Hacienda | Radiografía del Impuesto sobre el Patrimonio en el Archipiélago

60 fortunas canarias reúnen la segunda mayor suma del país en criptodivisas

Los ricos de la región, con un saldo medio de 2,05 millones solo superado por los valencianos, son los que más apuestan por el negocio de las monedas virtuales

Una moneda con el logo del bitcoin, la criptodivisa más famosa, impreso.

Una moneda con el logo del bitcoin, la criptodivisa más famosa, impreso. / Archivo

Canarias no suele figurar a la cabeza de casi ningún ranking nacional que tenga que ver con renta o riqueza. Sin embargo, las grandes fortunas del Archipiélago, con un patrimonio medio de 3,5 millones de euros, sí están entre las mayores de España. Incluso se sitúan a la vanguardia del país en el negocio de las criptomonedas. Los 60 ricos isleños –o con residencia fiscal en las Islas– que tienen inversiones en divisas virtuales amasan una media de 2,05 millones en criptoactivos, la mayor suma de todo el Estado solo superada por la que atesoran los más acaudalados de la Comunidad Valenciana.

En España hay 231.367 declarantes por el Impuesto sobre el Patrimonio. Un tributo que están obligados a liquidar quienes posean bienes y/o derechos por más de 700.000 euros sin contar la vivienda habitual, que no computa siempre que su valor no supere los 300.000 euros. Además, toda persona con un patrimonio bruto de más de dos millones –excluidas las deudas y, de nuevo, la vivienda habitual– también está obligada a hacer esta declaración. Es, en palabras gruesas, el impuesto a los más ricos del país, que tal como muestran los datos que acaba de publicar la Agencia Tributaria –los correspondientes al ejercicio de 2021–, no han sido inmunes a la fiebre de las criptomonedas, aunque estas aún están lejos de convertirse en un vehículo de inversión preferente.

Los grandes patrimonios isleños con criptoactivos amasan un total de 123 millones de euros

De esas 231.367 grandes fortunas bajo el control del fisco, 1.521 atesoran 2.012 millones de euros en monedas virtuales. Así que el porcentaje de ricos que confía parte de su patrimonio a los criptoactivos es de solo un 0,66%. No obstante, la estadística de la Agencia Tributaria, que por primera vez ofrece información en detalle sobre las criptomonedas, revela que los más acaudalados de determinadas Comunidades Autónomas son más valientes a la hora de invertir en estos valores virtuales, unos activos que el año pasado experimentaron un boom que, eso sí, se ha desinflado en 2023. Las mayores fortunas de Canarias y de Madrid son las que apuestan con más fuerza por las criptodivisas.

En el Archipiélago hay 6.782 declarantes por el Impuesto sobre el Patrimonio, de los que un total de 60 tiene inversiones en monedas virtuales, un 0,88%. En la Comunidad de Madrid son 20.030 los declarantes, y aunque la autonomía capitalina le ha dado el sorpasso a Cataluña como motor económico del país, son más las fortunas que establecen su domicilio en la región mediterránea, hasta 85.876, e incluso en la también levantina Comunidad Valenciana –27.615–. El caso es que 272 de esos más de 20.000 ricos madrileños, un 1,36%, tienen saldos favorables en activos virtuales. Ese 1,36% y el 0,88% de Canarias son los porcentajes más altos del Estado, es decir, que es en la capital del Reino y en el Archipiélago atlántico donde el criptonegocio tiene más peso entre las grandes fortunas. Con todo, son los más acaudalados de las Islas quienes más han rentabilizado sus inversiones virtuales, y con diferencia.

El negocio de los criptovalores sigue lejos de las preferencias de los más acaudalados

Esos 2.012 millones de euros declarados por 1.521 grandes patrimonios nacionales en concepto de criptoactivos se distribuyen de manera muy desigual entre las fortunas de las distintas Comunidades Autónomas. Y es aquí donde sorprende, por lo poco habitual, la posición de Canarias en el ranking. La mayor parte de esos 2.000 millones de euros en monedas virtuales, la friolera de 969,4 millones, corresponde a 193 fortunas valencianas. Otros 376,2 millones forman parte del patrimonio de los susodichos 272 madrileños, y 212,5 son parte de la riqueza de 556 catalanes. Y en cuarto lugar están los 123 millones de euros de esos 60 ricos isleños. No hay ninguna otra región en la que se alcancen, ni de lejos, esas cifras. Autonomías como Andalucía, con una población mucho mayor y con 19.834 grandes fortunas –13.052 más que en Canarias–, se quedan en 107,6 millones. De hecho, para ver en qué medida el criptonegocio despierta más o menos interés entre los ricos de una y otra región, la medición más certera la da el saldo medio. Y resulta que ni en Madrid ni en Cataluña están las fortunas que más rédito les han sacado a las monedas virtuales. Los 193 acaudalados valencianos atesoran una media de cinco millones en criptoactivos, y los siguen esos 60 canarios con 2,05 millones, ambos muy por encima del saldo que, de media, manejan los 1.521 declarantes del impuesto en todo el país, que apenas supera los 1,3 millones.

Hacienda, al acecho

Hay que recordar que la Agencia Tributaria envió más de 300.000 notificaciones en la última campaña de la declaración de la renta, la del ejercicio de 2022, a titulares de criptoactivos para avisarles de que debían dar cuenta del rédito obtenido en estas inversiones. Además, en el formulario para la presentación del Impuesto sobre el Patrimonio se añadió una nueva casilla donde anotar las cantidades correspondientes a las monedas virtuales. Es esta nueva casilla la principal fuente de datos para el balance publicado la semana pasada por el ente estatal.

Una curiosidad del criptonegocio que también pone de manifiesto la estadística de Hacienda es que es eminentemente masculino. De los 1.521 grandes patrimonios con intereses en criptovalores, hasta 1.188 son hombres, el 78% –casi ocho de cada diez–, y los restantes 333, mujeres, el 22%.

[object Object]

El cofundador de la criptomoneda OneCoin, Karl Sebastian Greenwood, fue condenado a 20 años de prisión por «fraude masivo» este martes por un tribunal estadounidense. Greenwood creó la criptodivisa junto a La Criptoreina Ruja Ignatova, que fue incluida en la lista de las diez personas más buscadas de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en junio de 2022. OneCoin, que empezó a operar en 2014 y tenía sede en la capital de Bulgaria, «fue una criptomoneda fraudulenta comercializada y vendida a millones de víctimas en todo el mundo, lo que generó pérdidas por miles de millones de dólares», según explica el fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York en un comunicado. Greenwood e Ignatova estafaron a las víctimas con promesas de una «revolución financiera» y que OneCoin sería el «asesino de Bitcoin», la principal criptomoneda hasta el momento. El cofundador se llevó al bolsillo 300 millones de dólares -279 millones de euros- mientras los inversores, que pusieron más de 4.000 millones -3.725 millones de euros- en total, «se quedaron sin nada». | L.P / D. L. P.

[object Object][object Object]
  • Son activos digitales que utilizan un cifrado criptorgráfico para garantizar su titularidad y la integridad de las transacciones. La particularidad de estas monedas es que no existen de forma física ya que se almacenan en una cartera digital. 
[object Object]
  • Las criptomonedas no están reguladas por ninguna institución y no necesitan de intermediario a la hora de llevarse a cabo una transacción. Al no estar reguladas no cuentan con el respaldo de ningún banco central o autoridad pública, por lo que no son consideradas un medio de pago y no están cubiertas por mecanismo de protección al cliente. Cuando se compra un activo digital con criptodivisa es imposible cancelar la operación. 
[object Object]
  • Existen miles de tipos de criptomonedas, dos de las más famosas son bitcoin y ether. Para poner en marcha una nueva es imprescindible tener conocimientos en criptografía y programación.
[object Object]
  • Fue la denominación que acuñó la primera criptomeda. Cobró vida en 2009 de la mano de Satoshi Nakamoto, una persona o grupo que nunca ha revelado su identidad. Se logró crear bajo la tecnología blockchain, que es el registro contable con el que se realizan las transacciones. 
[object Object]
  • Mediante la compra o intercambio de criptomonedas en portales especializados. Hay que tener en cuenta que son instrumentos complejos y el precio incluye un alto nivel de especulación que puede implicar la perdida completa de la inversión. 
[object Object]
  • Cambia en función de la oferta, la demanda y el compromiso de los inversores. A diferencia de los mercados regulados de valores, en los que operan las criptomonedas no hay mecanismos seguros que impidan la manipulación del valor. En ocasiones los precios varían sin información que lo respalde. 
[object Object]
  • Las carteras digitales, también conocidas como wallet, son aplicaciones donde se almacenan, envían y reciben criptomonedas. A diferencia de los monederos físicos, los digitales almacenan las claves que contienen la propiedad y los derechos de las criptomonedas, que permiten realizar las transacciones . El robo de las claves puede implicar la pérdida de las criptodivisas.