La Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria detuvo en la tarde de ayer a un falso taxista que había robado un taxi de una cooperativa y después había realizado viajes durante todo el día por la capital grancanaria hasta que acabó siendo descubierto por otro compañero, que le cortó el paso en la zona de Mesa y López.

El suceso ocurrió a primera hora de la mañana cuando el joven presuntamente llegó a una gasolinera, aparcó su coche privado y aprovechó que había un taxi con las llaves puestas para sustraerlo.

Este, vestido con un polo de color celeste como el resto de profesionales, estuvo todo el día recogiendo pasajeros para llevarlos a sus destinos, mientras por otro lado la Policía Local y los taxistas intentaron localizarlo para proceder a su detención.

Esto ocurrió a última hora de la tarde cuando un profesional localizó el vehículo cuando circulaba por la calle Néstor de la Torre, a la altura del cruce con León y Castillo. El conductor cortó el paso al falso taxista, forcejeó con él hasta quitarle la llave y avisó a la Policía Local. Los agentes se personaron en un primer momento para atender una pelea entre dos taxistas, pero comprobaron que se trataba del hombre que buscaban y que fue detenido por sustracción del vehículo, según indicaron las fuentes consultadas.