El esperado e inédito derbi grancanario de Segunda División B, finalmente, no contará con la presencia de público en las gradas del Anexo. La UD comunicaba ayer que el duelo que enfrenta a partir de las 12.00 horas (#PlayUD y Footters) en el Anexo a Las Palmas Atlético y Tamaraceite se disputa sin aficionados. El club amarillo cumple así con la recomendación realizada por la Dirección General del Servicio Canario de Salud ante la situación sanitaria actual motivada por el repunte de casos de Covid-19, que ha obligado a que Gran Canaria vuelva desde esta madrugada al Nivel 2 de alerta por el coronavirus, con lo que entrarán en vigor nuevas restricciones.

En un principio, el club amarillo contemplaba la asistencia de un tercio del aforo del recinto de Siete Palmas -500 espectadores-, teniendo preferencia sus abonados y respetándose el orden de llegada al campo, por lo que se recomendaba acudir con tiempo de margen suficiente para así evitar las aglomeraciones.

Sin duda, esta noticia resta un poco de picante a un derbi insular que promete ser apasionante en el terreno de juego y especial por los lazos de unión que existen entre ambas entidades, empezando por sus presidentes, los hermanos Miguel Ángel y Héctor Ramírez, y siguiendo con los numerosos futbolistas que actúan en la escuadra blanquiazul que en su día defendieron la camiseta amarilla.

En lo deportivo, el Támara, tercero en la tabla y una de la revelaciones del campeonato en la temporada de su estreno en la categoría de bronce, busca sorprender a un adversario que marcha penúltimo -noveno- del Grupo IV-A, pero que acumula cuatro jornadas seguidas sin perder, aunque solo ha ganado uno de esos partidos.