Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Banca

¿Interesa amortizar ahora la hipoteca?

Si faltan menos de cinco años para la amortización total conviene la devolución de la deuda pendiente

Billetes de 200 euros.

La subida de los tipos de interés tendrá en octubre un impacto demoledor en las familias endeudadas en España. Se calcula que todos aquellos que deban revisar el tipo de su hipoteca tendrán que afrontar un alza relevante, que en el caso de una hipoteca media (120.000 euros) puede ascender a más de 100 euros mensuales. Idealista ha dado también referencias, pero que pueden no adaptarse a casos concretos. La subida en 0,75 puntos básicos del precio del dinero decretada por el BCE llevará el euríbor de octubre a superar la barrera del 2%.

En fuentes bancarias reconocen que durante todo septiembre han aumentado las consultas por parte de los clientes en torno al impacto del alza de tipos en las hipotecas. Pero hace ya tiempo que los empleados de banca dejaron de ser asesores ecuánimes de sus clientes, fruto de la presión existente a la plantilla. Además, las circunstancias financieras de cada persona varían mucho y es imposible hacer recetas válidas para todo el mundo. Estas son algunas pistas para evaluar si conviene hacer una amortización de la hipoteca para hacer frente un contexto de alta inflación:

Amortizar o no, el dilema de los afortunados

Es obvio, pero para amortizar la hipoteca es necesario disponer de dinero en efectivo en la cuenta de la entidad. El segundo elemento es comprobar la efectividad de esa amortización en el presupuesto familiar y la vida del préstamo. La subida de tipos actual hace indicado amortizar una hipoteca si el diferencial aplicado es elevado (superior al 0,5% el impacto es relevante) y si el préstamo está en su última fase de vida. Por ejemplo, en una hipoteca que queden 120.000 euros por pagar y 15 años por delante, la amortización parcial tendrá un efecto relativamente moderado. Aportar 50.000 euros podría aplicarse en reducir el plazo en unos cinco años o en reducir la cuota en poco más de 200 euros, desde más de 850 mensuales (euríbor más 0,4%). En cambio, en el caso de una hipoteca para la que quedan por pagar 18.000 euros y menos de 10 años por delante, por la que se pagan más de 500 euros mensuales conviene que sea liquidada si se dispone de esos ahorros en la cuenta. La visita al banco es obligada para ver el impacto de cada decisión, pero en general si faltan menos de cinco años para la amortización total vale la pena el reembolso de la deuda pendiente ante la previsión de que los tipos sigan más altos en los próximos años. En cualquier caso, del tipo de préstamo firmado dependerá si conviene o no devolver la deuda.

Los bancos tienen ahora más dinero

Las entidades intentarán mantener vivo el saldo hipotecas en las actuales circunstancias. Los bancos españoles están en términos generales con mucho dinero disponible, por lo que no tienen prisa en remunerar las cuentas bancarias. Prefieren en general que los clientes tomen préstamos o servicios. Los tipos fijos hipotecarios ya han superado el 2,85% en su mayoría y se acercarán al 3% en breve. Se calcula que los bancos españoles tienen una hucha en el BCE calculada en unos 1,15 billones de euros (millones de millones). En esas circunstancias tienen exceso de liquidez. Aunque se espera que el tipo de depósito (el que reciben los bancos por tener el dinero en el BCE) llegue al 2,5%, los expertos pronostican que serán pocos los bancos que aviven la guerra de rentabilidades para depósitos de clientes. Actualmente, los más activos ofrecen rentabilidades del 1,4% por dos años. En el caso de Renaultbank, poner 500 euros y olvidarse hasta al cabo de dos años de ese dinero supondrá recibir 524 tras 24 meses. 

Mal momento para la bolsa y los fondos agresivos

Los mercados viven momentos complejos entre inflación, subida de tipos, riesgo de recesión, guerra de Ucrania, inestabilidad energética y crisis de microchips. En esas circunstancias, Barclays ha recomendado a los inversiones institucionales (los grandes inversores que marcan tendencias) que se mantengan posiciones 'cash', primar los recursos en efectivo más que los apalancamientos (deuda). Los analistas del banco británico prevén bolsas a la baja y aconsejan primar la renta fija. Los bancos españolas ofrecen rentabilidades del orden del 3,5% anual en fondos de renta fija a tres años vista. 

La oferta y la diversificación

Las entidades están ofreciendo a los clientes productos de todo tipo. Desde pólizas sanitarias a seguros. Se ofrecen fondos de inversión de riesgo moderado, pero la búsqueda de de rentabilidades superiores exige la inversión en renta variable. Y nadie puede asegurar rentabilidades futuras en función de lo pasado en los últimos meses. La receta casi siempre es diversificar riesgos. Los expertos, ante la imposibilidad de asegurar rentabilidades, aconsejan diversificar la inversión.

Los planes de inversión personalizados

Actualmente, con el cambio de la normativa de los planes de pensiones, por el que se limitan las aportaciones anuales a 1.500 euros anuales, han ganado importancia las ofertas de planes de ahorro alternativas a largo plazo. En España, las aportaciones a planes de pensiones y Planes de Previsión Asegurados (PPA) se pueden reducir en la base imponible general del impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF), con unos límites absolutos y en función del volumen de sus rendimientos de trabajo y/o actividades económicas. El actual límite de 1.500 euros a las aportaciones a sistemas individuales de planes de pensiones (antes 8.000) ha elevado las ofertas de otras soluciones en las entidades. Se trata de los Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (SIALP) y los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS). Ambos sistemas están indicados para el ahorro a largo plazo. Si se sobrepasan los 50 años de edad no son interesantes

Los bancos ofrecen al cliente PIAS generalmente adaptados a tres grandes tipos de ahorradores con carteras de inversión calificadas por el perfil de riesgo asumido (moderado, dinámico o agresivo), en función de si se invierte más en renta fija a corto plazo, a largo plazo o más o menos en renta variable. La ventaja de los PIAS, instrumentalizados también a través de un contrato de seguro, se encuentra en la exención de tributación de la rentabilidad acumulada siempre que la prestación se perciba en forma de renta vitalicia y se cumplan otros requisitos exigidos por la ley. Además, la renta vitalicia se beneficiará de un porcentaje reductor de tributación, que dependerá de la edad del perceptor en el momento de la constitución de las rentas, y que puede llegar al 92%.

Superahorradores

En general los planes de pensiones o de ahorro solo son interesantes para aquellos con gran capacidad de ahorro, como una forma más de diversificación. Quizá lo más interesante es ahorrar de manera autónoma, elegir una cuenta bancaria retribuida e ingresar una cantidad fija cada mes. También puede ser interesante destinar una pequeña parte a la inversión con riesgo elevado (algún título de bolsa o incluso criptomonedas). Para la OCU, los ciudadanos de rentas medias y bajas no deberían tener en el banco en cuenta corriente más allá del equivalente a tres meses de salario. Pero en economía doméstica, las recetas generales tienden a ser imprecisas y los gastos futuros impredecibles.  

Compartir el artículo

stats