Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ropa aparece con lentitud y los productos británicos provocan un dolor de cabeza

La falta de fiestas y eventos pararon el sector textil | El ‘brexit’ hurta emblemáticas marcas

Durante el pasado verano las novedades en ropa y calzado se sirvieron con cuentagotas como resultado de la caída de la producción. Por otro lado, el brexit ya ha mostrado alguno de los efectos nocivos pronosticados, y negados por los victoriosos defensores de la salida de la Unión Europea (UE). La falta de transportistas provoca la acumulación en los puertos británicos de toneladas de mercancías, lo que conduce a la clientela a buscar nuevos proveedores en países que garanticen el éxito de las transacciones comerciales.

«Hemos prescindido de ellos», revela el director general de Rodrigonsa, Luis Alberto Rodríguez. La importadora canaria ha dejado de comprar el queso cheddar en Gran Bretaña. Las líneas que dibujan las evoluciones de los problemas y los beneficios de esa relación se separaron de modo abrupto desde que Reino Unido pasó a tener la consideración de tercer país.

Las disfunciones logísticas que hasta el momento ha sido incapaz de solucionar del todo el Gobierno de Boris Johnson han provocado la desaparición de los lineales de los establecimientos canarios de alimentación de emblemáticas marcas de ginebra o vodka.

Si Downing Street halla una fórmula para superar el tiro que se ha dado en el pie, retornarán. Como lo harán tantos otros productos claramente orientados al turismo que desaparecieron cuanto los visitantes escasearon. Javier Puga, consejero delegado de DinoSol Supermercados, señala que la caída de la demanda en los establecimientos de las zonas turísticas es ya de solo el 10% en comparación con el tiempo anterior a la pandemia y que esas etiquetas que se marcharon volverán.

Del mismo modo que poco a poco recupera el pulso el sector textil, duramente castigado por la imposibilidad de socializar que trajo consigo el coronavirus. Nada de fiestas ni eventos, con lo que diseñadores y fabricantes colgaron la aguja. «Ahora se va restableciendo esa posibilidad», señala el secretario general de Asodiscan, Alfredo Medina. Además, añade el presidente de Fauca, Abbas Moujir, el sector está en pleno proceso de relocalización de la producción. Asia ya no es rentable.

Compartir el artículo

stats