Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un sabio tándem de endorfinas

El matrimonio formado por Samuel Arroyo y Lidia Gómez corre la Advanced desde 2008

Samuel Arroyo y Lidia Gómez, ayer, en ExpoMeloneras.

Samuel Arroyo y Lidia Gómez, ayer, en ExpoMeloneras. ANDRÉS CRUZ

Tanta endorfina generan sus cuerpos menudos sobre el terreno, que están enganchados a la carrera de montaña desde hace casi dos décadas. La pareja formada por el bilbaíno Samuel Arroyo y la murciana Lidia Gómez participan mañana en la categoría Advanced de la The North Face Transgrancaria 2015. Partirán desde Fontanales a las siete de la mañana con una mochila llena de experiencia. Gómez ya ha conquistado tres campeonatos en esta modalidad, y Arroyo suele finalizar entre los top 20 de la carrera y en el podio de veteranos.

Han perdido la cuenta de los kilómetros que sus piernas han soportado hasta la fecha, pero estiman que ambos suman entre 2.000 y 4.000 kilómetros de media anual. Alemania, Suiza, Austria, Italia y Estados Unidos figuran en la lista de rincones del mundo que han pisado. "Nos apasiona viajar tanto como correr", comenta la pareja. Pero Gran Canaria entraña una magia especial para ellos, por el clima, la cuidadosa organización del evento, el ambiente que se crea entre los competidores, y su gran repercusión mediática.

"Aquí siempre venimos muy animados, y este año más porque venimos de un invierno muy duro en Bilbao y ya teníamos ganas de ver el sol y correr, y es una prueba que se nos da bastante bien", explican entre risas. "Es la primera del año para nosotros y siempre te motiva más también, es una toma de contacto para ver cómo están las fuerzas", comenta Gómez. De todo el recorrido de 83 kilómetros, este sabio tándem considera que la zona de Talayón, antes de Tejeda, encierra la mayor complejidad por el desnivel, pero en especial la zona del Sur, con la bajada desde Tunte hasta la meta, ubicada en Meloneras. Combatirán el calor y la calima, anunciada por el parte meteorológico, con mucha agua, sales, hidratos de carbono y proteínas en alimento líquido.

Los Pirineos

El destino quiso que esta murciana de 40 años y este bilbaíno de 46 años se cruzaran en un sitio de altura. Se conocieron en Los Pirineos en 1998, cuando comenzaron a practicar senderismo juntos. La afición por la montaña les unió y Lidia rompió con el rumbo de sedentarismo que estaba tomando su vida hasta entonces. Se animaron a probar las carreras de montaña dentro de un club vasco, con las distancias largas como su especialidad.

Al principio Lidia se topó con la reticencia de su familia, porque en aquella época el trail running era algo aún desconocido en España. Esta veterana corredora explica que tenían que buscar las carreras en el extranjero, sobre todo en Francia, por ejemplo, a través de revistas especializadas como Trails Endurance Mag.

En su blog Mi mundo el ultrafondo, Samuel, conductor de guaguas urbanas en Gueñes (Bilbao), comenzó a relatar en 2008 todas las aventuras en las que se iba embarcando junto con su esposa Lidia, que trabaja a tiempo parcial en una óptica cerca de la capital vizcaína. Sin duda la llamada Diagonal de los locos, que discurre en Isla Reunión, un territorio francés de ultramar, figura entre los retos más impactantes y técnicos que han superado. En 2013, la distancia corta de 70 kilómetros, y el año pasado se atrevieron con la larga: 170 kilómetros en 44 horas. Se enamoraron de esta isla volcánica ubicada en el Océano Índico, al este de Madagascar, que alberga una de las carreras más antiguas.

"La gente solía decir que quienes lograban hacerla estaban locos. Es un terreno muy abrupto, es La Palma a lo bestia", apunta Samuel. Al cruzar la meta, sienten "mucha paz interior y placer por haber hecho los deberes".

Compartir el artículo

stats