Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Industria

Trabajadores de Alú Ibérica cargan contra el presidente de Asturias: "¡Barbón, perro, dimisión!"

El jefe del Ejecutivo asturiano dice entender a los manifestantes y señala que "Reyes Maroto estuvo tan engañada como nosotros"

Adrián Barbón.

Veinticuatro horas después de que el Ministerio de Industria anunciara que hay cuatro posibles inversores interesados en la compra de Alu Ibérica –dos nacionales y dos más de ámbito internacional–, cerca de un centenar de trabajadores acudieron al acto de inauguración de la nueva biblioteca de Piedras Blancas para manifestar su desesperación frente al presidente del Principado, el socialista Adrián Barbón. "Somos obreros, no terroristas", le gritaron al jefe del Ejecutivo regional, quien reconoció que la ministra de Industria, Reyes Maroto, "ha estado tan engañada como nosotros", en referencia a la Administración regional.

Los trabajadores de la empresa de aluminio se concretaron a las puertas de la nueva biblioteca aguardando la llegada del Presidente. Entre abucheos, gritos y golpes en la cristalera del edificio, la plantilla de la aluminera quiso llamar la atención del Presidente, “para que vea lo que piensa la gente; estamos cansados de todo lo que hasta ahora nos han dicho, que es mentira”, remarcó el portavoz del comité de empresa, José Manuel Gómez de la Uz. El recibimiento a Barbón, con muchísima tensión de por medio por parte de los trabajadores estuvo marcado por insultos de toda índole e incluso un paraguazo que a punto estuvo de impactar en la cabeza del jefe del Ejecutivo, escoltado por agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de Castrillón. “¡Barbón, dimisión! ¡Perro!”, le espetaron. “Nos dijeron que teníamos un tiempo de dos meses para buscar inversores y que en el Principado estaban haciéndolo. Al final, a los dos días de reunirnos dice el administrador concursal que nos despide a todos, por lo tanto, que vea la frustración de la gente y que sienta en sus carnes lo que estamos pasando las familias”, subrayó De la Uz, quien señaló que el Ministerio de Industria “nos ha mentido en todas las ocasiones y la única solución es que el administrador concursal dice que no hay inversor y que nos va a despedir”. “La esperanza nunca se pierde, pero confianza en toda esta gente muy poca”, remató el presidente del comité de empresa de la aluminera de San Balandrán.

Por su parte, el presidente del Principado, el socialista Adrián Barbón, manifestó que no va a ser él quien critique ninguna movilización por parte de los trabajadores de Alu Ibérica. Por tanto, consideró “lógico” que protesten y se manifiesten. “Es normal que lo hagan, pero espero que sea algo pacífico porque claro que creo que es una reivindicación muy justa.

Lo están pasando muy mal, respeto profundamente que se quieran manifestar, protestar e incluso pedir mi dimisión, están en su derecho”, explicó Barbón, quien indicó que al igual que el Gobierno estatal y el regional los trabajadores han sido engañados por unos “empresarios que han resultado ser unos piratas”.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo asturiano indicó que la única solución temporal para la planta de Avilés sería “la intervención de la SEPI y eso con un proceso judicial abierto no puede ser”: “Ojalá jurídicamente la SEPI pudiese intervenir –y lo apoyaríamos desde el Gobierno– pero es casi imposible”. No obstante, Barbón también subrayó que “inversores interesados en la planta parece que hay”, añadiendo que desconoce las condiciones. “Al Gobierno de España le pido un proyecto serio de reindustrialización”, explicó Barbón, recordando que la ministra de Industria, Reyes Maroto, “ha estado tan engañada como el Gobierno de Asturias”. “La Ministra creyó de buena de fe que esa venta, que a nosotros nos pilló en el cambio de Gobierno autonómico, podía fructificar. Ella me transmite se quiere implicar en la búsqueda de una solución”, remató el Presidente.

A la búsqueda de una salida a la crisis del aluminio también se refirió la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, quien llamó a “acompañar” a los trabajadores en este proceso porque se están plateando unas condiciones “muy diferentes” al despido pactado en 2019. La regidora enfatizó el mensaje del Ministerio acerca de la presencia de inversores interesados en hacerse con las fábricas de Avilés y La Coruña. “Claro que los hay”, subrayó Monteserín, pero se trata, aclaró, “de un proceso en el que se trabaja con mucha discreción”. Y agregó que le consta tanto la labor del Principado como del Estado para dar nuevos pasos: “Están trabajando en ver quiénes son los interesados, la solvencia que tienen y comunicárselo al administrador concursal”. La regidora se mostró convencida que la fábrica de Avilés “tiene futuro” y confía en que lleguen inversores “que se comprometan, se queden y den nueva vida” a la aluminera de San Balandrán “con un proyecto industrial”. Ante la queja de los trabajadores, Monteserín realizó una llamada a la calma: “Hay que darles tiempo, la ministra es quien tiene las riendas”. El anuncio del administrador concursal de la pasada semana, dijo, “es una noticia muy mala”.

“Todas las palabras que nos dijeron han sido mentiras, contrastadas negativamente a los muy pocos días”, se quejaron los obreros, que se quedaron golpeando las cristaleras de la nueva biblioteca de Piedras Blancas mientras el Presidente continuaba con el acto. “Criticabais al PP y la vais a cerrar vosotros”, le espetaron. Fue en ese punto de la jornada cuando tuvo que acudir una ambulancia a las puertas del edificio para atender a uno de los manifestantes por una indisposición. Ya con el acto de inauguración finalizado, Barbón tuvo que esperar cerca de media hora para abandonar el edificio con seguridad, ya que el ambiente seguía caldeado. Refuerzos de la Guardia Civil escoltaron al Presidente hasta el vehículo oficial mientras recibía numerosos insultos por parte de los trabajadores de la aluminera, quienes corearon “¡Barbón, dimisión!”.

Desde las federaciones de Industria de CCOO, UGT FICA, USO y APC apelaron a que el Ministerio “aporte soluciones de forma inmediata”. Y exigen una reunión urgente con Reyes Maroto.

Compartir el artículo

stats