Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artes marciales mixtas Velada TFC Begins del Top Fight Canarian Tour

Una dama en la corte de las MMA

Raquel Sieler alienta a los promotores a dar un mayor protagonismo a las mujeres en las veladas

Raquel Sieler, que esta noche pelea en La Gallera, rodeada, el pasado miércoles, de los compañeros con los que comparte entrenamientos en el Top Fight Gym. QUIQUE CURBELO

Unos tres años hace que Raquel Sieler González, tras iniciarse en modalidades como el boxeo, el kick boxing y el jiu-jitsu, decidía explorar nuevos horizontes. Y descubrió el mundo de las artes marciales mixtas. Hasta hoy, su bagaje competitivo se reduce a un combate. Esto demuestra las reticencias de algunos promotores a incluir en las veladas combates femeninos.

Pocas féminas en el Archipiélago, una de las cunas nacionales de esta especialidad, han dado el paso de meterse en la jaula para protagonizar una pelea oficial; eso sí, cada vez existe en los diferentes gimnasios de las Islas un mayor número de chicas que practican las MMA.

Nuestra protagonista vivirá en la velada TFC Begins, que se celebra hoy en La Gallera del López Socas, su segunda cita competitiva. Esta nueva oportunidad le llega de la mano del Top Fight Canarian Tour. La primera liga de deportes de contacto en las disciplinas de MMA y K1 que se celebra en territorio canario pretende con la inclusión de combates protagonizados por chicas promocionar la participación de las mujeres en estas disciplinas.

La peleadora amateur reconoce que existe una limitación con respecto a la presencia femenina en esta modalidad, sobrevenida principalmente por el escaso número de practicantes. Afirma que a muchas les da "cierto reparo" en iniciarse, sobre todo "porque desde fuera siempre se ha tenido la imagen de que este es un mundillo más de hombres".

Considera que, una vez dentro, no ha notado discriminación de género, sobre todo entre sus compañeros, "que me hacen sentir a mí y a las otras chicas del gimnasio -el Top Fight Gym- como si fuéramos unas más del grupo". Eso sí, reconoce que ser mujer en el ámbito de las MMA tiene sus pros y sus contras: "Puedes avanzar con mayor rapidez porque existe menos competencia, pero por otro lado te cuesta más porque se focaliza sobre todo en los hombres".

Eso, según ella, lleva a que existan más reparos a incluir combates femeninos en las veladas, porque los organizadores creen que no tienen el mismo atractivo entre los aficionados: "Piensan que una pelea de mujeres no va a dar tanto que hablar como una de chicos, pero en mucha ocasiones ocurre lo contrario porque le ponemos más ganas por el afán que tenemos de demostrar más".

"En mi caso, cuando me entreno contra hombres siempre intento dar un plus que igual si entrenara con otra chica no lo daría tanto", añade Raquel Sieler, quien reconoce que, en su caso, el escaso bagaje de combates también se debe a razones personales "al no cuadrarme por motivos laborales".

Enriquecedor

Explica esta joven grancanaria que con la práctica de los deportes de contacto, además de ponerse en forma, también se ha enriquecido en el aspecto psicológico, ganando seguridad en sí misma y afán de superación, "tanto a nivel deportivo como en mi vida diaria".

"Como dice una leyenda que aprendí cuando practicaba jiu-jitsu, este arte marcial enseña a las mujeres que son más fuertes de lo que pensaban y a los hombres que la fuerza no es tan importante como creían", reflexiona.

Raquel Sieler piensa que las chicas pueden tener reticencias en practicar las artes marciales mixtas por los mitos negativos que las rodean. Ella misma, antes de iniciarse en ellas, tenía sus dudas: "Me parecía desde fuera que era un deporte agresivo y sin reglas, algo que no entendía. Y eso le puede pasar a la gente que lo desconoce, y también hay muchas personas que no son del entorno a las que le choca mucho ver pelear a una mujer; pero no a todas, por ejemplo a mi abuela de 90 años le comento que boxeo y no se lo toma a mal".

Una vez que empezó a practicar esta modalidad supo que estaba equivocada en su valoración inicial: "Se trata de un deporte muy sano, no golpeas al rival por coraje. A pesar del escenario en que se practica, dentro de una jaula, es una especialidad que necesita de mucho sacrificio y que fomenta el compañerismo, creándose lazos familiares fuertes entre los compañeros".

Con el boom de las MMA, Canarias se ha convertido en una de sus cunas a nivel nacional. La peleadora grancanaria considera que su auge se ha debido "a la publicidad que se les está dando, pues se trata de un espectáculo que cada vez más se ve por televisión". "Esto ha hecho que progresivamente se haya introducido en los gimnasios. Para ser un territorio tan pequeño, existe un elevado porcentaje de luchadores con un nivel muy alto", añade.

Raquel Sieler no descarta llegar algún día al profesionalismo, aunque no es un objetivo que le obsesione: "Ya veremos cómo va transcurriendo todo. Esto lo considero más como un hobby que como algo de futuro. Ahora mismo mis necesidades son otras, porque de esto no voy a vivir", apunta,

Eso sí, a sus 27 años, se arrepiente de no haber empezado antes a pelear, sobre todo "porque es algo que me divierte mucho". "Si practico las artes marciales mixtas es por lo bien que lo paso, y eso me ayuda mucho a quitarme los nervios cuando tengo que afrontar un combate". El único que ha disputado de MMA finalizó con una derrota, "aunque considero que hice una buena pelea".

La grancanaria, que cree que el éxito de este deporte radica en que es un compendio de varias artes marciales, ha intensificado sus entrenamientos de cara al duelo de hoy ante la palmera Zurimay Santana, aunque normalmente también lleva a cabo una preparación exigente. "Por lo general dedico una hora y media por la mañana y dos por la tarde, pero eso dependiendo también de las cosas que tenga que hacer diariamente", explica.

Buenos entrenadores

Bajo la supervisión de Gil Catarino Raquel Sieler mejora su técnica en valetudo; con Carlos Formento, en boxeo; y con Máximo Suárez, en kick boxing. Se define como una peleadora que le gusta más la parcela boxística que la de suelo.

Aunque el número de mujeres aumenta progresivamente, la grancanaria anima a las chicas a practicar las artes marciales mixtas: "Les aconsejo que vayan a un gimnasio y que prueben la experiencia. Seguramente se sorprenderán porque generalmente es gente bastante sana, no mataos. Además, el aprendizaje les servirá también como método de autodefensa".

Compartir el artículo

stats