La primera emisión pública de bonos de Canarias desde el año 2006, 300 millones de euros a diez años para financiar el alargamiento de la vida media de la cartera actual de deuda de la Comunidad Autónoma, alcanzó los 500 millones de euros.

La directora general del Tesoro y Política Financiera, Dunia González, explica que la respuesta de los inversores a esta emisión ha sido muy positiva, no en vano la oferta superó los 500 millones de euros, “logrando reducir el precio a 23 puntos básicos por encima de la deuda española”.

En la operación participaron inversores de siete nacionalidades distintas. El 44% fueron inversores extranjeros, en especial alemanes y austríacos, con un 18% conjuntamente; Portugal, con un 10%, Inglaterra e Irlanda, un 6%; Francia un 5% y, finalmente, Suiza e Italia, con un 3% y 2% respectivamente.

Los bancos mandatados por el consejero de Hacienda, Román Rodríguez, para la emisión fueron BBVA, Crédit Agricole CIB, HSBC y Santander, entidades que han coincidido en el impulso que supone la operación para el futuro de Canarias.

La refinanciación de la deuda de la Comunidad Autónoma acometida estos dos últimos años va a permitir un ahorro de 80 millones de euros y una reducción de casi el 50% de los intereses hasta el año 2029.

Además de la salida a mercado para refinanciar deuda anterior, también se han financiado los 894 millones de este año, obteniendo del mercado nacional préstamos bilaterales con un bajo interés.

El vicepresidente canario y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, Román Rodríguez, destaca la “confianza” que genera la Comunidad Autónoma entre los inversores, lo que supone, a su vez, una garantía a la hora de encarar la cobertura de los gastos que estatutariamente tiene encomendado el Ejecutivo y satisfacer la prestación de los servicios públicos esenciales a la ciudadanía.

Rodríguez subraya, en cualquier caso, que las operaciones formalizadas por Canarias para la gestión de la deuda en este mandato han tenido que ver con la renegociación de los préstamos pre-existentes y que, en ningún caso, se trata de nuevo endeudamiento.

“Tenemos una posición financiera muy sólida y eso nos permitiría, si vienen tiempos más complicados y fuera estrictamente necesario, acudir a los mercados para conseguir financiación en muy buenas condiciones”, señala el vicepresidente canario.