Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diez series policiales más allá de ‘Antidisturbios’

El gran éxito de la serie de Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña para Movistar+ nos lleva a recomendar una decena de grandes dramas policiales que han tratado de mostrar el trabajo de los agentes con un acusado nivel de verismo y adrenalina

The shield

Una de las series del momento, si no La Serie Del Momento, es Antidisturbios, imponente sacudida de Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña al género del drama policial: en cierto modo, una versión más larga e incluso más visceral de sus thrillers con claro componente sociopolítico Que Dios nos perdone y El reino. Estamos ante una rotunda adición a una tradición de series que han tratado de mostrar el trabajo policial con cierto (o incluso severo) nivel de verismo, personajes tridimensionales y, llegado el momento, un grado casi incómodo de adrenalina. Aquí hemos reunido diez de ellas, todas disponibles para visionado on line (al contrario que otras magníficas como Canción triste de Hill Street, Homicidio, Policías de Nueva York, Turno de guardia o Southland).

Brigada Central

‘Brigada Central’ (1989-90)

Acabó siendo un éxito, así en RTVE como en otros países, pero Brigada Central no fue un proyecto sencillo para el director/productor Pedro Masó ni su guionista, el maestro de la novela negra Juan Madrid. La Guardia Civil mandó parar las cámaras y la Dirección General de la Policía impuso a un asesor que, en realidad, hacía funciones de censor. (Entre el 2010 y el 2011, Madrid acabó publicando los guiones originales como novela en tres partes). Pese a todo, lo que quedó en la serie no era tibio, ni mucho menos: los miembros del cuerpo de élite protagonista tenían toda clase de defectos, prontos y vicios.

Disponible en RTVE.es A La Carta y Archivo RTVE.

The shield

‘The shield: al margen de la ley’ (2002-2008)

Cuando se habla de la revolución de las series de principios de siglo, no siempre se menciona The shield, quizá por el viejo recelo hacia los títulos de género. Pero este amargo policier angelino, emitido en su día en la televisión catalana como Vic Mackey. merece todos los vítores. Pocos hombres difíciles de aquella época tienen la complejidad y el magnetismo de Mackey (Michael Chiklis), líder de una brigada especial antibandas que opera con total eficacia y total impunidad en el imaginario barrio de Farmington. Ellos derriban las puertas que otros policías no quieren derribar, y también se saltan las normas que ningún policía se debería saltar. El director Clark Johnson, veterano de la memorable Homicidio, marcó la vibrante línea visual de esta creación de Shawn Ryan.

Disponible en Movistar+ y Prime Video.

The wire

‘The wire’ (2002-2008)

¿Necesita presentación este clásico de David Simon? Por si acaso, lanzaremos unas líneas sobre una serie tan reverenciada como difícil de imitar. Antiguo reportero policial para The Baltimore sun, Simon invirtió todo lo aprendido en dos libros de no ficción, Homicidio y La esquina, convertidos, respectivamente, en serie y miniserie. Pero también aprovechó para crear una serie cien por cien original que abordaría la crisis de Baltimore en sus más diversas facetas, a razón de una por temporada: el tráfico de drogas, la desintegración de los sindicatos en el puerto marítimo, el sistema escolar, un ayuntamiento en claroscuro, la crisis de los periódicos. Todo ello sin buscar a malos ni buenos; solo a personas humanas.

Disponible en HBO.

‘Line of duty’ (2012-)

Los admiradores de The shield y The wire harán bien en echarle un ojo, aunque quizá ya lo hicieron, a esta serie británica sobre policías corruptos y el equipo especial que sigue sus pasos. Atención, en particular, a la labor de Vicky McClure como la inspectora Kate Fleming; no sé a qué esperan para hacerla 007. El creador de la serie, Jed Mercurio (Bodyguard), ha contado con la asesoría de policías, pero se avisa a agentes reales y amantes de la verosimilitud: este showrunner nunca deja que la verdad se interponga en una buena concatenación de giros argumentales.

Disponible en Movistar+ y Netflix.

‘BOSCH’. Prime Video

‘Bosch’ (2014-)

Eric Ellis Overmyer, guionista de Homicidio, Ley y orden o The wire, ha supervisado esta traslación a televisión de las novelas de Michael Connelly sobre el inspector de homicidios Hieronymus Harry Bosch: un tipo obsesivo, escéptico, con traumas por resolver (sobre todo, el asesinato de su madre prostituta) y actitud conflictiva en el trabajo. Puro hardboiled angelino puesto al día, recorrido por una vena realista que frustrará a algunos y gustará a los fans de Zodiac: como en la obra maestra de Fincher, las investigaciones pueden ser extensas, cansadas, no dar frutos inmediatos.

Disponible en Prime Video.

‘Enemigo público’ (2016)

Ganadora del premio del jurado del MIPTV, el mayor mercado televisivo mundial, esta serie fue uno de los primeros exponentes del reciente boom de las series belgas, a las que todos deberíamos hacer, si cabe, aún más caso. Un thriller a fuego lento sobre un asesino de niños liberado tras veinte años de prisión (el encarnado por Angelo Bison) y la joven inspectora de policía (Stéphanie Blanchoud) encargada de vigilarle y protegerle durante su reinserción en un pueblo de las Ardenas. Comparte temas con Rectify (redención personal, el castigo de los prejuicios) y luce atmósfera de gran nordic noir.

Disponible en Movistar+.

‘Manhunt: Unabomber’ (2017)

Si está usted llorando la defunción (hasta nuevo e improbable aviso) de Mindhunter, quizá debería probar con Manhunt: Unabomber, serie de ocho episodios sobre el criminólogo Jim Fitzgerald (Sam Worthington) y su búsqueda del matemático/terrorista Theodore Kaczynski (Paul Bettany), más conocido como Unabomber, que entre 1978 y 1995 envió dieciséis bombas por la vía postal a diferentes objetivos. En su captura fue clave el manifiesto que el propio terrorista envió al rotativo The New York Times: Fitzgerald estudió el lenguaje y las expresiones de aquel texto para componer un acertado perfil psicológico.

Disponible en Netflix.

‘De dag (El día)’ (2018)

Esta premiada serie flamenca cuenta la historia de un atraco con rehenes en una sucursal bancaria. Hasta aquí, nada sorprendente, pero el asunto cambia si decimos que cada episodio se desarrolla desde un lado distinto de la acción: los impares, fuera del banco, con los mediadores policiales y las fuerzas especiales, y los pares (con un director diferente), en el interior de la crisis, entre los criminales y sus víctimas. Las percepciones del espectador pueden verse dinamitadas por lo descubierto en un episodio posterior. Y al final de cada par de episodios, el cliffhanger es de infarto.

Disponible en Starzplay.

Delhi crime

‘Delhi crime’ (2019)

Entre las muchas series indias del catálogo de Netflix, brilla con luz propia (o una penumbra única) esta creación de Richie Mehta: una crónica minuciosa de los seis días de investigación policial que siguieron a la violación colectiva de una joven en un autobús en Delhi Sur en el 2012. Hablamos de un raro caso de procedimental indio, y además, uno con protagonismo femenino: Shefali Shah, estrella de Bollywood, llena la pantalla como la subjefa de policía Vartika Chaturvedi. En principio, ella será la heroína en futuras temporadas centradas en otros casos.

Disponible en Netflix.

La unidad

‘La unidad’ (2020)

Tras colaborar en El desconocido y La sombra de la ley, el director Dani de la Torre y el guionista (con sus pinitos como director) Alberto Marini cocrearon esta miniserie sobre una unidad especial de antiterrorismo yihadista. Los personajes de dicha unidad se enfrentan, a la vez, a la amenaza de atentado de una célula islámica y a sus pequeños y grandes problemas cotidianos. El trabajo de investigación llevó dos años, e incluso en las partes de acción, bajo el claro influjo de Michael Mann, se advierte la intención de ser fiel a los procedimientos reales.

Disponible en Movistar+.

Compartir el artículo

stats