Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Ortega Presidente de la Confederación Canaria de Empresarios

"Hablábamos de la tormenta perfecta, pero resulta que hay otra que lo es más"

El nuevo presidente de la CCE, Pedro Ortega, en la sede de la institución. JUAN CASTRO

Pedro Ortega es presidente de la patronal de las Palmas merced a una operación larvada desde prácticamente su salida del Gobierno de Canarias. Aúna experiencia en los sectores privado y público y es un convencido de la estrategia que pasa por buscar objetivos comunes y remover los obstáculos que separan de su consecución. El esquema también debe valer para superar los malos tiempos que los expertos pronostican.

¿A quién y cuándo se le ocurre que usted debe estar al frente de la CCE?

En septiembre de 2019, ya terminado mi trabajo en el Gobierno de Canarias, me lo comenta un grupo de personas. Tenía que esperar dos años, que se cumplían en 2021, año electoral en esta organización. Poco después de estallar la pandemia, ya estaba hablado con Agustín Manrique de Lara y todos estábamos de acuerdo. Luego se decidió una prórroga de un año de su mandato, precisamente porque la crisis sanitaria había generado demasiados problemas que era necesario atender.

¿Cómo recibió la oferta?

Con orgullo. En el Gobierno había hecho cosas importantes: un nuevo REF (Régimen Económico y Fiscal), sacar adelante el ITC (Instituto Tecnológico de Canarias), que algunos lo daban por muerto, y un notable salto en la presencia de renovables. Me sentía satisfecho. Hice mi análisis sobre lo que podía aportar a la CCE. Tengo experiencia pública, privada y en el asociacionismo empresarial, pensé que mi presencia podía ser rentable y di el paso.

¿Usted es empresario?

Soy autónomo, por lo tanto empresario, en el ámbito de la consultoría y el asesoramiento. Y, además, participo en diferentes proyectos empresariales, aparte de trabajar por cuenta ajena en Pastas La Isleña. En este último caso también defiendo los colores como empresario, la dirijo.

"Soy autónomo, por lo tanto empresario, en el ámbito de la consultoría y el asesoramiento"

Pedro Ortega - Presidente de la CCE

decoration

Mezcla de experiencia pública y privada y del asociacionismo. ¿Gira la CCE hacia un modelo más ejecutivo?

No lo creo. Ya estuve al frente de Asinca (Asociación Industrial de Canarias) y lo compaginaba con mi puesto en La Isleña. Fruto de aquello salió Elaborado en Canarias y negociamos cosas importantes. En el Gobierno no fui un cargo político, sino un independiente al que pidieron que hiciera políticas para las personas. Ahora me piden esto y creo que puedo aportar, por eso acepté.

Si me permite la maldad, ¿siendo presidente de la CCE se evita que tras las elecciones autonómicas del año próximo alguien tenga la tentación de volver a tocar en su puerta?

Esa etapa ya la cubrí, fueron cuatro años dedicado a la sociedad. Ahora viene otra experiencia.

¿Va a tener más difícil la Administración decir que no se puede hacer algo ante quien ha estado dentro y la conoce?

No todo se sabe y, además, todo es cambiante. Sí es verdad que hay cosas que creo que se pueden llevar a cabo con empeño en pos de un objetivo común y trabajando todos de la mano. Tenemos que quitarnos la idea de que la colaboración con lo privado es mala, y lo mismo en sentido contrario, hay que eliminar esos prejuicios. Lo mejor que hay es la colaboración público-privada bien hecha, con un modelo de gobernanza colaborativa en la que se compartan riesgos para conseguir lo que la política identifica como necesidades de la sociedad. El empresario genera empleo y llega a la ciudadanía, está demostrado que la gestión empresarial busca la eficiencia de los recursos. El uno más uno de lo privado y lo público da más de dos. En esa línea van los fondos Next Generation, que por cada euro público se consigan cuatro privados.

"Tenemos que quitarnos la idea de que la colaboración con lo privado es mala, hay que eliminar esos prejuicios"

Pedro Ortega - Presidente de la CCE

decoration

Hablando del Next Generation, desde el principio se decía que igual era demasiada la cantidad a gestionar, pero ahora ya se habla de que no puede perderse ni un euro. ¿Va a suceder?

Hay que agilizar los procesos, pero siempre hay riesgo de que no llegue todo, siempre encontramos impedimentos. En 2015, la energía eólica estaba parada y el último día de ese año terminaba el plazo para el cupo de los parques con derecho a retribución específica. Aprobamos un decreto para cambiar el proceso y que no se perdiera esa oportunidad. Después vinieron Eolcan I y II, Solcan..., todo parte de ahí, de dar la autorización administrativa que permite a los proyectos seguir caminando, pero condicionada a que obtengan después la declaración de impacto ambiental. Tampoco se iba a poder cambiar el REF, negociamos y lo logramos y el ITC se cerraba sí o sí y ahora está boyante, con más trabajadores que antes y muchos proyectos. 

Antes era consejero del Gobierno canario, podía impulsar un decreto, pero ahora el mango de la sartén no está en su mano.

Estoy preparado para pelear, para ayudar a que las cosas salgan adelante, para que se produzcan las situaciones que desatasquen los problemas. Sentarse y hablar funciona. Por eso es importante la confianza entre Administración, empresarios y agentes sociales. Todo tiene solución si se trabaja en la misma dirección en pos del bien común y no la tiene si nos dedicamos a pelear unos con otros.

¿Cómo ve a la empresa canaria en el contexto incierto que tenemos en la actualidad?

 Tenemos que competir en igualdad de condiciones con las de la Península. Para eso nuestro REF no puede estar en cuestión y, además, las medidas que contiene han de adaptarse al ciclo económico en el que nos encontremos. Íbamos en una buena línea, pero todas las revisiones de indicadores se hacen a la baja.

"Las medidas que contiene el REF deben adaptarse al ciclo económico"

Pedro Ortega - Presidente de la CCE

decoration

¿Cambiar el REF a cada momento? ¿Eso es posible?

El REF te da el marco, las medidas son las que hay que adaptar. Por ejemplo, la subvención al transporte de mercancías necesita una revisión de los costes tipo, que no son los reales del momento actual y determinan unas subvenciones que no son reales. Los plazos para la materialización de la RIC (Reserva para Inversiones de Canarias) se han ampliado, porque es una cuestión que no puede abordarse del mismo modo en época de bonanza que cuando ni siquiera las cadenas logísticas funcionan bien.

¿En qué medida desincentiva la inversión que tras muchas vueltas se esfume un proyecto como el del Siam Park? Y por resolución judicial.

Sí pero por un plan de ordenación que habría que modificar. Siempre vamos a intentar trabajar para las soluciones, necesitamos una Administración ágil.

¿Y si es la Administración la que no quiere que se haga?

No lo creo. Estoy seguro de que muchas veces falta ponerlo sobre la mesa y enfocarlo en la misma dirección. Debe haber garantías, pero estas no pueden ser obstáculos, no vale ser tan garantistas que provoquemos la paralización de todo. Para que haya crecimiento económico y se genere empleo es necesario que el dinero circule, y los empresarios son los que invierten y generan los puestos de trabajo. No se puede paralizar la inversión para no cometer errores.

No puede negarme que ese foco no siempre va a apuntar en la misma dirección. Incluso cuando se trata de acuerdos entre administraciones. Todas las islas multiplican su generación de energía limpia y en Fuerteventura está todo parado.

Será la sociedad la que decida lo que quiere. Habrá que explicar todo bien y poner ese foco en los problemas para hallar soluciones. Eso es lo que hay que tener claro, qué es lo que se quiere, solo así identificaremos los problemas para solucionarlos. Estamos en una emergencia climática, una pandemia nos ha demostrado que somos muy vulnerables, tenemos un riesgo grande de que el planeta se caliente, suba el nivel de los océanos, surjan nuevas enfermedades, desertización y más hambre, y sabemos que la causa es el uso abusivo de los combustibles fósiles. Nadie discute que hay que impulsar las renovables, pero hay quienes no quieren tener un aerogenerador cerca. Bueno, Occidente mandó todas sus fábricas a Oriente porque le molestaban y nos hemos encontrado con que ni mascarillas teníamos cuando las hemos necesitado.

"Occidente mandó todas sus fábricas a Oriente porque le molestaban y ni mascarillas teníamos cuando las hemos necesitado"

Pedro Ortega - Presidente de la CCE

decoration

Bruselas obliga a España a reducir la alta temporalidad de su mercado laboral. ¿Está de acuerdo con la reforma?

El mandato es claro y se han hecho unos cambios. Ahora hay que evolucionar, y para ello hay que analizar los efectos. Se han generado problemas durante el primer semestre y hay que ajustar. Tenemos que tener un marco laboral a la altura de nuestros competidores europeos, con un sencillo control del absentismo, máxima flexibilidad interna y una revisión del sistema de pensiones. Necesitamos una sociedad en la que seamos competitivos y vivamos bien, que es lo que todos queremos. Y durante mucho tiempo. Para ello tenemos que cuidar los recursos, el planeta y a las personas.

La patronal alertó de una ola de despidos si se subía el salario mínimo. ¿Por qué el récord de afiliados a la Seguridad Social?

Las cifras son buenas, pero todas las predicciones apuntan a que van a ir empeorando. Insisto en que los cambios conllevan un análisis de sus efectos a corto, medio y largo plazo. Se hizo en enero y estamos en periodo de adaptación y análisis.

¿Positivo o negativo?

Los cambios son multifactoriales. Llegamos extenuados, con muchos recursos gastados tras dos años de pandemia que ha lastrado las cuentas de resultados de gran parte de las empresas. El consumidor ha ahorrado y ante el agotamiento moral anterior salimos con ganas y nos encontramos hace un año con que empiezan a subir los carburantes y con ellos el precio de la electricidad. La cadena logística no se pone en marcha adecuadamente y las materias primas se empiezan a agotar, se encarecen y los stocks de reserva empiezan a fallar. Y todavía con la pandemia estalla el conflicto de Ucrania, que pone en solfa todo y se establecen nuevas prioridades.

"No podemos vender el humo de que esto se arregla con la subida de salarios"

Pedro Ortega - Presidente de la CCE

decoration

¿La incertidumbre es demasiada? ¿Cabe la inversión?

La suma de todos esos factores es mucha carga. Tenemos que ponernos todos a trabajar para hallar soluciones efectivas y rápidas.

El BCE empieza a retirar estímulos este mes. ¿Cabe el temor a otra crisis de deuda?

Lo de la prima de riesgo desencadenó esa compra masiva de títulos soberanos y otras medidas. Eso en medio de lo que llamábamos una tormenta perfecta, pero no sabíamos que venía otra aún más perfecta. Ahora están intentando que el mal no vaya a más y las instituciones financieras son más sólidas. La incidencia de la pandemia no fue tan catastrófica como se preveía y espero que en este caso ocurra lo mismo.

¿Hasta dónde aguantan las empresas otra recesión?

Va a depender de cada sector y cada empresa, porque muchas perdieron gran parte de las reservas con la pandemia. No podemos vender el humo de que basta con subir salarios. Debemos evitar el pan para hoy y hambre para mañana. Hay que ajustarlo todo para que las empresas continúen siendo competitivas. Es una cuestión de negociación colectiva.

Compartir el artículo

stats