Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La caída de ‘Jesé Ronaldo’

El PSG y el grancanario, por el que el club parisino pagó 25 ‘kilos’ al Madrid, rompen el vínculo que les unía hasta junio | Fue etiquetado como el sucesor de Cristiano

Jesé Rodríguez

Jesé Rodríguez

A sus 27 años, el sucesor de Cristiano Ronaldo, como muchos llegaron a etiquetarle, está sin equipo. Su caída en picado no sorprende, pues acumula casi un lustro de decadencia futbolística que parece no tener fin, pero el último episodio protagonizado por Jesé Rodríguez supone l estocada casi definitiva a su carrera: el PSG anunció ayer que alcanzó un acuerdo con el grancanario para romper el contrato que les unía hasta junio de 2021.

La entidad parisina no esgrimió los motivos para poner fin a una relación que comenzó en 2016 y debía acabar en unos meses. Tal y como informó Le Parisien, la participación del jugador, que está en Gran Canaria con permiso del club tras ser descartado y no disponer de ficha, en un programa del corazón, no habría sido el detonante de la ruptura antes de tiempo, sin embargo, esa intervención telefónica fue una demostración más de que Jesé es más noticia por su vida fuera de los terrenos de juego que por la de dentro.

Sea como fuere, ya no tiene equipo y es agente libre. Los que le encumbraron como una de las futuras estrellas del Real Madrid y de la selección española jamás habrían imaginado un declive que comenzó en el mismo momento en que el club blanco decidió desprenderse de él a cambio de 25 millones de euros en el verano de 2016. Ya había bajado sus prestaciones desde que el 18 marzo 2014 sufriera una rotura completa del ligamento cruzado anterior rodilla derecha en de Liga de Campeones frente al Schalke 04, pero su hundimiento estaría por llegar.

Con un salario anual neto de alrededor de cinco millones, nunca completó una temporada con el PSG, que en el curso 2016-17 lo cedió a la UD Las Palmas en el mercado invernal, en el 2017-18 al Stoke City, en el 2018-19 al Betis –también en enero– y en el 2019-20 al Sporting de Portugal.

Curiosamente, en su paso por la Isla, con el equipo en Primera y bajo las órdenes de Quique Setién –el técnico fue el que se lo llevó al Betis dos años después–, registró sus mejores números en cuatro campañas: tres goles en 16 partidos. En el coloso francés, que se dejó un dineral en él, el balance es desolador: dos tantos en 18 choques en todas las competiciones.

Casi nadie consigue explicarse cómo Jesé, que estaba llamado a ser una de las grandes estrellas del fútbol mundial tras su llegada al primer equipo del Real Madrid –temporada 2013-14–, al que llegó en edad de cadete procedente del Huracán, ha quedado en nada. Quizá algunos de los motivos que, por otra parte, sólo él conoce, sean su dedicación a la música o su extravagante vida personal. El caso es que Jesé ya no está.

Como jugador sin equipo, y con una fortuna amasada a través del fútbol y casi sin jugar, el grancanario se debate entre seguir en el fútbol o abandonarlo para siempre. La UD, por idea y por dinero, no parece que sea un destino ideal para el capitalino. La figura de Jesé Ronaldo se ha caído.

Compartir el artículo

stats