La Cámara de Comercio de Gran Canaria alerta de los daños que la morosidad provoca en las pymes

Luis Padrón demanda el impulso a una "cultura del pago puntual" en el almuerzo navideño de la institución

Julio Gutiérrez

Julio Gutiérrez

La morosidad es responsable de una de cada cuatro quiebras empresariales, lo que ha llevado a la Cámara de Comercio de Gran Canaria a demandar un impulso de “la cultura del pago puntual”. Así lo ha expuesto el presidente de la institución, Luis Padrón, durante el discurso que ha ofrecido con motivo del almuerzo navideño ofrecido este lunes en el Hotel Santa Catalina de la capital grancanaria.

“Una normativa que frene la morosidad en las relaciones comerciales”, ha solicitado Padrón; es “una auténtica necesidad”, porque la salud de las pequeñas y medianas empresas (pymes) pasa por contar con “flujos regulares y previsibles de efectivo”. De lo contrario, su tesorería se tensa hasta, en casos, quebrarse al verse atrapada en un círculo vicioso que convierte a estos negocios en morosos y acreedores a un tiempo.

En presencia de los presidentes de Canarias, Fernando Clavijo, y el Cabildo de Gran CanariaAntonio Moralesentre otras autoridades, el dirigente cameral ha incidido en la erosión que la pérdida de poder adquisitivo ocasiona al consumo privado y la inversión empresarial.

"Nos encontramos frente a una auténtica necesidad, la de reforzar la cultura del pago puntual"

Luis Padrón

— Presidente de la Cámara de Comercio de Gran Canaria

La Cámara de Comercio de España prevé un crecimiento del PIB del 2,4% al terminar este año y un enfriamiento que dejará el avance del próximo en el 1,6%. “A pesar de esta ralentización es alentador constatar que seguimos superando la media de crecimiento de la Zona Euro y la Unión Europea en su conjunto, pero contrasta con una pérdida de poder adquisitivo que están sufriendo las familias”, ha alertado.

La inflación y las altas tasas de interés son responsables de esa ralentización del pulso del sector privado, con la excepción del sector turístico, que vive ajeno a estas circunstancias. A esa pujanza de la actividad alojativa, Luis Padrón ha añadido “la utilización de los fondos Next Generation” como integrante de la dupla de factores que propician “alivio” a la actividad económica.

Sin embargo, no ha ocultado el presidente la necesidad de que ese dinero público “se oriente y destine a sectores estratégicos” de la economía canaria “y llegue a las empresas, y en especial, a las pymes”. ¿Por qué esta solicitud? Porque, según ha expuesto el 60% del dinero liberado por Bruselas para la recuperación de la economía española tras la pandemia ha acabado en “entidades públicas”.

Mirada africana

Sobre la labor inmediata de la Cámara de Comercio que preside, Padrón ha aludido a la encomienda realizada recientemente por el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, en el encuentro de cámaras españolas y africanas celebrado en la capital grancanaria. “Nos encargó la creación de la Asociación Iberoafricana de Cámaras de Comercio”, ha recordado el dirigente cameral, que ve en ello “una oportunidad” que pasa por “tratar de rentabilizar tal instrumento” haciendo valer el camino que ya tienen recorrido las cámaras canarias.

La exploración de estas relaciones tiene su base en una serie de ventajas competitivas como la geográfica. La cercanía al continente vecino ha impulsado el continuo conocimiento del mercado africano y la consiguiente internacionalización de las empresas de las Islas. Esa madurez les permite jugar en un tablero global desde un centro de operaciones, el Archipiélago, capaz de ofrecer “un buen clima de negocios y condiciones fiscales apropiadas”.

Para alcanzar ese objetivo de conducir a la comunidad autónoma a erigirse en “un centro de distribución de mercancías y servicios para la costa occidental africana”, Luis Padrón ha destacado la “voluntad política firme” con que se conduce el Gobierno regional.