Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Aythami Álvarez

"El ascenso me dio paz interior, subir al Tamaraceite era algo personal"

"Cuando el San Fernando se puso por delante, la cabeza te da mil vueltas y me entraron las dudas", reconoce el lateral derecho de la UD Tamaraceite

Aythami Álvarez, jugador del Tamaraceite, celebra el ascenso en La Frontera (El Hierro) junto a su pareja Idaira.

Aythami Álvarez, jugador del Tamaraceite, celebra el ascenso en La Frontera (El Hierro) junto a su pareja Idaira. LP/DLP

¿Se ha pasado ya la resaca del ascenso?

Sí, bueno, pero por todo el día. Fue un día emocionante y largo: partido, viaje, traslado y celebración. Pero la verdad que fue una noche bonita para recordar para siempre.

Afirma que es algo para recordar por siempre. Usted llegó aquí cuando el equipo estaba en Preferente. ¿Era esta la meta?

Cuando volví a Gran Canaria para fichar en el Tamaraceite fue para conseguir este ascenso. La primera reunión con el presidente fue claro: quería llevar el club a Segunda B. Después de 35 meses lo hemos conseguido y el Tamaraceite está en Segunda B. Fue una apuesta personal difícil que mucha gente no comprendió, pero al final los míos sí que lo hicieron y me apoyaron. Me ayudaron a tomar esta decisión para estar cerca de ellos. Casi tres años después he cumplido aquel sueño.

Visto así, le salió bien la jugada, pero dejó el fútbol semiprofesional en el Barakaldo para fichar en Regional...

Fue difícil renunciar a otras cosas, no solo en el primer año, sino en las siguientes temporadas donde he renunciado a otras propuestas del fútbol más profesional por este sueño que cree: subir al Tamaraceite a Segunda B. Lo he conseguido, sentía que era una responsabilidad. Aunque seamos un club pequeño, humilde, es grande por sus personas que trabajan aquí sin cesar. Al final, poder vivir esto con compañeros que son amigos, con el presidente, con el cuerpo técnico, ha sido alcanzar una paz interior. La decisión de fichar aquí se encaminó por este ascenso y pasó.

Debutó en la UD con gol, ascendió a Segunda con el Huesca... ¿Creía que el fútbol le daría momentos como el de ayer o que lo mejor ya había pasado en su carrera?

Siempre tomé la decisión de continuar aquí porque creí que me faltaba lo mejor por vivir en mi carrera a nivel futbolístico. Era mi reto. Fue el día más feliz de mi carrera deportiva. He tenido suerte de vivir promociones con la UD, ascensos con Las Palmas Atlético, con el Huesca... Luché y luchamos por ello. Fue muy gratificante, de verdad.

Cuando marcó el San Fernando, ¿le volvieron los fantasmas de Ibiza del curso pasado?

Soy sincero y no me escondo. Durante la semana tenía mucha fe en el equipo, sentía que íbamos a ascender. Pero en el fútbol no vale con ser, hay que demostrar. Era el día. Cuando el San Fernando se puso por delante, sabiendo que con el empate les bastaba, la cabeza te da mil vueltas y te entran las dudas. Fueron pocos minutos porque nos repusimos rápido y no perdimos la fe. Ya cuando López Garai mete el segundo sentí que esto no se nos iba a escapar como el año pasado. Aquello fue un palo duro, muy duro.

¿Seguirá la próxima temporada entonces?

Sí, sí, esperemos que sí. Es el momento de disfrutar, para valorar lo hecho. Ya después se empezarán a tomar las decisiones con el presidente, supongo.

¿Qué importancia tiene para el fútbol canario meter un equipo en Segunda B?

Muchísima. Es una categoría semiprofesional de mucha relevancia, con clubs históricos, ciudades importantes. Es un paso grande para demostrar el potencial futbolístico de Canarias. Ojalá también pueda subir el Marino. Cuanto más, mucho mejor.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats