Canarias rebasa por primera vez las 40.000 viviendas de alquiler vacacional

La reactivación turística dinamiza este sector que suma 2.100 viviendas desde febrero

Manifestación de vecinos en Las Canteras en contra del alquiler vacacional.

Manifestación de vecinos en Las Canteras en contra del alquiler vacacional. / Tony Hernández

El alquiler vacacional sigue expandiéndose en Canarias y por primera vez más de 40.000 viviendas se dedican a esta actividad en el Archipiélago. La reactivación turística vuelve a atraer a los propietarios a esta modalidad de arrendamiento, después de la desbandada que se produjo durante la pandemia ante la ausencia de visitantes. Según los datos publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) -basados en el número de anuncios publicados en las plataformas digitales- las Islas han sumado desde el mes de febrero 2.167 nuevas viviendas vacacionales y en la actualidad hay 3.000 más que en agosto de 2020.

Un aumento similar ha experimentado la oferta de plazas en este tipo de alojamientos en las Islas. En agosto de este año -el último dato que aporta la estadística- el alquiler vacacional en Canarias contaba con 172.773 camas, que suponen 5.632 más que el año anterior y 10.652 más que dos años atrás.

El alquiler turístico ha ido ganando adeptos en los últimos años, no solo entre los turistas, que cada vez lo tienen más presente como alternativa de alojamiento, sino también por los propietarios canarios que recurren a él para mejorar la rentabilidad que obtienen por sus inmuebles. Sin embargo, a medida que avanza esta modalidad vacacional cada vez son más las voces que consideran que la barra libre de este negocio debe acabarse más pronto que tarde. Hay quien ve en él uno de los factores que tira hacia arriba de los precios del arrendamiento tradicional, que pone cada vez más difícil encontrar una vivienda asequible en muchas zonas de las Islas. Y señalan también a los problemas que puede producir que ambas modalidades convivan, por ejemplo, en un mismo edificio.

Entre quienes consideran necesario poner coto a esta actividad están los hoteleros -que ven en ella una fuerte competencia- y que creen que la regulación que existe en demasiado laxa y no se iguala a la que deben cumplir los establecimientos hoteleros. Los ayuntamientos también quieren acabar con el "vacío normativo" que existe en el alquiler vacacional. La Federación Canaria de Municipios (Fecam) está ya trabajando en una ordenanza que lo regule. Los alcaldes consideran irrenunciable contar con un régimen sancionador que les habilite para multar a los que incumplan las normas, pero también estudian la posibilidad de tener potestad de limitar la existencia de pisos turísticos en "casos extremos" si ven que menoscaba el derecho a la vivienda de los residentes.

Con el objetivo de poder armarse jurídicamente contra los incumplidores, la Fecam encargó a un despacho de abogados la redacción de una propuesta normativa. Un borrador que ha despertado el recelo de la Asociación Canaria del Alquiler Vacacional (Ascav), que considera que lo que en el fondo persiguen los alcaldes es acabar con el arrendamiento turístico y advierten que si llegara a aplicarse acabaría con el 95% de este negocio. Además, el colectivo rechaza que se les siga señalando como uno de los causantes de la falta de vivienda en Canarias, ya que insisten en que la responsabilidad de este problema no debe cargarse sobre los hombros de las 70.000 familias que viven de esta actividad en las Islas.  

Según la estadística del INE, las viviendas vacacionales que existen en Canarias apenas representan el 3,9% del censo de inmuebles del Archipiélago. Pero si se afina la mirada puede verse que la situación es muy dispar en cada municipio y que en algunas localidades el porcentaje escala hasta una cifra de dos dígitos. Es el caso de La Oliva, el municipio canario en el que el porcentaje de inmuebles destinados al alquiler turístico es más importante respecto al total de sus viviendas. En la localidad majorera tres de cada diez viviendas se destinan al arrendamiento vacacional. Por encima del 14% se encuentran también Haría, Yaiza o Adeje.

[object Object][object Object][object Object]
  • El municipio tinerfeño es la localidad canaria con un mayor número de plazas turísticas vinculadas a viviendas de alquiler vacacional. En concreto, en agosto contaba con 16.128, la oferta más importante de todo el Archipiélago. 
[object Object][object Object]
  • El otro gran municipio turístico del sur de Tenerife es el que aglutina un mayor número de viviendas vacacionales en Canarias. La localidad tiene 3.420 inmuebles turísticos según el Instituto Nacional de Estadística. 
[object Object][object Object]
  • El municipio canario en el que el porcentaje de viviendas vacacionales respecto al total del censo de inmuebles es más alto es La Oliva. En esta localidad de Fuerteventura las viviendas de alquiler turístico representan un 28% del total. Es también la que ha experimentado un mayor aumento del número de alquileres entre los meses de febrero y agosto y la que ha sumado un mayor número de plazas. 
[object Object][object Object]
  • Estas dos localidades grancanaria son en las que las viviendas vacacionales tienen un menor peso respecto al censo total de inmuebles, según el INE. Los pisos turísticos apenas representan en ambos casos un 0,63% del total de viviendas. El porcentaje en las capitales de provincia es del 0,8% en Santa Cruz de Tenerife y del 1,2% en Las Palmas de Gran Canaria.