volver a tener la oportunidad de defender la elástica roja de las Guerreras en un futuro, si bien para ello todo pasa por el trabajo diario en el Rocasa, como bien señala Gomes, «si destaco esta temporada en mi club, gracias a mi trabajo y a mi juego, las oportunidades seguirán viniendo», algo en lo que están totalmente de acuerdo Alba y Sayna.

La ambición

La apuesta del Rocasa por el regreso de Marta Mangué y Almudena Rodríguez, unido a los ilusionantes fichajes de Naja Nissen Kristensen, Sabina Jacobsen y María Zaldua, le confieren inevitablemente a las teldenses la vitola de uno de los grandes favoritos para optar a los títulos de la Liga Guerreras Iberdrola y de la Copa de la Reina.

Sin embargo para Alba la situación no difiere demasiado de las anteriores temporadas, ya que en su opinión “el Rocasa siempre puede aspirar a todo, tenemos equipo para aspirar a todo, pero debemos de trabajar día a día y ser constantes, porque al final la liga es muy larga», reconociendo la tinerfeña que precisamente esa falta de regularidad es la que les ha impedido en las últimas temporadas tener la opción de pelearle el título hasta el final al Super Amara Bera Bera.

Para la andaluza María Gomes, ese plus de presión por los fichajes galácticos acometidos por el club forman parte del exterior, porque «no sentimos presión por parte del club, estamos entrenando a gusto», recalcando que «no nos dejamos llevar por los cantos de sirena, nosotras creemos en el trabajo diario, en ir paso a paso en cada entrenamiento».

Para Sayna al equipo le va a venir muy bien tener este año «muchas jugadoras de nivel, internacionales, de las que vamos a poder aprender muchísimo y seguir creciendo juntas como grupo».

Debut en Málaga

Las tres jugadoras coinciden en señalar al Málaga, como el gran rival a batir. Las teldenses disputarán el II Torneo Internacional Costa del Sol, en el que debutarán en pretemporada con el Quintus neerlandés (27 de agosto) y con las costasoleñas (28 de agosto), en el Pabellón Rubén Ruzafa. «Hay un pique sano con ellas desde la final europea del año pasado», recuerda María Gomes con una sonrisa.

Compartir el artículo

stats