20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Macarena GarcíaSERIES | Protagonista de ‘Paraíso’

«Es fantástica, pero en la serie priman las emociones»

Movistar+ retrocede a la España de 1992 de la mano de ‘Paraíso’, una serie fantástica protagonizada por unos chavales que bebe de referentes como ‘Stranger things’, ‘Verano azul’ y ‘Los Goonies’.

(L)  | MOVISTAR +

(L) | MOVISTAR +

Macarena García nació en 1988, así que no tiene recuerdos muy nítidos de 1992, el año en el que se ambienta su nueva serie, Paraíso, una especie de Stranger things a la española producido por The Mediapro Studio para Movistar+. Pero sabe lo que es vivir al ritmo de la música de Mecano, cuyas canciones impregnan esta nueva ficción creada por Fernando González Molina, director de películas como Tengo ganas de ti y Palmeras en la nieve.

En Paraíso interpreta a una guardia civil, Costa, que se ver superada por la situación que se está viviendo en su pueblo costero.

Sí, es una mujer que lleva poco tiempo en su puesto y tiene planes para salir del pueblo. Pero la desaparición de tres adolescentes hace que se quede. Por un lado, por lo que puede aportar al caso y, por otro, porque tiene una relación muy personal con una de las chicas desaparecidas.

Costa es una mujer que se mueve en un mundo de hombres.

Me gustaba ver eso de ella y todo lo que conllevaba. Tuve la oportunidad de hablar con mujeres guardias civiles que habían empezado a trabajar en los años 90, algo bastante inusual en aquella época. Me contaron sus experiencias y las usé para sentir lo que sentiría una chica que empieza y ve que no la toman en cuenta. Desde fuera, a mí me resultaba muy frustrante verlo, porque es una mujer muy intuitiva, lista y que tiene mucho que aportar, pero no le dan mucho valor a sus palabras.

¿Se ha dado cuenta con esta serie de lo que las mujeres han conseguido en los últimos años?

Sí, te das cuenta de todos los progresos que hemos hecho y de que estamos en una línea muy positiva. Pero hay que ser consciente de lo que falta por recorrer. Desde luego, hay profesiones que se supone que eran masculinas en las que es muy evidente el sistema patriarcal en ellas.

El creador y director de Paraíso dice que con esta serie vivió una regresión a su infancia. Usted era muy pequeña en 1992.

Como actriz no he tenido que hacer ese trabajo, porque interpreto a una chica de mi edad. Pero creo que es algo,que provoca esta serie: cuando la ves, vives una especie de regresión, porque los protagonistas son niños que están pasando por un momento de revolución hormonal, de crecimiento y descubrimiento, y recuerdas cómo lo viviste tú. Paraíso es una serie muy melancólica y nostálgica.

¿Vivió también esos veranos con los amigos en bicicleta?

No tanto como me hubiera gustado, aunque sí que he estado en contacto con eso. Vivía pegada al Retiro y pasaba los fines de semana con mi madre y mi hermano montando en bici, patinando y haciendo mucho deporte al aire libre.

¿Y se escuchaba la banda sonora de Mecano, que tan importante es en esta serie?

Mi madre era muy fan y ponía su música mucho en casa. Yo crecí escuchando sus canciones y me sé cada una de ellas al dedillo.

Esta serie es su primera experiencia con el género fantástico, no muy habitual en la ficción española.

Sí, es algo que no estamos tan acostumbrados a ver en España y que creo que va a sorprender mucho. Para mí es muy novedoso, aunque yo, como actriz, he tenido que trabajar la parte de la serie más terrenal, la de la investigación pura y dura.

Aunque hay efectos especiales, Paraíso también trata temas más emocionales, como la amistad, el primer amor, la lealtad, el descubrimiento de la identidad sexual y la sensación de ser diferente.

Sí, es una serie fantástica que mezcla muchos géneros y bebe de muchos referentes, pero en realidad priman los personajes y las emociones.

¿Esos referentes de los que bebe podrían ser Verano azul, Stranger things y las primeras películas de Spielberg?

Yo lo que veo claramente en Paraíso es el mundo de Fer y todos los referentes que le han apasionado y emocionado desde niño.

Dice que en su familia, ser actriz no era una opción al principio. Cuesta creerlo viendo lo bien que va su carrera y la de su hermano, Javier Ambrossi.

No era una opción porque mi madre trabajaba en un banco y mi padre, en el Canal de Isabel II, y parecía que en mi familia no había nada que nos llevara por este camino. Pero a mi madre le apasionaba todo lo que tuviese que ver con la música, con el baile, así que había mucha expresividad por ese lado. Quizá fue apareciendo por ahí.

Ahora que ha debutado en el género fantástico, ¿qué otras cosas le apetece probar?

¡Uf! Demasiadas cosas. Siento que estoy empezando todavía, que me queda mucho por aprender. Ojalá tenga la oportunidad de continuar pudiendo elegir, que es un gran lujo en una profesión como esta. Trabajar con cierta continuidad sería mi sueño.

Con su trayectoria y un Goya en su currículum, ¿ha llegado a un punto de su carrera en la que ya no recibe tantas negativas?

Sigo haciendo pruebas y recibiendo negativas. Es verdad que menos que al principio, pero sí que me sigue pasando. Te acostumbras, aprendes y a la vez te sigue doliendo. Depende del proyecto.

Compartir el artículo

stats