Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hombre se enfrenta a seis años de cárcel por romperle el cráneo a otro en Puerto del Rosario

La acusación ve un delito de homicidio en grado de tentativa y pide nueve años | La víctima, que fue evacuada a Gran Canaria, requirió 447 días para curarse

El procesado en el momento de declarar ante los magistrado en el juicio celebrado en la capital majorera | | LP/DLP

El procesado en el momento de declarar ante los magistrado en el juicio celebrado en la capital majorera | | LP/DLP

Un hombre se enfrenta a seis años de cárcel por romperle el cráneo a otro y dejarlo con importantes secuelas tras una brutal agresión en el exterior de una discoteca en Puerto del Rosario. El juicio se celebró recientemente en la capital insular y quedó visto para sentencia. La fiscal demanda para el acusado la pena de seis años de prisión por un delito de lesiones cualificadas y una indemnización de 64.525. Sin embargo, la acusación solicitó nueve años de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa y una pena económica de 104.700 euros. La defensa del denunciado solicitó la libre absolución o en su defecto un delito de lesiones leves. La vista quedó vista para sentencia.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 1 de mayo de 2019 cuando el acusado J. V. G. se encontraba en la discoteca DN7 sita en calle Teniente Durán, en la capital insular. Sobre las 5.00 horas aproximadamente, hallándose en el exterior de la discoteca, mantuvo una discusión con M. G. F. y, movido por la intención de menoscabar su integridad física, le agarró del cuello con el brazo, cayendo ambos al suelo. La fiscal considera que el agresor, movido por idéntica intención que anteriormente, propinó un golpe en la cabeza a la víctima con un vaso de cristal que portaba en la mano.

Como consecuencia de la agresión, M. G. F. sufrió traumatismo cráneo encefálico con fractura hundimiento craneal, lesiones hemorrágicas leves en espacios meníngeos y paresia de la pierna derecha. Durante el juicio quedó demostrado que la agresión del procesado se produjo por la espalda previó a una técnica de estrangulación denominada mataleón y que golpea violentamente a la víctima con un objeto contundente.

Los forenses que testificaron en la vista descartan que las heridas de M. G. F. se produjeran por la caída y que se golpeara con el bordillo de la acera. Además, los testigos presenciales también acreditan la violencia de la agresión e incluso uno de ellos intervino para que el acusado no siguiera golpeando a la víctima.

La víctima fue evacuado en helicóptero a Gran Canaria, dada la gravedad de sus heridas, recibiendo tratamiento quirúrgico posterior urgente en el servicio de Neurocirugía del Hospital Insular, estando ingresado en la UCI unos 10 días, así como un tratamiento rehabilitador en la planta de lesionados medulares. M. G. F. requirió para su curación 447 días, de los cuales en seis sufrió pérdida de calidad de vida muy grave.

El agresor, con antecedentes penales, fue detenido días después de los hechos y se encuentra en la cárcel desde mayo de 2019.

Compartir el artículo

stats