Turno para Sandro, el «alta invernal»

El nueve estrella vuelve tras dos meses de baja | Lleva un gol, anotado hace 100 días

El delantero Sandro Ramírez festeja su tanto en el Municipal de Anduva.  | | LOF

El delantero Sandro Ramírez festeja su tanto en el Municipal de Anduva. | | LOF / P. C.

P. C.

El ejecutor del frío siberiano y de los 500.000 euros pide paso. Turno para Sandro Ramírez, «un alta invernal». Pendientes de Kirian Rodríguez y de su puesto a punto –tras luchar contra un cáncer desde el pasado agosto–, reaparece, por fin, la figura de un depredador del área. El pistolero grancanario de 27 años regresa el domingo ante el Racing de Santander (17.30 horas, LaLiga SmartBank TV) como principal atractivo en el frente ofensivo del campeón de invierno. Solo ha logrado un tanto en su periplo de amarillo tras perderse las últimas seis jornadas por una dolencia muscular (microrrotura fibrilar en el isquiotibial de su pierna izquierda). El 22 de agosto se anunció su llegada a la UD como un alta estelar, pero solo ha disputado ocho partidos de Liga con Pimienta –al que cabe sumar el fatídico de Copa ante el CD Teruel y en el que se retiró lesionado–.

Nueve contiendas oficiales, un tanto en Anduva, dos asistencias y 420 minutos. Un bagaje paupérrimo para un rostro de Primera, que se incorporó a la UD tras un tormentoso verano, en el que el de La Feria tuvo que luchar contra el Huesca y sus dirigentes por la carta de libertad. Finalmente, Sandro llegó en calidad de cedido y los ejecutivos amarillos tuvieron que abonar 500.000 euros por la operación. En el caso de conquista el ascenso, el ariete se quedaría en propiedad de la formación grancanaria con el abono de un montante de 1,5 millones.

La confesión en Pinilla

Mar Cardona, seis tantos, está salvando el orgullo de los francotiradores. Fue una adquisición con el sello Pimienta –lo dirigió en el filial del FC Barcelona–. Florin Andone, con dos dianas, es el segundo estilete en la relación de pólvora. Y en la posición de bronce, aparece Sandro Ramírez. Su ficha en LaLiga genera múltiples dudas, pero su talento es infinito.

Una diana, trece disparos, 396 minutos en LaLiga, dos asistencias, ha visto dos amarillas y solo ha participado en ocho duelos. Tres duelos de titular y dos episodios que ilustran un fatalismo extremo. Ante el CD Mirandés, saltó en el 34’ por la lesión de Marc Cardona, anotó un golazo y se marchó en el 65’ por precaución. En Copa, en el citado pulso ante el CD Teruel en Pinilla, inició su concurso en el 46’. A escena por Ale García. El exjugador del FC Barcelona, Málaga, Real Sociedad, Sevilla o Valladolid duró en el césped 25 minutos. Una carrera con Carmona, exjugador de Las Palmas Atlético, encendieron todas las alarmas. Casi dos meses después, puede comenzar su resurrección como ya avanzó el presidente Miguel Ángel Ramírez. Lo debe acometer con su condición de ‘fichaje invernal’.

«Nuestros refuerzos en enero serán los jugadores que tenemos lesionados y deben ofrecer su verdadero nivel. Me refiero a Sandro, Vitolo, Marvin Park, Benito...», determinó el principal ejecutivo de la entidad grancanaria.

56 días después del contratiempo muscular en la primera ronda de la Copa del Rey, Sandro está listo para sepultar todos los fantasmas. Uno a uno. La losa de los 500.000 euros, así como la circunstancia de no realizar una pretemporada digna con el Huesca. Su condición de rebelde y las lesiones le dejaron al margen.

El propio Pimienta ya recalcaba que era preciso tener paciencia con la evolución de Sandro Ramírez. «Cuando ya estaba en el filial del Barça tenía este problema muscular». Internacional en las categorías inferiores, el ‘9’ de la UD cuenta con 157 partidos en Primera y 27 tantos. Son cifras de caché. Francotirador de Armani.

En el caso de Viera, contabiliza 127 duelos en la máxima categoría. Solo Vitolo (203 partidos en Primera) figura inalcanzable para el prestigio de Sandro Ramírez. La mejor enseñanza para este asesino del área es Marc Cardona. El leridano, también ex del Barça, dispone de seis dianas con 22 disparos. Pasó de las burlas iniciales por su falta de pegada en pretemporada –le apodaban Marc Mercadona– a convertirse en una pieza fundamental. Presiona sin balón como un búfalo salvaje.

El punto fuerte de Sandro resulta en su capacidad de encajar y adaptarse a la forma de entender el juego de Viera. El ‘21’ también estará de vuelta. Atributos de oro para el rey de invierno.