Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El buen tiempo y las mejoras técnicas llevan al plátano a un máximo histórico

La producción canaria supera en el primer cuatrimestre del año las 150.000 toneladas - Asprocan sondea el abordaje de nuevos mercados en Europa

El buen tiempo y las mejoras técnicas llevan al plátano a un máximo histórico

Los productores canarios de plátano colocaron en el mercado 154.796 toneladas entre enero y abril. La ausencia de inestabilidad meteorológica y las mejoras introducidas en las explotaciones son los factores que han permitido romper la barrera de las 150.000 toneladas por vez primera en el primer cuatrimestre del año.

El buen tiempo ha provocado que se solape la maduración en las zonas del norte y el sur de las islas, circunstancia a la que se ha sumado el éxito de las mejoras introducidas y que han permitido elevar uno de los parámetros fundamentales para medir la productividad: el peso por piña. La conclusión es el incremento del total de volúmenes sin que haya crecido el número de productores ni el de hectáreas dedicadas a este cultivo.

Como confirmó el presidente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan), Henry Sicilia, la consecuencia inmediata del crecimiento de la oferta es una bajada de los precios, que se ha reflejado también en los puntos de venta al público porque "la gran distribución ha ajustado sus márgenes", lo que a su vez impulsa el consumo.

Toda la fruta se ha comercializado en la Península -"estamos en 16 millones de hogares cada semana", apuntó Sicilia-, donde el plátano de Canarias copa el 76% del mercado, y las Islas (el 12,7% del total producido). "Sirva como dato que, en su segmento, Coca-Cola tiene una cuota del 55%", señaló el presidente de Asprocan.

Nuevos mercados

La buena marcha del negocio en el arranque de 2016 ha llevado a los responsables de la patronal platanera a poner en manos de "profesionales en mercado exterior", en definición de Sicilia, el estudio de la entrada en otros lugares del continente europeo. No obstante, él mismo advirtió de las dificultades que existen "para tener atendido un mercado las 52 semanas del año. No podemos tomar decisiones precipitadas en un contexto de máximos de producción", advirtió.

Si bien ahora la oferta se ha disparado, existen otros momentos en los que esta puede descender abruptamente. La Península es el nicho de negocio tradicional y, por tanto, nunca puede quedar desabastecido. Por eso, aparte de las dificultades propias de desembarcar en lugares donde no se sabe cómo reaccionará la potencial clientela, hay que prever los picos y valles de la producción para evitar sorpresas. A eso se une la competencia directa con la banana americana y africana, lo que provoca que "los márgenes sean menores" en esos países del continente europeo, detalló el presidente de Asprocan.

Sin ninguna decisión tomada al respecto, Sicilia sí detalló la posibilidad de que incluso resulte más factible instalarse en mercados reducidos. "Ciudades más que países", relató, "para manejar volúmenes controlables que se puedan atender". Entre las cuestiones a tener en cuenta antes de tomar una decisión, el presidente de la patronal platanera relató la dificultad de llegar a una localidad europea "y convencer al jefe de compras de una gran cadena de distribución de que un producto que no se está demandando puede funcionar".

Entre los años 2014 y 2015 ya se experimentó la salida a mercados del continente europeo, pero la operativa no terminó de cuajar y tuvo que abandonarse a pesar de que los volúmenes que se servían eran prácticamente testimoniales.

La producción media canaria en los primeros cuatrimestres del año desde 2006 se sitúa por encima de las 143.000 toneladas, mientras que es marzo el mes de mayor intensidad comercial.

Compartir el artículo

stats