Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agaete convierte en zona azul la mayor parte del puerto de Las Nieves

El alcalde confía en liberar plazas en el pueblo marinero con una mayor rotación

Antonio Calcines, alcalde de Agaete

Antonio Calcines, alcalde de Agaete LP/DLP

Agaete ultima la puesta en marcha de un zona azul de pago en el pueblo marinero de Las Nieves, para propiciar la rotación de vehículos y tratar de poner remedio a la acuciante falta de plazas para estacionar. El alcalde, Antonio Calcines, espera que la aprobación del nuevo planeamiento urbanístico municipal en los próximos meses permita también ampliar la oferta, y solucionar un problema que inquieta desde hace años a los restaurantes y negocios de este núcleo turístico.

El pueblo marinero se ha convertido en un polo de atracción de turistas, viajeros de la línea marítima que conecta con Tenerife y muchos grancanarios, que acuden atraídos por la belleza del lugar y, al mismo tiempo, por la posibilidad de comer en alguno de los numerosos restaurantes situados en primera línea de mar. Sin embargo, su atractivo choca con la barrera que supone la limitación de plazas para dejar los vehículos y que, pese a ser una vieja realidad, de momento sigue sin tener remedio.

Aparcar en Las Nieves es casi una odisea, sobre todo los fines de semana y los festivos. Más aún en verano. Esta realidad echa para atrás a muchos posibles visitantes que han vivido esta experiencia anterior de no saber dónde dejar el coche.

El alcalde reconoce este problema cotidiano. Por este motivo, afirma que está trabajando en la aprobación del expediente para poder comenzar a cobrar a los conductores. En la práctica, buena parte del interior de Las Nieves tiene ya pintadas las plazas con pintura azul, pero hasta el momento no se ha puesto en marcha la medida recaudatoria.

Ante la falta de estacionamientos, muchos conductores optan en estos momentos por dejar el coche lejos de la playa. Y en muchas ocasiones en los márgenes de la carretera que conducen al pueblo, por lo que la distancia retrae también a muchos de los ocasionales visitantes, que optan por cambiar de planes.

Algunos propietarios de terrenos abren sus improvisados aparcamientos a cambio de una cantidad económica, pero el problema es que las mayores fincas permanecen habitualmente cerradas, con lo cual no existe capacidad material para acoger a los forasteros.

En cambio, los automovilistas sí se tienen que enfrentar a habituales 'gorrillas' que se colocan en la zona para pedir el impuesto revolucionario en la vía pública. Una presencia que también fomenta una mala imagen para este entorno tan turístico.

Calcines confía en la próxima aprobación del nuevo Plan Parcial de Las Nieves para tratar de poner remedio a esta carencia. Asegura que en el documento se recogen nuevas propuestas de zonas de aparcamientos, que permitirían multiplicar la capacidad de acogida de coches.

La falta de estacionamientos supone un cuantioso perjuicio económico para los restaurantes y negocios de todas esta zona de playa, ya que merma la posibilidad real de captgar visitantes. Sobre todo porque la propia población residente y los turistas con sus coches de alquiler que se alojan en los hoteles ocupan buena parte de las plazas disponibles, quedando muy poca disponibilidad para el resto.

La aprobación de la zona azul en Las Nieves coincide con los últimos pasos para que la naviera Armas puedan comenzar a operar en el muelle junto a Fred. Olsen, que hasta el momento gozaba de la exclusividad. Y, a su vez, que en verano comiencen los trabajos para construir un nuevo dique que permitirá la presencia al mismo tiempo tres grandes buques, así como la ampliación del espacio para embarcaciones recreativas.

Compartir el artículo

stats