Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo | Actividad de la principal industria del Archipiélago

Reino Unido deja a las Islas en ámbar y contrapesa el cierre de Países Bajos

TUI Holanda cancela todos sus viajes a Canarias tras reactivar las rutas hace dos meses | Los hoteleros solo confían en la vacunación para recuperar la actividad

Una pareja de turistas pasea por una playa del Archipiélago. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Reino Unido sigue sin considerar a Canarias un destino seguro. El Gobierno británico decidió ayer mantener a las Islas en ámbar en su semáforo covid, el mecanismo a través del que el país regula las restricciones para viajar. Sin embargo, un anuncio que a priori podría parecer una mala noticia para el Archipiélago, queda matizado, ya que desde el lunes 19 el Ejecutivo de Boris Johnson eliminará la cuarentena para los viajeros vacunados que regresen de territorios que estén en riesgo medio por la incidencia del coronavirus, como es el caso de las Islas. Una medida que, según los hoteleros canarios, ofrece mayor certidumbre que el actual sistema de semáforo, que se revisa cada tres semanas, y que dificulta mucho la reactivación del turismo británico.

La decisión del Reino Unido contrarresta el cierre de los Países Bajos, que ayer volvió a sacar a Canarias de su lista de regiones seguras. Recomienda no viajar al Archipiélago si no es estrictamente necesario y exigirá a partir de ahora a los no vacunados un test negativo para poder volver al país.

Un anuncio que ayer tuvo sus primeras consecuencias después de que el turoperador TUI confirmara que cancelará a partir de hoy todos sus viajes entre Holanda y el Archipiélago. Su director, Arjan Kers, manifestó ayer en los micrófonos de la Cadena Ser que la escalada de contagios en las Islas, –que ayer registró una nueva cifra récord–, no había dejado otra salida al Gobierno holandés y que tras haber situado a Canarias en color naranja «nosotros no podemos hacer ni un viaje más».

TUI Holanda paraliza sus operaciones con las Islas después de que hace dos meses el país decidiera, debido a la buena evolución del virus y al arduo trabajo de la Consejería de Turismo, rebajar las restricciones impuestas a los viajeros que quisieran visitar el destino. Una apertura que según Kers estaba cosechando buenos resultados y las ventas habían superado los niveles de 2019 en las últimas semanas.

El cierre de Holanda es un nuevo varapalo que acepta con resignación el sector turístico en el Archipiélago, cada vez más convencido de que hasta que no se alcance la inmunidad de grupo en las Islas y en los mercados emisores no podrá darse una reactivación completa de la actividad.

«A estas alturas ya hemos aprendido que no podemos cogernos grandes alegrías cuando estamos en verde ni decepciones cuando pasa lo contrario», asume Nicolás Villalobos, director general de la cadena hotelera be Cordial Hotels&Resorts, quien señala que «nuestra única esperanza» es que se «extienda la vacunación y alcancemos la inmunidad de grupo», para poder reactivar de forma certera el sector.

Para Jordi Estalella, director comercial de Dreamplace Hotels & Resorts, la incertidumbre con la que convive el turismo es «tremenda», aunque las últimas noticias no han cambiado los planes de apertura de la cadena, ya que no han constatado «que exista ahora mismo una correlación directa entre la subida de la incidencia y la cancelación de reservas».

«Ya parecemos más gestores bursátiles que hoteleros, viendo cómo están los mercados emisores y la conectividad », apunta Enrique González, director general en Ginestar Group, quien sí teme que la decisión de Holanda pueda generar un «efecto dominó» que termine arrastrando a más países.

José María Mañaricua, presidente de la patronal hotelera de Las Palmas y director de operaciones del grupo Gloria Thalasso&Hotels, se reafirma en su postura de que «hasta que el 80% de la población europea esté vacunada no volveremos a recuperar el volumen de turistas que teníamos en 2019».

Hasta ese momento, «seguirá habiendo brotes, países que abrirán y cerrarán» y se encontrarán «con nuevas restricciones en el camino». Por lo que señala que el sector ya se ha resignado a tener un verano en el que los clientes locales serán los más importantes.

Sin embargo, sí se muestra más esperanzado de que el anuncio del fin de la cuarentena británica a los turistas con la pauta completa de vacunación que regresen de países en riesgo pueda reactivar en cierta manera el sector, al suprimir la incertidumbre generada por el sistema de semáforos, que se revisa cada tres semanas. Recuerda que Baleares fue colocada en la lista verde hace quince días y ayer el Gobierno de Johnson volvió a situarlas en el nivel ámbar.

Mañaricua insiste en que a partir de este lunes podrá comenzar a notarse un incremento de las reservas de británicos en las Islas, ya que recalca que debido a la incertidumbre «se hacen a última hora» y los ingleses, galeses, escoceses y norirlandenses cuentan con reservas anuladas con el inicio de la pandemia que ahora podrán empezar a hacerse efectivas.

Desde el lunes cualquier británico que haya sido inmunizado al menos 14 días antes de su regreso a Reino Unido no tendrá que cumplir con una cuarentena de diez días al volver de su viaje a Canarias, ni tampoco realizarse una segunda PCR cuando lleven ocho días en el país. Unas medidas de las que también están exentos todos los menores de 18 años. Lo que sí continúa vigente es que deben someterse a una prueba diagnóstica dentro de los dos primeros días desde su regreso.

Lo cierto es que debido a la crisis sanitaria, al sector turístico no le salen las cuentas. Exceltur, el lobby de las grandes empresas vinculadas a esta actividad, señala que el PIB turístico cerró el segundo trimestre del año con una caída del 69% a nivel nacional, con lo que esta parte del tejido productivo ha perdido ya 150.000 millones de euros en ingresos desde el inicio de la pandemia.

Solo en Canarias, la principal industria del Archipiélago perdió en el segundo trimestre de 2021, 25,5 millones cada día, lo que suma un total de 2.330,1 millones de euros menos que los que ingresó en los mismos meses de 2019. Y las previsiones para los meses de julio, agosto y septiembre tampoco son mejores, ya que Exceltur calcula que la caída alcanzará el 40%.

Compartir el artículo

stats