Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El acceso al Sáhara propiciará que la flota canaria duplique sus capturas

El Consejo Europeo da luz verde al acuerdo de pesca con Rabat que incluye las aguas saharianas. El convenio encara la recta final para su aprobación

El acceso al Sáhara propiciará que la flota canaria duplique sus capturas

El acceso al Sáhara propiciará que la flota canaria duplique sus capturas

La flota canaria con intereses en el caladero sahariano espera como agua de mayo la entrada en vigor del nuevo acuerdo de pesca entre la Unión Europeay Marruecos, un protocolo que desde este jueves cuenta con el visto bueno del Consejo Europeo. Los pescadores isleños confían en que el nuevo convenio, que incluye al Sáhara Occidental, esté activo para el segundo semestre del próximo ejercicio, si bien aún resta que el Parlamento Europeo lo apruebe. El sector busca remontar su "año nefasto" en la nueva campaña con el apoyo de las capturas de túnidos frente a la costa vecina, pues las trabas jurídicas, la expiración el 14 de julio del pacto anterior y la demora para la aprobación del nuevo han impedido que los atuneros cuenten con esta vía para sostener e impulsar su actividad. La flota canaria, que prevé cerrar el año con unas 7.000 toneladas de pesca, busca regresar a las 14.000 toneladas de capturas anuales.

El protocolo pesquero entre Bruselas y Rabat, que tiene que resolver los reparos planteados por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), encara la recta final para su aprobación definitiva. La justicia europea falló en febrero que el anterior convenio era válido, pero que no podía aplicarse al Sáhara Occidental ni a sus aguas adyacentes, precisamente la zona en la que faenan los buques canarios. La sentencia obligó a cambiar el mandato negociador del bloque comunitario al no incluir, entre otros aspectos, beneficios para la población local.

El nuevo acuerdo incluye una definición de la zona de pesca que incorpora "una referencia explícita" a las aguas adyacentes al Sáhara Occidental, algo que no sucedía en el anterior. Una vez que el nuevo acuerdo entre en vigor, los pescadores podrán "retomar sus actividades en estas aguas, según las condiciones técnicas que recoge el protocolo para las categorías respectivas", según indican fuentes oficiales de la Comisión Europea. El pacto prevé que se beneficie "de manera equitativa a las poblaciones concernidas" con la actividad pesquera . El acuerdo contempla, por ello, la articulación de "un mecanismo de información y seguimiento" para garantizar dicho beneficio "de forma proporcional a las actividades ligadas a la pesca", concretamente en términos de infraestructuras, creación de empresas, formación profesional, proyectos de desarrollo y modernización del sector pesquero.

Contrapartida financiera

La reedición del convenio, de salir adelante, favorecerá principalmente a las flotas canaria, andaluza y gallega. Un total de 128 barcos comunitarios, entre los que se encuentran 92 españoles, podrán desplazarse en los próximos cuatro años a aguas de Marruecos y del Sáhara. El país magrebí recibirá como contrapartida unos 52 millones de euros anuales en vez de los 40 millones del anterior protocolo. Trece buques canarios contaban con licencia para faenar frente a la costa vecina durante este año, de los que seis tienen base en Lanzarote, cinco en Tenerife y dos en Gran Canaria.

Tanto el vicepresidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores y presidente de la Federación Provincial de Cofradías de Pescadores Las Palmas, Gabriel Jiménez, como el gerente de Optuna 42, Andrés Cedrés, valoraron de forma positiva este paso, porque acerca más la aprobación del nuevo protocolo que puede contribuir a la recuperación del sector.

Jiménez apunta a que la flota pesquera del Archipiélago cerrará este ejercicio con un volumen de capturas que oscilarán entre las 7.000 y 8.000 toneladas, la mitad de lo que pesca en un año "normal".

La flota canaria volvió a contar esta campaña con una "raquítica" cuota de atún rojo, ha pescado en torno a un 75% menos de barrilote pese a la reapertura de la pesquería del atún blanco en octubre tras su cierre en agosto y recibió como "un jarro de agua fría" la clausura de la zafra del patudo a mitad de noviembre. Los retrasos para la aprobación de un nuevo convenio de pesca entre Marruecos y la UE y el uso de dispositivos concentradores de peces en aguas de Senegal, Mauritania y Cabo Verde -unas plataformas que provocan cambios en el comportamiento migratorio de patudos, listados y rabiles, de tal forma que impiden su llegada a Canarias- son otras de las dificultades que han tenido que afrontar los pescadores isleños. La mala temporada llevó al paro al 80% de la flota y a algunos buques a acumular pérdidas de hasta 80.000 euros.

El sector encara ahora con optimismo el nuevo año gracias al avance en el protocolo de pesca entre la UE y Marruecos. "Da ánimos para avituallar y reparar para estar listos", indica Jiménez. Cedrés hace hincapié, por su parte, en que sería una muy buena noticia poder contar de nuevo con esa "puerta abierta" para complementar los beneficios de su actividad. "Entras y sales cuando quieres", recalcó, si bien la flota canaria normalmente se desplaza al banco sahariano a partir de junio o julio.

El nuevo convenio, de contar con la aprobación del Parlamento Europeo que se espera en febrero, entrará en vigor al final de primavera. Esa es, al menos, la previsión de la Comisión Europea, pues las fechas podrían variar al no tratarse de plazos oficiales.

Compartir el artículo

stats