Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio histórico | El legado de los mahos

El hallazgo aborigen de Juan José

Un niño de Antigua descubre en una excursión didáctica sobre los volcanes una vasija prehispánica | No existe registro en otros museos de una pieza igual

De izquierda a derecha, Rayco León, Juan José Hernández y Nona Perera, ayer . |

Juan José Hernández es un niño de 12 años residente en el municipio de Antigua. Hace varias semanas su tío Isidoro, conservador del Museo Arqueológico de Fuerteventura, junto a algunos de sus hermanos, invitó a varios sobrinos a subir hasta la Caldera de Gairía para explicarles el proceso de la vulcanología y poner por ejemplo la actual erupción volcánica de La Palma, que se inició el pasado 19 de septiembre en el paraje de Cabeza de Vaca.

Isidoro explicó a la comitiva no solo las características de esta zona volcánica, sino de otros edificios volcánicos recientes de los alrededores: Caldera de la Laguna, Caldera de los Arrabales, Caldera de Liria u otra zona protegida que limita con esta, el Malpaís Grande, así como expuso que la Caldera de Gairía es el más grande de los cuatro focos de emisión. En un momento de la jornada didáctica, Juan José se separó el grupo y amparado por su curiosidad observó varias grietas que le llamaron la atención. Como había oscuridad encendió la linterna de su móvil y dentro de una de ellas localizó una pequeña vasija aborigen, cerámica de excepcional valor arqueológico. Después de alertar al Servicio de Patrimonio del Cabildo de Fuerteventura, una inspectora levantó la pieza.

La importancia de la cerámica encontrada obedece al valor del yacimiento, que se encuentra relacionado con lugares de carácter religioso del pueblo maho, siendo este un espacio con potencial arqueológico de verdadero interés. Destaca además la excepcionalidad de la cerámica, tanto por su decoración como por su tipología, ya que no existen registros parecidos en el Museo Arqueológico de Fuerteventura ni tampoco en el Museo Canario o el Museo Arqueológico de Tenerife.

Otro de los aspectos de interés, según los especialistas, es la profusión decorativa de la vasija, que ocupa absolutamente todas sus partes excepto la base, lo que indica que trata de una cerámica especial, pues la mayoría de las piezas conservadas solo presentan decoración en su tercio superior.

La directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera; el consejero insular de Cultura, Rayco León, y el director del Museo Arqueológico, Luis Mata, hicieron entrega de una replica de un tofio a Juan José Hernández, recordando la necesidad de dar aviso a las autoridades ante hallazgos casuales de estos materiales.

La pieza presenta además surcos verticales hasta la base de la cerámica, elemento muy característico de la decoración del pueblo maho. Es de color negro en muchas partes de su exterior y anaranjado en el interior, siendo necesario realizar un mayor análisis para comprobar si las partes negras corresponden al propio proceso de reducción de la cerámica durante su cocción, o si la causa es su uso doméstico y reiterado contacto con el fuego.

Durante el acto, Nona Perera presentó además el tríptico El Pueblo Majo. El legado de un pasado, un folleto divulgativo cuyo objetivo es dar a conocer la importancia de los materiales arqueológicos de la cultura de los mahos y explicar qué se debe hacer frente a los hallazgos.

Compartir el artículo

stats