Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabildo reduce las irregularidades de las VTC en Maspalomas a seis sanciones

Juan Francisco Trujillo, consejero de Transportes, asegura que la Corporación insular actúa de forma "implacable" contra el intrusismo en el sector del taxi

El Cabildo reduce las irregularidades de las VTC en Maspalomas a seis sanciones

El Cabildo reduce las irregularidades de las VTC en Maspalomas a seis sanciones

Implacable. Así es como el Cabildo de Gran Canaria define su lucha contra el intrusismo en el sector del taxi. La desconfianza, las críticas y el rechazo que ha levantado la actividad que llevan a cabo aquellos que poseen licencias de VTC (vehículos con conductor) entre los taxistas de la Isla -especialmente entre los que ejercen su actividad en las zonas turísticas, en el aeropuerto y en Las Palmas de Gran Canaria-, ha conducido a este colectivo a poner el grito en el cielo para reclamar una intermediación inmediata por parte de las instituciones competentes para evitar fundir a negro su futuro. Frente a las 200 sanciones que la Policía Local impuso el pasado año en San Bartolomé de Tirajana, según expuso el concejal de Transporte de dicho municipio, Pablo González, el consejero de Transportes y Movilidad del Cabildo grancanario, Juan Francisco Trujillo, apunta a que solo recibió de esa localidad un boletín referido a las VTC. En los meses que han transcurrido de 2018, indica, han llegado otros cinco.

Algunos expedientes se sobreseen y otros terminan en sanciones económicas que oscilan entre los 200 y 6.000 euros en función de la catalogación. "Estas sanciones se tramitan a través de Valora", agrega, al tiempo que lamente que se dé la sensación de que el Cabildo las deje "al pairo". En 2017 se registraron 4.820 denuncias en materia de transportes. Trujillo no especificó el número de sanciones relativas a las licencias VTC al no tener los datos desagregados ni por categorías ni por municipios, pues en esa cifra se engloban multas referidas a todo tipo de infracciones en toda la Isla. Del total, 4.273 se han incoado y ya hay resoluciones sancionadoras de 4.029. "Estamos hablando de trabajo", insistió el consejero.

Pese a que empresas como Uby o Cabify quitan el sueño a los taxistas de medio mundo, incluidos a los de la España peninsular, en Canarias aún no representan un peligro. Esa circunstancia no quita, en cambio, que el colectivo del taxi de las Islas censure la labor que desarrollan, fuera de los límites establecidos, quienes cuentan con esos permisos. Las licencias de VTC se rigen por contratos. Es decir, que sus titulares deben partir con un servicio ya contratado y volver al mismo punto de salida una vez que finalice el encargo. En caso de que sea parado por algún agente o inspector, el conductor debe presentar el documento contractual para demostrar que está llevando su actividad sin ningún tipo de irregularidad.

En el Archipiélago existen 252 licencias de VTC, de las que 153 corresponden a Las Palmas y 99 a Santa Cruz de Tenerife, según datos publicados por el Ministerio de Fomento. Solo en Gran Canaria hay 101 permisos de este tipo. En esta isla los ánimos en el sector del taxi están crispados, pues el colectivo sostiene que el intrusismo amenaza con llevar su actividad al traste. La competencia desleal que ejercen algunos de estos turismos con conductor puede herir de muerte, según afirma, al sector.

San Bartolomé de Tirajana, Mogán, Las Palmas de Gran Canaria y el aeropuerto de Gando son los principales puntos en los que se concentra los problemas de convivencia entre las licencias VTC y los taxis. González, además de señalar que durante el pasado ejercicio la Policía Local impuso 200 sanciones en el municipio sureño, indicó que el Cabildo grancanario es quien tiene las competencias, por lo que entiende que puede producirse una dispersión en el cobro.

Trujillo explica que la Corporación no tiene una infraestructura humana suficiente para, por sí sola, llevar a cabo las labores de inspección. El Cabildo cuenta con un jefe de sección y cinco inspectores. Por ello, expone, la Institución insular firmó un convenio con los ayuntamientos de San Bartolomé de Tirajana, Mogán, Ingenio, Telde y Las Palmas de Gran Canaria. En virtud de éste, el Cabildo delega a la Policía Local las competencias de inspección en el área de transportes.

A ello se suma la organización de un curso de iniciación en este área el pasado año por parte de la Institución insular. En él participaron 25 agentes locales de esas localidades y para este ejercicio el Cabildo de Gran Canaria tiene programado otra formación de especialización porque, según indicó el consejero, se trata de "formar anualmente a grupos de policías en esta materia".

González subraya, a su vez, que el Cabildo tramita las sanciones que le corresponden a la Corporación y asegura, a su vez, que "no hay ningún expediente sin tramitar". En 2017, especifica, llegaron un total de 15 boletines relativos al área de transportes desde San Bartolomé de Tirajana. Solo uno de ello estaba relacionado de forma inderecta con la problemática de las licencias VTC, pues se trataba de un vehículo "pirata" que actuaba como un turismo con conductor sin tener permiso para ello.

En lo que va de año, indica el consejero insular de Transportes, solo han remitido desde el municipio sureño nueve boletines, de los que cinco están relacionados con las licencias VTC. "Por tanto, me parece que es totalmente exagerada esta situación y que hay una falta de rigor en los datos que se han aportado", lamenta González, quien apunta a un choque de intereses económicos en el sector del transporte.

Compartir el artículo

stats