El alza de la gasolina hace tambalear los contratos de guaguas y transporte escolar

Los carburantes suben un 4,2% en lo que va de año

El sector pide renegociar condiciones

Actividad en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Actividad en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. / Delia Padrón

Clara Morell

Clara Morell

Los transportistas canarios ven en la carretera un horizonte de inestabilidad que podría dificultar el cumplimiento de las condiciones pactadas para la cobertura de servicios esenciales como las guaguas y el transporte escolar. Los costes que afronta el sector ya no son los mismos que cuando se cerraron los contratos con las administraciones públicas y tampoco se espera que mejoren en los próximos meses. De hecho, de enero a septiembre de este año la gasolina y el gasoil han subido un 4,2% según el Índice de Precios de Consumo (IPC) y esto todavía podría empeorar en función del posicionamiento de los países de la Liga Árabe respecto a la guerra entre Israel y Hamás en Gaza.

Apenas tres semanas después de la suspensión de la huelga del transporte de mercancías y discrecional en la provincia de Las Palmas, los transportistas hacen una llamada de auxilio ante el alza de los carburantes. José Ángel Hernández, secretario general de la Federación de Empresarios de Transportes de Canarias (FET Canarias) alerta de que los contratos del transporte escolar se negociaron a principios de curso y, un mes después, «el precio del combustible pone en entredicho lo pactado con la Consejería de Educación». Si este escenario de encarecimiento se mantiene en los próximos meses, que es lo que la situación de conflictos hace esperar, Hernández prevé que «haya que iniciar una renegociación antes de que se llegue a final de este año».

Pero no solo la cobertura del transporte escolar está en riesgo. Las empresas de transporte público del Archipiélago, como Titsa y Global, podrían ver dificultada la cobertura del servicio. «Las Administraciones públicas podrían verse obligadas a compensar a estas empresas de transporte ante el incremento del carburante», avanza Hernández. Esta subida ha sido, según el IPC, de un notable 1,9% en el mes de agosto y de un 0,6% en el de septiembre. Unos aumentos que llegaron tras la tranquilidad de mayo (-0,7%), junio (+0,1%) y julio (-0,2%), meses en los que el precio de los carburantes se redujo o se mantuvo. 

¿Qué suponen estos incrementos de los combustibles a la hora de llenar un tanque? Desde FET Canarias señalan que la subida en septiembre fue de diez céntimos. Así, llenar el tanque de un camión pesado –que tiene un depósito de 1.000 litros– cuesta 100 euros más. Estos camiones, además, llenan sus depósitos en cuestión de días, pues «gastan 45 litros por cada 100 kilómetros».

En un primer momento de subida, Hernández explica que «cuesta bastante adaptar los precios, sobre todo a grandes clientes como constructoras o los centros comerciales», que trabajan con contratos anuales. La consecuencia es «la disminución del rango de beneficio». Y también podrían verse afectados los puestos de trabajo, pero de una forma «infinitamente menor», porque las empresas de transportes requieren como mínimo a un trabajador por vehículo y, de prescindir del mismo, perderían capacidad de operar. Los más perjudicados serían los autónomos, con perjuicio directo en su economía familiar.   

La tendencia alcista del precio del transporte afecta a todo el territorio español, en el que se experimentó en septiembre un aumento mensual del uno por ciento. Canarias y Baleares, que registraron sendas subidas del 0,6%, fueron las comunidades donde menos creció el coste de la gasolina y el gasoil. Por su parte, Extremadura y Cantabria representan la otra cara de la moneda y se sitúan a la cabeza del país en incremento, con un 1,4% y un 1,3% de alza respectivamente.