Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España, cuarto país de Europa por la carestía de la luz, que baja a 110,22 euros

Segundo precio más elevado de la historia para un sábado | Reino Unido lidera la subida

España, cuarto país de Europa por la carestía de la luz, que baja a 110,22 euros La Provincia

Reino Unido, gobernado por el conservador Boris Johnson, ha liderado de modo casi constante en lo que va de año la carestía de la electricidad en Europa y a mucha distancia del resto; Italia, en manos del tecnócrata Mario Draghi, es el país que con más persistencia ha encabezado el “ranking” en la Unión Europea, y España y Portugal, que comparten el Mercado Ibérico de la Electricidad (Mibel) y están gobernados por la izquierda, iniciaron la semana en el noveno puesto del continente, ayer capitanearon el sector con los precios coyunturalmente más elevados de Europa y hoy se situarán en el cuarto lugar tras Reino Unido, Grecia e Italia.

Las subastas de ayer arrojaron para este sábado el segundo descenso en la cotización en el mercado mayorista para España y Portugal desde el récord histórico del jueves, que situó el megavatio / hora en 122,76 euros. La relajación –a causa de la menor demanda de energía, propia de todo fin de semana– deja sin embargo el precio medio de la jornada en 110,22 euros, la segunda cota más alta de la historia para un sábado, aunque entrañe una reducción de 8,77 euros (-7,37%) respecto a la víspera y de 12,54 euros (-10,21%) en relación al hito absoluto de anteayer.

Estos precios, con alta volatilidad y tendencia ascendente, zarandean a los 10,66 millones de abonados (el 39,71% del total de usuarios españoles) que están adscritos a la tarifa regulada (la llamada PVPC), que es la que está directamente referenciada a las subastas diarias en el mercado mayorista o “pool”.

Para quienes han preferido optar por contratar otras tarifas en el mercado liberalizado (con precios habitualmente algo más altos que la PVPC pero más estables), y que suponen el 60,29% de los consumidores de electricidad (16,19 millones de clientes), el efecto se apreciará cuando se revisen sus condiciones contractuales.

El precio medio anual de este año está en los 68 euros por megavatio –tras la subida en enero por el temporal de frío Filomena, la electricidad se abarató en febrero y marzo, hasta que reemprendió la tendencia alcista en abril– y los contratos para el año próximo apuntan a los 86 euros.

Hasta entonces, los contratos de futuro sobre la electricidad indican que los precios en el mercado primario no darán tregua hasta marzo, salvo alguna relajación en diciembre. Todo ello supeditado a que no se produzcan perturbaciones adicionales bien de demanda (por las condiciones climáticas u otras causa) o de oferta. Con esta salvedad, los datos adelantados marcan una trayectoria ascendente para el precio de la electricidad en los meses que vienen.

España, cuarto país de Europa por la carestía de la luz, que baja a 110,22 euros

España, cuarto país de Europa por la carestía de la luz, que baja a 110,22 euros La Provincia

Y esto ocurre pese a que parece despejado un riesgo sobrevenido que amenazó esta semana con un endurecimiento súbito del abastecimiento español de gas natural. Argelia aseguró el jueves que está en condiciones de garantizar el suministro habitual de gas argelino a España a través del gasoducto submarino Medgaz, que une Hassi R’mel con la costa de Almería, una vez que el martes Argelia rompió relaciones diplomáticas con Marruecos, lo que podría afectar a la utilización del gasoducto Magreb-Europa, principal vía de aprovisionamiento de la península Ibérica y que atraviesa territorio marroquí.

El encarecimiento internacional del gas natural (que alimenta la producción eléctrica en las centrales térmicas de ciclo combinado) es el factor más acuciante que está determinando la carestía de la electricidad. El gas se paga hoy a 46 euros el megavatio / hora cuando hace un año cotizaba a 9,4. Para septiembre se está negociando a 48,10 euros, según el Mercado Ibérico del Gas (Mibgas).

El gas natural, del que España también se aprovisiona por mar en buques metaneros, es el causante del 50% del encarecimiento de la electricidad en nuestro país, según un reciente estudio del Banco de España. El gas actúa como tecnología de respaldo cuando las energías renovables (más baratas y limpias) y la nuclear no son capaces de cubrir la demanda.

Las centrales térmicas de carbón, que ejercían esa misma función, ya son residuales en España tras los cierres de plantas habidos desde 2019. Estas centrales fueron expulsadas del mercado por la carestía de los derechos de emisión de CO2 en el mercado europeo de créditos de carbono, pero, dado el raudo ascenso actual del precio del carbón, este mineral tampoco hubiese aliviado el encarecimiento de la electricidad –de contar con su concurso– aun cuando la política ambiental de la UE no hubiese penalizado a las energías fósiles y en particular al carbón por sus elevadas emisiones. En todo caso, los derechos de emisión –que cotizan en un precio récord de 56,12 euros por tonelada, el 126% más que la media de 2019­–, y por consiguiente la política europea de transición energética, sólo es causante del 20% del alza de la electricidad, según el Banco de España.

El cambio climático, que está disparando la demanda de energía por los episódicos extremos de calor y frío, está contribuyendo de modo significativo –al igual que la recuperación económica y el acaparamiento de gas para reabastecer antes del invierno unos almacenamientos muy disminuidos– a la carestía de la energía eléctrica. Ocurrió en enero con la ola de frío extremo Filomena y este verano con la ola de calor. Los países del sur lideran por esta y otras razones la carrera alcista de la energía en la Europa continental. La ola de calor sufrida por Reino Unido este verano (con temperaturas récord de 32 grados) también explica en parte que este país encabece la escalada de precios en el conjunto de Europa.

Compartir el artículo

stats