Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Industria

Almussafes: la fábrica más flexible de Ford capaz de producir cinco modelos a la vez

El proceso de electrificación requiere nuevas inversiones y la adaptación de sus empresas proveedoras | La multinacional de EE UU invirtió 3.000 millones en su último plan de modernización de la planta para lanzar el nuevo Kuga y producir motores de gran cilindrada

La fábrica de Ford en Almussafes. EP

La primera crisis del petróleo (1973) estuvo a punto de dar al traste con el proyecto de la multinacional Ford en Almussafes, aunque la firme decisión del propio Henry Ford II de instalarse en España venció las reticencias de los accionistas de la compañía con cuartel general en Detroit y, a partir de 1974, comenzaron las obras de construcción de la actual factoría valenciana para la producción de un nuevo coche de tamaño pequeño destinado al mercado europeo: el Ford Fiesta. Un modelo de éxito y que todavía está en el mercado. Su producción arrancó en marzo de 1976 y desde entonces por sus cadenas de producción han salido algo más de una decena de modelos: EscortOrionKaFocusMazda2C-MaxGrand C-MaxS-MaxGalaxyMondeo Kuga.

Una de las claves del éxito de la factoría valenciana ha sido su flexibilidad laboral; es decir, su capacidad para adaptar sus turnos de trabajo y horarios para fabricar varios modelos al mismo tiempo y que en algunas etapas ha supuesto producir hasta cinco diferentes versiones de vehículos. En 2007, el sindicato mayoritario, UGT, ya pactó un acuerdo histórico de estabilidad social con Ford Motor Company que garantizó el futuro de la carga de trabajo en Almussafes mientras la multinacional planificaba el desmantelamiento de algunas de sus plantas del viejo continente como en Gran Bretaña (Bridgent) y Bruselas (Genk). Así, la firma del óvalo azul llegó a invertir 3.000 millones de euros entre 2011 y 2018 para modernizar la planta valenciana, sobre todo para adaptar sus líneas al nuevo Kuga y construir una nueva planta de motores de gran cilindrada para exportar, sobre todo, a Norteamérica.

Proceso de electrificación

En parecidos términos, las medidas de flexibilidad pactadas recientemente por esta central sindical para la planta valenciana entrarán en vigor a partir de 2025 y están condicionadas a la adjudicación y demanda, como así ha sido, de los nuevos vehículos eléctricos. ¿Qué nivel de empleo requerirá la planta en estos tiempos de electrificación? Ford Almussafes ha pasado de tener una plantilla directa de 10.500 trabajadores a principios de la década de los noventa a tan solo 6.000 empleados después de varios procesos de recorte de personal por la caída de demanda y la supresión del turno de trabajo de noche. Ha pasado de producir más de 400.000 coches al año a tan solo 162.000 (según las cifras del ejercicio 2021) debido también a otros factores externos como la crisis de los microchips y, antes, la caída de ventas por las paradas de producción debido al coronavirus.

El futuro del empleo de la factoría valenciana estará vinculado a la demanda de las nuevas unidades eléctricas. En la actualidad, Almussafes depende del Kuga (modelo que ya tiene sus versiones híbrido e híbrido enchufable), pues supone más del 50% de su producción. Ford dejó de fabricar el Mondeo para el mercado europeo desde la planta valenciana de Almussafes a finales del pasado mes de marzo y a finales de año sucederá lo mismo con la Transit destinada al mercado norteamericano y, posteriormente, ya en 2023, la dirigida a Europa. Estos cambios ya previstos y cuyos plazos podrían modificarse continuarán con los modelos Galaxy S-Max, que se fabricarán hasta marzo de 2024, lo que implicará que a partir de ese momento la factoría de Almusssafes se quede con la producción de un solo modelo, el Kuga. En cuanto a motores, donde trabajan 1.000 de los 6.000 empleados de la planta, en estos momentos se fabrican los Ecoboost de 2,0 y 2,3 litros y en el último trimestre de este año se lanzará el motor Duratec 2,5 litros, un motor híbrido que se equipa en el Kuga PEHV (híbrido enchufable). Por tanto, el nivel de producción de los nuevos eléctricos -la multinacional todavía no lo ha desvelado- será clave para conocer el empleo directo de la planta también.

Proveedores

También la presidente del clúster de la automoción AVIA, Mónica Alegre, que reúne a 120 empresas relacionadas con el sector de automoción (sectores metalmecánicoplásticoingenieríasservicioslogística, envase y embalaje consultoras) reconoce que el mantenimiento de la factoría de Almussafes por parte de Ford es positivo para el conjunto de la industria valenciana porque se beneficia de manera directa e indirecta de la fuerza tractora de la multinacional. Actualmente, la facturación conjunta de las empresas asociadas es de más de 11.800 millones de euros, lo que supone el 11,24% de la cifra de negocio de la Comunitat Valenciana. El conjunto de compañías reunidas en el clúster da empleo a unas 24.500 personas de manera directa. Según los datos recopilados para la elaboración del Plan Estratégico de AVIA 2021-2024 esta cifra supone el 6,86 % del empleo industrial de la autonomía. Grandes proveedores de Ford Almussafes, instalados en el parque colindante de la factoría, como Gestamp, Faurecia, Grupo Antolín, Autotrim, Magna o Lear están ahora pendientes de la nueva carga de trabajo que generen los nuevos eléctricos.

Compartir el artículo

stats