Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercado laboral | Testimonios detrás de las estadísticas

Salir del paro, misión imposible

Miles de canarios desempleados intentan cada día reincorporarse al mercado laboral sin éxito

Un hombre mira el cristal de una oficina de empleo.

El mercado laboral se tambalea ante los efectos de la crisis del coronavirus. Canarias cerró 2020 con 112.800 empleos menos y una lista de 279.000 desempleados. La tasa de paro es cada vez mayor en la sociedad canaria, un hecho que desmotiva a los isleños que llevan meses o incluso años intentando encontrar un trabajo en las Islas. La mayoría realiza una búsqueda activa de empleo, pero las razones del rechazo en los procesos selectivos son variadas: son mayores o demasiado jóvenes; tienen falta de experiencia o un exceso de cualificación; e incluso algunos han llegado a ser descartados por ser madre o tener dificultades en la movilidad. En lo que coinciden los parados canarios es que en plena pandemia del coronavirus las empresas no están contratando a nadie por lo que salir del paro se convierte en una misión imposible.

El coronavirus se suma a la lista de obstáculos para buscar empleo en el Archipiélago

decoration

“Los empresarios no están dando nuevas oportunidades. Al contrario, están reduciendo costes”, explica Alejandro Hernández, un canario de 38 años, en paro desde hace tres meses. Acostumbrado a la inestabilidad laboral, este operario medioambiental de La Palma, se toma su situación con filosofía. “No pago casa, ni tengo grandes gastos. Hay gente pasándolo muy mal, yo dentro de lo malo vivo bien”, reflexiona. Hernández vive con sus padres en un hogar en el que los ingresos de todos los miembros no superan los mil euros. ¿Cómo se las ingenian para salir adelante? “Luchando mes a mes para tener los gastos básicos cubiertos, algo que debería tener todo el mundo”, explica este canario.

Salir del paro, misión imposible

Salir del paro, misión imposible

“Los empresarios no están dando oportunidades. Están reduciendo costes”

Alejandro Hernández - Operario medioambiental

decoration

Hernández no pierde el tiempo, actualmente estudia un máster de Agroecología y trabaja en una pequeña finca de una amiga. Además, forma parte de la Plataforma de Personas Desempleadas de La Palma (Alpende) con los que monta pequeños mercadillos los fines de semana. “El virus lo complica todo, no hay forma de buscarse la vida”, lamenta.

Y en esta idea también coincide Cristina Rodríguez, una psicóloga que ha dedicado toda su vida laboral al área de Recursos Humanos. Esta tinerfeña lleva en paro desde octubre de 2019, tan solo unos meses antes de que se desatara la pandemia. Rodríguez dejó su trabajo porque sus condiciones laborales cambiaron, pero nunca pensó que se encontraría un panorama laboral tan complicado. “Nadie se esperaba que una pandemia me pusiera las cosas tan difíciles para volver a trabajar”, explica Rodríguez.

Salir del paro, misión imposible

Salir del paro, misión imposible

“Me he inscrito en más de 200 ofertas y en algunas me rechazan por estar muy cualificada”

Cristina Rodríguez - Recursos Humanos

decoration

Las buena formación de esta canaria no le ha facilitado las cosas a la hora de buscar trabajo. Las empresas de su sector no buscan nuevos empleados, y otros sectores para los que se necesita menos estudios la rechazan por “exceso de cualificación”. Rodríguez asegura haberse inscrito en más de 200 ofertas de empleo, pero las respuestas escasean.

Dejar de comer fuera, prescindir de los servicios de limpieza o mirar con lupa los precios en el supermercado, son solo algunos de los hábitos que Rodríguez ha tenido que ir adquiriendo ante la reducción de sus ingresos mensuales.

Salir del paro, misión imposible

Salir del paro, misión imposible

“Hay empresas que me han rechazado diciéndome que doy mala imagen al negocio”

José Ángel Pérez - Hostelería

decoration

Para algunos canarios, el covid solo supone una traba más entre las ya existentes en el mercado laboral canario. “Para mí está igual de difícil ahora que hace un año”, explica José Ángel Pérez, un palmero que dedicó más de 30 años de su vida al sector de la hostelería. Ahora con 50 años y una reducción de movilidad como consecuencia de un accidente, le resulta “imposible” encontrar a alguien que quiera contratarlo.

Pérez lleva cinco años en paro y se ha encontrado con un “fuerte rechazo” por su condición física. “Hay empresas que directamente me han dicho que doy mala imagen al negocio”, declara.

Salir del paro, misión imposible

Salir del paro, misión imposible

“Conseguir un contrato de trabajo en estos tiempos es como lograr un milagro”

Nieves Montelongo - Relaciones Laborales

decoration

También ha encontrado muchas dificultades para reincorporarse al mercado laboral Nieves Montelongo, una tinerfeña que se ha formado ampliamente en el área de Relaciones Laborales, pero que lleva más de dos años en paro a pesar de su elevada cualificación. El hecho de tener 49 años y ser madre de dos hijos le ha supuesto el rechazo de muchas empresas que “buscan perfiles más jóvenes”. Montelongo lo intenta cada día, pero está convencida de que el virus es solo una gota más a las dificultades para encontrar trabajo. “Hoy un contrato de trabajo solo es comparable con un milagro”, apunta.

Salir del paro, misión imposible

Salir del paro, misión imposible

“Me siento afortunada porque puedo vivir bien, pero es una lucha mensual”

Mari Nieves Santana - Administrativa

decoration

Tampoco ha podido reincorporarse al trabajo Mari Nieves Santana, quien a sus 56 años lleva más de siete años en paro tras trabajar en una empresa de tecnología. A pesar de ello, esta grancanaria se siente afortunada porque al ser soltera sus gastos se reducen. Tener en propiedad su casa y su coche liberan un poco la presión de Santana, que a pesar de buscar trabajo intensamente le ha sido imposible encontrar un empleo. “Me siento afortunada porque puedo vivir bien, pero cada mes es una lucha constante”, sostiene.

Pablo

Pablo

“Siempre tengo trabajos temporales, me gustaría encontrar algo más estable”

Pablo Rodríguez - Hostelería

decoration

También hay canarios que llevan toda su vida laboral ocupando empleos temporales. Es el caso de Pablo Rodríguez, un joven grancanario de 30 años que a pesar de llevar en el paro solo tres meses confía en que en tan solo unos días podrá salirle otro puesto. “Siempre he trabajado de lo que me ha ido saliendo, sueño con encontrar un empleo estable de lo mío, del ámbito social para poder ayudar”, confiesa.

Compartir el artículo

stats