Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Récord de ahorros en los bancos por los ERTE y el miedo al paro de los canarios

Familias y empresas isleñas guardan en sus cuentas durante la pandemia la mayor suma de la historia | Los depósitos superan por primera vez los 35.000 millones

Varias personas hacen uso de un cajero de Bankia en la calle La Naval de la capital gran canaria . PABLO ALLENDESALAZAR

La incertidumbre de llevar meses en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE); el miedo a perder el trabajo; la duda de quien no sabe cuánto tiempo podrá mantener abierta su tienda, bar o cafetería; o incluso el temor al futuro de quienes tienen la suerte de que su negocio u ocupación haya salido indemne de la crisis. Todos estos factores explican por qué los canarios tienen depositada en los bancos la mayor suma de la historia y por qué el dinero ahorrado desde el estallido de la pandemia también ha batido todos los récords.

Así lo acaba de corroborar el Banco de España (BdE) en la última actualización de su boletín estadístico. Las familias y las empresas de la región —los “sectores residentes” en la terminología bancaria— tienen en sus cuentas corrientes y de ahorro un total de 29.705 millones de euros. Una cantidad a la que se suman los 5.542 millones de las instituciones de la Comunidad Autónoma: Gobierno de Canarias, cabildos y ayuntamientos —ahí se incluyen los remanentes de tesorería de las entidades locales, bloqueados por la ley de estabilidad financiera—. Los depósitos bancarios en el Archipiélago llegan así a la friolera de 35.247 millones de euros, una cuantía desconocida hasta la fecha. De hecho es la primera vez que se superan los 35.000 millones en las Islas. La causa de este nuevo récord es el enorme esfuerzo que han hecho los sectores residentes para guardar algo de dinero durante la pandemia. Esto a simple vista puede parecer una paradoja, es decir, que el ahorro se dispare hasta máximos históricos justo en medio de una crisis económica sin precedentes, pero en realidad no lo es. Está ocurriendo también en el resto de España y en los demás países europeos. Y la razón última es el miedo al futuro, con más razón en Canarias, con diferencia la autonomía más golpeada por el coronavirus. Aún hay 83.000 isleños en ERTE; son 350.000 las personas desempleadas; muchos de quienes conservan su trabajo no saben hasta cuándo tendrán esa suerte; y los pequeños empresarios que integran más del 90% del tejido productivo local intentan salvar sus negocios. En definitiva, no extraña que los hogares y las empresas traten de ahorrar hasta el último euro. Y en ello se han afanado desde que en marzo el Gobierno decidiera confinar a la nación para contener el avance del virus.

De marzo a septiembre, esto es, desde el confinamiento del país y hasta donde abarca la estadística del regulador bancario, los canarios ahorraron en sus cuentas corrientes —a plazo o a la vista— un montante de 2.291,4 millones de euros. La base de datos del BdE ofrece información desde 1986; pues bien, los hogares y empresas de la Comunidad Autónoma nunca habían ahorrado una cuantía tan elevada en los seis meses que van de marzo a septiembre. En una región que vive del turismo como pocas en el mundo, los depósitos bancarios se incrementan una media de 382 millones al mes desde que la Covid-19 comenzara a hacer estragos en España. El dinero de esas vacaciones que no pudieron disfrutarse por la pandemia ha acabado así en la hucha del banco, como también lo que durante el teletrabajo se dejó de gastar en gasolina, taxi o guagua, y ello sin contar que el ocio de muchas familias —cenar en un restaurante, hacer una excursión o ir al cine, por ejemplo— también desapareció en muchos casos. Ese dinero también ha ido a los ahorros. Todo ello agravado en el caso de esos 83.000 asalariados —ni que decir tiene en el caso de los otros 268.000 desempleados en sentido estricto— que no saben si saldrán del ERTE de vuelta a su puesto de trabajo o directamente a la cola del paro. En su caso el gasto se ha reducido al mínimo y han ahorrado todo lo que les han permitido sus menguados salarios.

Un reciente informe de Eulen Hermes, compañía de seguros de crédito con oficinas centrales en París, pronostica que esta fiebre ahorradora continuará en los próximos meses, hasta el punto de que los depósitos bancarios aún podrían incrementarse un 25% más. Lo cierto es que esta tendencia es más acusada en el Archipiélago que en el conjunto del Estado, lo que corrobora la tesis de que el mayor ahorro está directamente relacionado con un mayor impacto de la crisis.

El coronavirus ha golpeado con más dureza a la economía canaria que a la española, de modo que el miedo es más intenso en las Islas que en el resto del país, y a más miedo, más ahorro. Las cifras lo confirman. Desde marzo, los depósitos bancarios han aumentado en toda España un 6%. En el Archipiélago han crecido un punto más, un 7%. No en vano, la tasa de ahorro de las familias en el segundo trimestre del año llegó al 22,5% de la renta disponible, cuando en el primer trimestre era del 10,5%.

35.247 millones de euros. Los depósitos bancarios suman en la Comunidad Autónoma la cifra récord de 35.247 millones, según los datos del Banco de España. Es la mayor suma de la historia.


Familias y empresas. La mayor parte de los 35.247 millones depositados en los bancos, exactamente 29.705 millones de euros, corresponde a los ahorros de las familias y las empresas.


Cuentas corrientes. Los hogares y empresas del Archipiélago tienen hasta 26.885 millones en cuentas a la vista, básicamente en las cuentas corrientes de toda la vida.


A plazo. Los ‘sectores residentes’ de las Islas, esto es, familias y empresas, tienen otros 2.820 millones de euros en cuentas a plazo, cada vez menos demandadas por los bajos tipos.


Administración pública. El conjunto de la Administración pública en Canarias -Gobiernos, cabildos y ayuntamientos- tiene depositado en los bancos un total de 5.542 millones de euros.

Compartir el artículo

stats