Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Base del CAI Zaragoza

Tomás Bellas: "El Granca ha sido mi casa seis años, es parte de mi vida"

"Yo era feliz en la Isla. Estaba contento de pertenecer a ese club, pero el Granca no mostró interés por mí", indica el jugador que será rival del Herbalife este domingo

Regresa a la Isla. ¿Es consciente de que se enfrenta al Herbalife Gran Canaria?

Hasta el jueves, cuando regresé de Bélgica tras jugar en la Eurocup contra el Charleroi, no caí en la cuenta. Y de repente me asaltan miles de recuerdos. He pasado seis años allí, así que no lo voy a negar, estoy un poco nervioso. Sé que voy a reencontrarme con mucha gente, con compañeros, amigos, y obviamente será especial.

Su salida, al final, se vio un poco enrarecida. Tal vez porque no se dio toda la información. ¿Le quedó algo por explicar?

No. Creo que lo expliqué en su día. Pertenecemos a la élite de este deporte. Y, en base a eso, se toman decisiones profesionales. Eso hay que aceptarlo. Yo era feliz en la Isla. Estaba contento de pertenecer a ese club, pero el Granca no mostró interés por mí. A partir de eso, yo pago por mi salida porque considero que la posibilidad del derecho de tanteo que ofrece la ACB no ayuda al jugador. Y lo hago porque el club, en base al mercado, no hace un esfuerzo para que me quede. Nada más. A partir de ahí, me desvinculo y quedo libre.

Y, de repente, apareció el CAI Zaragoza. ¿Por qué elige la oferta del club aragonés?

Una vez que me desvinculo al pagar por mi salida, hay varios clubes que se interesan por mí. De todos, considero que la mejor opción es la que me ofrece el CAI Zaragoza. Es un club parecido al Granca. Con los mismos objetivos en el plano deportivo, que juega competición europea, muy serio y bastante familiar. Estoy muy contento, con mi decisión, con el equipo y con la ciudad. En todo este asunto, no le guardo rencor al Granca. Su decisión fue lícita, aunque desde la propia entidad te dijeran que te querían con ellos pero luego eso no se reflejara en base a como me valoraba el mercado.

En los últimos partidos del pasado curso no se le vio cómodo. ¿Qué tal fue su relación con Aíto García Reneses?

No tuve ningún problema con Aíto García Reneses. Es más, a sus órdenes hice mi mejor año a nivel deportivo. Aprendí muchas cosas de él, de su forma de ver el juego. Me apretó para que fuera más agresivo de cara al aro. Siempre le estaré agradecido.

Vuelve al Gran Canaria Arena, pero esta vez como rival. ¿Qué recibimiento espera?

Espero que sea bueno. No imagino otro escenario. Siempre que jugué para el Granca di el máximo. En todo. Pudo salir mejor o peor, pudo gustar más o menos, pero mi esfuerzo, cuando me ponía esa camiseta, fue sincero. Siempre me sentí querido y siempre querré todo lo que significa el Granca.

Es un profesional, pero eso no le convierte en un autómata. Imagine el momento: la grada del Gran Canaria Arena le dedica una sonora ovación antes del partido. ¿Cómo se digiere eso antes de un partido?

[Medita la respuesta] No lo he pensado mucho... Buff. Vuelvo a Gran Canaria y, como apunté antes, estoy algo nervioso. No lo puedo negar. Pero confío en ser capaz de enfocar bien esa situación. Espero convertir esa energía en algo positivo para mí. Esa Isla ha sido mi casa durante seis años. Tanto que me he sentido como si viviera en Madrid. Tengo muchas amistades allí. En la plantilla, en el club, en el entorno de la entidad, en la prensa y fuera del baloncesto. El Granca es parte de mi vida, eso está ahí, está muy presente en mí y me hace sentirme muy orgulloso porque he formado parte de los mejores años del club.

Compartió vestuario, el curso pasado, con Kyle Kuric. ¿Cómo recibió la noticia de su enfermedad?

Fue un palo muy gordo. Hace tres semanas me felicitó por el nacimiento de mi hija. Recuerdo que cuando le vi en el banquillo, durante el partido contra el Laboral Kutxa, en el banquillo moviendo el cuello. En ese momento se anunció que no jugó por migrañas, pero luego, cuando ya me enteré que tenía un meningioma, fue un shock. Después del problema de Skyler [el hijo de Levon Kendall, al que también se le detectó un tumor cerebral], en el que Kuric precisamente fue uno de los más implicados, fue otro golpe muy duro. Pero por lo que sé, todo ha salido fenomenal. Ahora lo importante es que se recupere y pueda volver a jugar.

Hablemos de baloncesto, del partido de hoy. El CAI Zaragoza se presenta con un balance de una victoria y cinco derrotas. ¿La necesidad de ganar les hace más peligrosos?

Probablemente. Estamos necesitados. Hemos tenido que hacer frente a un calendario exigente. Hemos estado a un buen nivel de juego contra el Real Madrid o el Barça. Ganamos bien al UCAM Murcia. Y hemos perdido algunos partidos por detalles. Por ejemplo, contra el Joventut, con solo ocho segundos de posesión por jugar, un triple de Brandon Paul nos condenó. Y ante el Morabanc Andorra, un mal parcial al final, nos costó el triunfo.

¿Dónde ve los puntos fuertes del Granca?

Si sienten cómodos, son un vendaval. Y atrás, en defensa, son el mejor equipo de la ACB. Es una plantilla muy completa, con dos jugadores de nivel por posición. Cuenta con gente que corta y penetra muy bien, como Brad Newley o Xavi Rabaseda, con piezas que pueden anotar desde el exterior y con un juego interior muy sólido. Es un rival muy duro.

¿Ha visto jugar a Kevin Pangos? ¿Qué le parece?

Le he visto poco, pero lo que he visto me ha gustado mucho.

¿Y qué le pasa al CAI Zaragoza para presentarse por aquí con tantos problemas?

Nos ha costado empezar. La base de la plantilla ha cambiado mucho. Hay calidad en el equipo, pero de momento nos ha faltado tener regularidad. Tenemos que mejorar el nivel, recuperar buenas sensaciones y, luego, mantenerlo. Esta liga es muy competitiva. Todos los equipos tienen jugadores desequilibrantes y hay que estar al cien por cien siempre.

Compartir el artículo

stats