Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mejores días de Monfort

El receptor valenciano fue el MVP de la última jornada | El Vecindario se mide hoy al Melilla

El receptor del Vecindario, Javier Monfort, en la localidad del Sureste. yaiza socorro

El Vecindario ACE Gran Canaria apostó por traer un receptor con la temporada empezada. El elegido fue el valenciano Javier Monfort, que disputó los tres primeros encuentros de la temporada con el recién ascendido CV Almoradí, pero con la intención de abandonar el voleibol español. "Entrenaba con la idea de jugar en la Segunda italiana o en Alemania, pero cuando Paco Sánchez Jover te dice que te quiere en tu equipo no me lo pensé".

Monfort comenzó a jugar al voleibol en el colegio. "Teníamos un entrenador bueno que promovía el vólei y ahí me enganché", revela el valenciano. En la temporada 2008-09 jugó en el UBE L'Illa Grau, alternando en sus inicios los partidos con el juvenil y el equipo de SVM 2, antes de recalar en la Universidad Politécnica de Valencia en noviembre de 2009, equipo con el que lograría el ascenso a la Superliga 2 en su tercera temporada, además de llegar a semifinales de la Copa Príncipe.

Paso por la arena

Tras dos años en el vóley-playa en la Universidad de Alicante, recala en el Mediterráneo de Castellón. "Ese fue el año que subí para arriba. Ahí cambió mi carrera en el vólei", afirma Monfort. Esa temporada 2014-15 lograba el ansiado doblete de la Copa Príncipe y ser campeón de la SVM 2, siendo galardonado como mejor jugador de la categoría. "Gracias a ese año me llamó el Teruel", revela.

La siguiente temporada debutaría en la máxima categoría con el equipo aragonés. "Ese fue el primer año que pude vivir solo del voleibol", subraya el valenciano, que hasta entonces compaginaba el deporte con sus estudios y trabajaba como monitor. "También tuve que dejar la carrera de lado porque no tenía tiempo", explica el receptor, que tiene pendientes cuatro asignaturas en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Monfort cree que se han dado los pasos adecuados para llegar a la máxima categoría. "Antes dejé un poco de lado el voleibol para encarrilar mis estudios, porque las condiciones en las que jugaba entonces no me daban una seguridad socioeconómica". Este es uno de los aspectos que resalta Monfort sobre la vida del jugador profesional. "Yo tengo suerte, ya que los meses de parón hago vóley-playa y gracias a la ayuda de patrocinadores como Goldcar, fisioterapia Cranium, CVP Milenio y BG Sports Mizuno, puedo dedicarme a ello, pero el resto de jugadores se pasan cuatro meses parados", indica.

La temporada siguiente firmó por el CV Melilla, con la mala suerte de lesionarse en verano. "Estaba contento allí porque estaba con mi hermano, pero me lesioné del tobillo y me perdí el inicio del curso. Luego hice un buen año, porque la estadística me sitúa entre los cuatro mejores de mi puesto, pero no estuve a mi nivel".

Firmó por el Unicaja Almería, donde permaneció dos temporadas en las que logró el título de Copa del Rey la pasada temporada. "Aquí ya me planteó irme fuera. Me había lesionado de la muñeca y quería coger forma en Almoradí para irme en el mercado de diciembre", afirma. La sorpresa fue cuando le llamó el técnico del Vecindario. "Paco me comentó el proyecto que tenía, la idea de estar entre los cuatro primeros y al sentirme querido no pude decir que no", añade.

"También conocía a mucha gente del vestuario y sabía que podía ser una etapa bonita, además de que tengo la oportunidad de aprender de Sánchez Jover", reflexiona el receptor, que de momento está ofreciendo su mejor versión en el equipo grancanario.

Hoy, el Vecindario se mide al CV Melilla (18.30 hora canaria) en el que será un encuentro especial para Monfort. "Pasé un gran año con mi hermano en Melilla, que también estuvo sus años allí". Sánchez Jover destacó ayer que el encuentro será "muy difícil" debido a que el equipo melillense "no puede fallar" ante la amenaza del descenso.

Compartir el artículo

stats