Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Patricia Suárez

"Estamos en un país en el que entrar a un banco tiene sus riesgos"

"Creemos que el interés económico de España debe ser que los ciudadanos recuperen lo que es suyo y que se anulen unas cláusulas que se colocaron de forma poco transparente y sin dar información al cliente", asegura la presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros

Patricia Suárez, ayer, en la capital grancanaria. YAIZA SOCORRO

¿Con qué problemas se han topado quienes contrataron hipotecas multidivisas?

Son hipotecas que se colocaron entre 2007 y 2008 a personas que buscaban una cuota más barata. Les explicaron que pagarían menos si se hipotecaban en otras divisas, ya fuera en yenes japoneses o en francos suizos. Lo que no dijo el banco, y ese es el problema, es que al optar por una hipoteca en divisas se estaban endeudando en esa moneda. Esto significaba que si el euro bajaba, ibas a necesitar más para pagar tu cuota. Curiosamente ha endeudado muchísimo más a personas con perfiles muy claros: funcionarios, policías, bomberos, guardias civiles, militares, pilotos o azafatas. En definitiva, gente con sueldo fijo.

¿Por qué?

Una hipoteca multidivisa no la podía tener cualquiera. El banco no es tonto. En un principio se vendían a gente con alto poder adquisitivo, pero en 2007y 2008 salta de manera masiva y se busca, sobre todo, clientes que tengan sueldo fijo porque son los que van a poder responder y pagar. De hecho, no solo miraban el sueldo, sino también el valor de las casas. La vivienda tenía que estar tasada por mucho más de lo que el cliente iba a pedir.

¿Surgen muchos casos?

Los casos que aparecen son siempre contrataciones de 2006 a 2008. Desde 2009, con la crisis, se dejó de colocar este producto.

¿Qué pasos debe seguir el afectado?

La única solución que vemos es ir a los tribunales. El Banco de España emite resoluciones favorables a los clientes, pero ellos mismos dicen que no es vinculante y que para anular la cláusula hay que ir a un tribunal. La buena noticia es que la Justicia nos están dando la razón. En general, desde que tenemos la sentencia del Supremo del año pasado, ganamos nueve de cada diez casos.

¿Y cuánto puede tardar ese proceso?

Desde que pones la demanda hasta que llega la sentencia en primera instancia pasa un año. Luego hay que asumir que el banco va a recurrir y que, por tanto, vas a tener una instancia más hasta la Audiencia Provincial. Por eso, hay que calcular entre dos o tres años.

Ayer, el Tribunal de Justicia de la UE celebró una vista oral para establecer la retroactividad que puede exigirse a las entidades financieras sobre las cláusulas suelo. Las conclusiones del abogado general de la UE se conocerán en julio, ¿confía en que se devuelva el dinero desde antes de 2013?

El Supremo, por no perjudicar el sistema financiero, decidió que se devolviera a partir de mayo de 2013. Lo que esperamos desde Asufin es que la gente pueda recuperar el dinero desde el principio. Nuestro gobierno en funciones ha mandado a la Abogacía del Estado y está defendiendo la tesis de la banca argumentando que no se devuelva el dinero desde el principio por el interés económico del país. Creemos que el interés económico de España debe ser que los ciudadanos recuperen lo que es suyo y que se anulen unas cláusulas que se colocaron de forma poco transparente y sin dar información al cliente.

¿Cree que la banca ha aprendido algo de las sentencias que fallan en su contra?

Me encantaría creerlo, pero no lo parece. De hecho, siguen colocando distintas cláusulas a los usuarios. Si los clientes entran a las sucursales tentándose la cartera, tenemos un problema. Estamos en un país en el que entrar al banco tiene sus riesgos. Vas tranquilito a sacar tu dinero y terminas con una preferente.

¿Y cómo se puede terminar con la desconfianza?

Los bancos se tienen que dar cuenta de que tienen que ser menos voraces y dar productos más adecuados al cliente. La gente no quiere arriesgar su capital y, en el caso de las hipotecas multidivisas, no quiere especular con su casa. Hay muchos ingenieros trabajando en las tesorerías de las entidades financieras. Les llamo, con todo el respeto, los economistas de la Nintendo o de la PlayStation. Hacen productos financieros para ganar dinero sin tener en cuenta que detrás hay personas. ¡Es como si estuvieran jugando a la PlayStation! Es una realidad virtual. Tenemos que darnos cuenta que detrás hay personas para que la economía funcione. No podemos matar al cliente que es lo que ha pretendido la banca estos años.

Compartir el artículo

stats