Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amartya Sen, premio al economista de los pobres

El profesor indio recibe el galardón de Ciencias Sociales por haber contribuido “a la lucha contra la injusticia, la desigualdad, la enfermedad y la ignorancia”, según el jurado

Amartya Sen, en una imagen de archivo.

Amartya Sen, en una imagen de archivo.

Amartya Sen (Bengala, India, 1933), el economista y filósofo indio que con su obra “ha contribuido a la lucha contra la injusticia, la desigualdad, la enfermedad y la ignorancia”, ha sido distinguido con el premio “Princesa de Asturias” de Ciencias Sociales 2021. El galardonado se mostró ayer “profundamente honrado al recibir el Premio”. En unas breves declaraciones quiso transmitir su agradecimiento a la Fundación Princesa de Asturias, “por la que siento una gran admiración”.

Sen ha trabajado especialmente en analizar las hambrunas, es autor de la teoría del desarrollo humano y ha estudiado la economía del bienestar y los mecanismos subyacentes de la pobreza. Estos estudios le valieron en 1998 el premio Nobel de Economía por su contribución al análisis del bienestar económico. El jurado que ahora le ha concedido el “Princesa de Asturias” destaca que sus investigaciones han contribuido a descubrir las raíces de la pobreza y las hambrunas y que “su enfoque de las capacidades de las personas se ha extendido al conjunto de las ciencias sociales”. En opinión del jurado, “toda su trayectoria intelectual ha contribuido de manera profunda y efectiva a promover la justicia, la libertad y la democracia”.

Profesor en las universidades más prestigiosas del mundo, como Oxford, Harvard, Cambridge, Stanford o Berkeley, el experto escribió en 1981 su obra más conocida, “Pobreza y hambruna: Un ensayo sobre el derecho y la privación”, en la que demostró que el hambre no es consecuencia de la falta de alimentos, sino de desigualdades en los mecanismos de distribución de alimentos.

“Su continuada y excelente labor ha influido de manera decisiva en los planes de desarrollo y en las políticas de las más relevantes instituciones mundiales”, subrayó el jurado del premio, que además destacó cómo la trayectoria del premiado ha sido el germen de una “escuela universal comprometida con la defensa de los derechos humanos, lo que ha hecho del profesor Sen una figura clave del pensamiento actual y un maestro de maestros”.

Rafael Puyol: “La obra de Amartya Sen trasciende el ámbito de la economía”

decoration

Mauro Guillén, miembro del jurado, decano de la escuela de negocios de la Universidad de Cambridge y de visita por Asturias durante estos días, alude a “la capacidad analítica de Amartya Sen para enfrentarse a problemas y temáticas fundamentales para el funcionamiento no solo de la economía, sino de la sociedad”. Sen, señala, “ha propuesto las teorías más útiles para analizar las virtudes y debilidades de la democracia, una nueva definición de la justicia que pone a la persona en el centro de las concepciones económicas”. “Es un gran economista y filósofo, un experto en la experiencia humana en situaciones complejas como las hambrunas, la pobreza y las grandes crisis sanitarias”, añade. El premio es, en su opinión, “acertadísimo, porque él es alguien que proviene de la India y ha incorporado ideas occidentales y orientales a su pensamiento”. Además, continúa, “India está sufriendo una de sus mayores crisis y esto sirve para mandarles un mensaje de apoyo”.

Mauro Guillén, que conoció personalmente a Amartya Sen en un seminario cuando era un estudiante de doctorado, también elogia los valores personales del galardonado, entre los que destaca “su dedicación completa y total a las ciencias sociales”. El economista formado en la Universidad de Oviedo apunta además que pese a que Sen es una gran personalidad científica “es alguien de enorme humildad, que a su avanzada edad sigue trabajando y mantiene el afán de aprender y descubrir, lo que lanza un mensaje edificante sobre la contribución de las personas de 70 o 80 años a la sociedad. A esa edad él sigue en la cresta de la ola y es increíblemente productivo. Es un ejemplo para los investigadores y la sociedad”, concluye.

Reconocimiento

Rafael Puyol, geógrafo y exrector de la Complutense de Madrid, miembro del jurado del “Princesa de Asturias”, indica que “Sen es una personalidad muy reconocida a nivel mundial, sus aportaciones tocan temas de una gran actualidad y trascendencia: la pobreza, la desigualdad…”. Puyol valora el hecho de que sea un Nobel y sus más de cien doctorados honoris causa por algunas de las universidades más importantes del mundo. “Como demógrafo siempre me ha interesado su obra, por cómo relaciona pobreza y recursos. Él insiste en que la causa de la pobreza no es la escasez de recursos sino su mala distribución. Su obra trasciende el ámbito de la economía. Sus libros son leídos, no solo por profesionales de la economía, sino de muchos otros ámbitos”, indica. “Su pensamiento se caracteriza por la insistencia en valores universales como la justicia, la libertad, la democracia, la lucha contra la pobreza”, agrega. Rafael Puyol añadió que, al reconocer con el “Princesa de Asturias” a un investigador de nacionalidad india, “el premio es también un reconocimiento a esos países en vías de desarrollo”.

El economista y exrector de la Universidad de Oviedo, Juan Vázquez, declaró, tras saber de la concesión del premio, que “Sen nos devuelve al rostro humano de la economía, nos enfrenta en esta era de lo virtual al mundo real de la pobreza y nos advierte de que la coexistencia pacífica con la desigualdad se ha terminado.”

Begoña Cueto, profesora de Economía Aplicada de la Universidad de Oviedo, considera que “Amartya Sen es un economista clave en el ámbito de la economía del desarrollo y del bienestar. Es mucho más que un economista, es un humanista, que se ha ocupado de problemas muy relevantes y que ha influido singularmente en los programas de desarrollo que se están llevando a cabo a escala mundial”.

Compartir el artículo

stats