Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hombre de Cheddar

El Hombre de Cheddar

En 1903, en la cueva de Gough, Somerset, fue encontrado el esqueleto de un varón de unos 20 años. En la garganta de Cheddar, Inglaterra, yacía este espécimen de cuyos restos los análisis concluyeron que tiene 10.000 años de antigüedad, pero esa no fue la información más curiosa que surgió de estos análisis. Los estudios genéticos llevados a cabo en ciertos huesos concluyeron que la piel de el Hombre de Cheddar era muy oscura. Este hallazgo cuestiona la teoría de que los europeos hayan tenido la piel clara desde siempre.

Expertos como Yoan Dieckmann afirman que la piel clara que se ha asociado a los europeos modernos es un fenómeno relativamente reciente. Existen dos factores que explican este cambio en la pigmentación, El primero tiene relación con las migraciones hacia Europa de hace unos 45.000 años cuya piel comenzó a palidecer hace unos 25.000 años. No obstante, todo parece señalar que el grupo humano al que perteneció el Hombre de Cheddar no perdió su tonalidad hasta mucho más tarde.

El otro factor sería el que indica que la piel comienza a perder su tonalidad en las cotas más altas debido a la incidencia de la luz ultravioleta. Siendo así, los habitantes del continente africano tendrían que soportar una mayor incidencia solar y desarrollaron una piel oscura que ayudó a evitar quemaduras y cáncer de piel. Al emigrar hacia el norte habría perdido la pigmentación ya que ya no la necesitaba para sobrevivir y, además, una tez más blanca ayudaría a recibir más eficazmente la escasa luz ultravioleta del hemisferio norte, necesaria para obtener diversas vitaminas.

Además de esto, el estudio también ha revelado que el Hombre de Cheddar tenía los ojos azules. Los expertos afirman que emigró a las islas británicas al finalizar la última Edad de Hielo. Su perfil genético ha sido asociado al de otros europeos del Mesolítico en Hungría, Luxemburgo y España. También se ha podido comprobar que solo un 10% de los británicos actuales descienden de los pobladores de Cheddar.

Hay quien afirma que el descubrimiento del Hombre de Cheddar podría ayudar a acabar con ciertos prejuicios raciales que se apoyan en los orígenes para discriminar. Debemos recordar siempre que todos provenimos del mismo antepasado común, fuera del color que fuera.

Compartir el artículo

stats