Cuna de 'kojimas' y 'miyamotos'

El ciclo superior de animación y juegos que oferta el centro ‘César Manrique’ tiene una lista de espera anual de entre 200 y 300 alumnos

Takeshi Tokita disfruta con los minijuegos del CIFP ‘Cesar Manrique’. | | LP/DLP

Takeshi Tokita disfruta con los minijuegos del CIFP ‘Cesar Manrique’. | | LP/DLP / M. Á. Montero

«Vamos a conseguir que Canarias sea un punto neurálgico en la industria del videojuego». Eliseo Martín Mora y sus alumnos del ciclo que se imparte en Tenerife, pionero a nivel nacional, son parte de una vertiente fundamental para que la sociedad isleña saque el máximo provecho del nuevo sector: la formativa.

Los incentivos fiscales ayudan, y mucho, a traer a Canarias a un número cada vez mayor de empresas de videojuegos. Pero el éxito en la implantación y el desarrollo de una industria depende de muchos más ingredientes que la mera rebaja tributaria. Hay que crear un ecosistema favorable, de ahí el nacimiento de la nueva marca Canary Islands Games –un paraguas para la promoción, la divulgación, la intermediación y la representación del sector– o la instauración –y esto es aún más importante– de nuevos estudios y ciclos formativos, de modo que los jóvenes isleños se preparen para ocuparse en el mundo del videojuego.

De poco servirá que se vengan al Archipiélago las más punteras empresas del ramo si luego se ven obligadas a importar mano de obra. En definitiva, Canarias debe formar a los futuros Shigeru Miyamoto, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2012 e histórico consejero creativo de Nintendo, o Hideo Kojima, el padre del Metal Gear y uno de los más afamados diseñadores de videojuegos del mundo. Y también aquí se están dando pasos.

El Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) César Manrique, ubicado en Santa Cruz de Tenerife, empezó a impartir hace seis años el Ciclo superior de animación 3D, juegos y entornos interactivos. Y en ese corto período se ha convertido en referente en la materia a nivel no ya nacional, sino incluso europeo. «Todos los años tenemos una lista de espera de entre doscientas y trescientas personas», explica el profesor Eliseo Martín Mora, coordinador del ciclo, que aprovechando al máximo el modelo de la FP dual ha logrado implicar a las empresas del sector en la formación de los alumnos. No solo recibiendo a los chicos para sus prácticas –que ocupan tanto o más tiempo que el aula–, sino también con charlas o clases en el centro.

Cada alumno del ciclo se encarga durante su formación del desarrollo de un minijuego, que con los de sus compañeros –los actuales y los de anteriores promociones– pasa a formar parte de una colección seriada. Hay que pasarse un minivideojuego para jugar al siguiente, y luego al otro, y al otro... Todo un reto que Martín Mora y sus alumnos presentaron nada menos que en la Tokyo Game Show, evento que reúne a los líderes mundiales de la industria y donde hasta un ilustre como Takeshi Tokita, autor del archiconocido Final Fantasy IV, aceptó el reto de los minivideojuegos de los estudiantes canarios.

El coordinador espera que pronto puedan tener un segundo curso –ahora son unos 20 alumnos– que ayude a cubrir en mayor número las necesidades del floreciente sector. Martín Mora está convencido de que, entre todos, «vamos a conseguir que Canarias sea un punto neurálgico en la industria del videojuego».