Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escepticismo empresarial ante el plan turístico anunciado por Pedro Sánchez

El sector privado da la bienvenida a los 50 millones de euros para planes de sostenibilidad, pero no está convencido de que respondan a sus necesidades

Cartel promocional de Canarias en la calle Arenal de Madrid, ayer.

Pedro Sánchez anunció el pasado fin de semana en Las Palmas de Gran Canaria una inversión de 615 millones de euros en planes de sostenibilidad turística. Si la llegada de dinero proveniente de la Unión Europea (UE) es en sí una buena noticia, y en ello coinciden todos los representantes empresariales del principal sector económico canario, lo cierto es que también de manera unánime señalan las aristas que la nueva iniciativa encierra por el momento.

La suma es para toda España y «hay que ver muy bien», explicó ayer la consejera de Turismo, Comercio e Industria del Gobierno regional, Yaiza Castilla, en qué puede ver «complementada o satisfecha» Canarias la «histórica desventaja competitiva» que arrastra. La consejera estimó que es un momento clave «para poder compensarla».

Para el presidente Ángel Víctor Torres, Canarias «es la comunidad que debe recibir más fondos ordinarios y extraordinarios para sostebilidad», ya que debe mejorar las infraestructuras de su principal industria y generar nuevos nichos de empleo. Además, señaló que al Archipiélago llegarán más de 50 millones de euros hasta 2026. 

«Bienvenidos sean», señaló el presidente de Asofuer, Antonio Hormiga, quien tampoco ocultó que el sector es «bastante incrédulo» sobre su repercusión. Mejoras en espacios públicos y movilidad mediante energías limpias son algunos de los efectos que, según Torres, tendrán estos fondos extraordinarios. Los planes estarán diseñados junto a las corporaciones locales y las administraciones autonómicas. Al respecto, el presidente de la patronal alojativa de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel), Jorge Marichal, señaló la necesidad de que se escuche al sector. «Bruselas mandata que exista colaboración público-privada, esperamos estar presentes al menos en la redacción de los proyectos», expuso.

Susana Pérez (Asolan) estima que al sector privado solo llegará el 10% de la suma total

decoration

¿En qué se traducirán estos planes? «Significará que podamos tener coches eléctricos, que los hoteles tengan un ciclo integral del agua, que la energía que usen sea solar o que el transporte público se propulse con hidrógeno», puso como ejemplos Torres. Para el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT), José María Mañaricua, las palabras de Sánchez son, hoy por hoy, «declaraciones políticas».

Esa condición continuarán teniendo hasta que se «defina» de manera clara «qué es sostenible», y se conozcan los parámetros por los que se repartirá «esa lluvia de millones». «Hay ayudas en las que tenemos que aportar el 80% o el 85% de la financiación», explicó el presidente de la FEHT. «Todo es bienvenido, no quiero mostrar una cara poco amable», matizó y destacó el buen funcionamiento que han tenido, para el mantenimiento del empleo y el de los propios negocios, tanto los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) y las ayudas directas –1.140 millones de euros– gestionadas por el Ejecutivo autonómico.

A los porcentajes se refirió también Susana Pérez, presidenta de la Asociación Insular de Empresarios de Hoteles y Apartamentos de Lanzarote (Asolan). En su caso para aclarar cuál será el destino de la cantidad que perciba el Archipiélago de esos 615 millones de euros. «Ese dinero no es para el sector empresarial, mayoritariamente irá a las administraciones públicas», al sector privado «apenas llegará un 10%», detalló la representante empresarial lanzaroteña. 

La expansión del covid ralentiza las reservas

«El covid marca el ritmo», señaló ayer el presidente de la patronal alojativa de Fuerteventura (Asofuer), Antonio Hormiga, sobre la ralentización de las reservas hoteleras que se observa en los últimos días. No es un descenso vertiginoso que haga preocuparse a los empresarios y que, al menos de momento, ponga en dificultades la buena marcha observada en el arranque de la temporada de invierno. «Estamos expectantes ante la ola de contagios en Europa», admitió el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT), José María Mañaricua; «es un vaivén, un sinvivir», remató Hormiga. La recuperación de la actividad alojativa había alcanzado una velocidad más que aceptable, aunque alejada de los parámetros que exhibía antes de la irrupción del coronavirus. Eso sí, la generalidad de la clientela ya no hace planes tan a futuro como antes, ahora prefiere apurar al máximo para tener constancia de que va a poder llevar a término el viaje proyectado. En los últimos días, «se ha decelerado un poco», confirmó la presidenta de la patronal alojativa de Lanzarote (Asolan), Susana Pérez. Bien es cierto que, como apuntó su homólogo en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Jorge Marichal (Ashotel), también se ha entrado ya en el tiempo en que correspondería reservar para los días valle que van del puente de la Constitución hasta el inicio de las festividades navideñas; «dos semanas en las que la ocupación siempre cae». | J. G. H.

Compartir el artículo

stats