Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Presidente del Cabildo de Gran Canaria

Antonio Morales: "Si el Gobierno canario insiste en la planta de gas tendremos un conflicto"

"El pacto de progreso con Podemos es el que nos pidieron el 55% de los ciudadanos en las elecciones", apunta el antiguo alcalde de Agüimes

Antonio Morales, en la Casa Palacio del Cabildo de Gran Canaria.

Antonio Morales, en la Casa Palacio del Cabildo de Gran Canaria. JUAN C. CASTRO

Tras ganar la Presidencia del Cabildo tenía varias opciones para garantizar una mayoría de gobierno y optó por la más arriesgada, la de Podemos. ¿No acabará arrepintiéndose?

No. No me parece la más arriesgada, estamos simplemente cumpliendo el mandato de los ciudadanos. El 55% de las personas que acudieron a las urnas nos pidieron que optáramos por un gobierno de progreso para la Isla, que rompiéramos con las políticas conservadoras que nos han llevado a esta situación de paro, pobreza y exclusión social. Son los ciudadanos los que nos han indicado que este es el pacto que teníamos que realizar. En principio, el acuerdo es para un pacto estable y sólido para los cuatro años y creo que todos vamos a cumplir ese compromiso.

En las negociaciones tuvo que dar un ultimátum y una tercera oportunidad a Podemos para que se integrara en el gobierno. ¿Alguna vez tuvo intención de buscar un acuerdo con el consejero de CC Fernando Bañolas?

Dijimos que no cerrábamos ninguna puerta porque teníamos que conformar un gobierno. Pensamos que la primera opción era el pacto de progreso y por eso agotamos las posibilidades.

Ya ha demostrado con creces que se fía de Juan Manuel Brito para mantener el pacto durante todo el mandato. ¿Tiene la misma confianza en la dirección de Podemos y en los otros consejeros de ese grupo?

Confío en el compromiso que hemos firmado todas las partes, no tengo por qué dudar de que las organizaciones que han firmado ese pacto vayan a incumplirlo o a defraudar a los ciudadanos.

El PP le pidió que retrasara el nombramiento de Brito como vicepresidente del Cabildo hasta que se esclarezca la denuncia por presuntos abusos sexuales. Alega Mercedes Roldós que es una propuesta razonable a la vista de que su propio partido le suspendió de militancia.

Me parece que en el caso de Juan Manuel Brito yo tengo que hacer valer por encima de todo la presunción de inocencia, porque ni siquiera está imputado. Se le ha denunciado por unos hechos que está investigando la policía y, por lo tanto, yo no voy a juzgarle antes de que lo decida la Justicia, porque insisto en que ni siquiera está imputado. Otra cosa son las consideraciones que me merezca el tratamiento informativo que se ha hecho de este caso, pero desde luego yo no voy a juzgar a nadie. Y al PP le pido que utilice la misma vara de medir que con el senador Benítez de Lugo, que fue denunciado, imputado y procesado por supuestos malos tratos en el Tribunal Supremo, donde fue absuelto. Yo no vi que el PP le pidiera en ningún momento su dimisión. Pero también he de decir que si en algún momento de todo este proceso la justicia fuera contundente en la imputación, yo también tendría claro que decisión tomar.

¿Tendría que dimitir en el gobierno?

Claro.

El reparto de consejerías entre los tres socios del pacto tuvo poca historia y beneficia claramente a NC y PSOE frente a Podemos. ¿Es el precio que pagaron por su indecisión?

Esa no es la valoración que hace Podemos, eh, ni yo tampoco. Lo que pasa es que son las áreas más sensibles a su forma de entender la política y nosotros lo hemos respetado. Le hicimos esa primera propuesta e incluso le ofrecimos que eligieran otras áreas más ligada a la actividad económica, pero prefirieron Medio Ambiente, Participación Ciudadana, Educación, Juventud, Vivienda e Igualdad.

Aumenta el número de áreas de gobierno a 17. ¿No son muchas?

No, creo que no. Son las que necesita una isla con una fuerte recesión económica y social.

¿Está satisfecho con la designación de consejeros? ¿Está cada uno en el puesto más apropiado?

Creo que sí. A la hora de la distribución de áreas también se valoró la capacidad de cada persona, su trayectoria. Todos los consejeros tiene capacidad suficiente para hacer frente al reto que tienen por delante.

Choca que una abogada experta en causas de Derechos Humanos, Inés Miranda, se haga cargo de la Consejería de Política Territorial. Al menos ha descolocado usted a los especuladores urbanísticos. ¿Es esa la intención?

No entiendo que provoque sorpresas. En otras ocasiones este Cabildo ha tenido responsables de Política Territorial con mucha menos formación jurídica. Inés Miranda tiene la preparación y capacidad necesaria para afrontar un área de esas características. Tenemos la suerte, además, de que ese departamento está conformado por un plantel de técnicos extraordinarios.

Debe ahora elegir a los cargos directivos y los asesores. ¿Va a recurrir al personal del Cabildo o los buscará fuera?

Muchos de esos puestos serán ocupados por funcionarios de la casa porque tienen la preparación adecuada. En algunos otros casos habrá que recurrir a directivos externos, pero vamos a procurar que una parte importante de esos puestos esté en manos del personal público.

¿Va a mantener el departamento de Relaciones Exteriores, tan criticado en el anterior mandato por los viajes y gastos?

Eso no entra en mis previsiones.

¿Asumirá los compromisos de la anterior responsable de ese puesto, como dedicar 200.000 euros a la visita del multimillonario Richard Branson?

Tampoco entra dentro de mis previsiones.

¿Sabe ya en qué situación están las arcas del Cabildo? ¿Quedan remanentes de Tesorería para aprobar las medidas urgentes contra la pobreza y el desempleo?

Sí. Hemos estado trabajando con el interventor y en los próximos días firmaré el primer decreto para posibilitar una modificación de crédito que nos permita poner en marcha ese plan de lucha contra la pobreza de cinco millones de euros y otro plan contra el desempleo con otros cinco millones.

¿Mantiene su idea de revisar las cuentas del anterior consejero de Deportes, Lucas Bravo de Laguna?

Sí, desde luego. A todos los consejeros se les ha dicho que se pongan al tanto de la situación. Hay algunos expedientes urgentes, como el de los helicópteros contra incendios, y otros que tendremos que revisar. En las cuentas de Deportes, como ya hemos dicho en otras ocasiones, no dudamos de la legalidad de los procedimientos administrativos porque existen profesionales solventes en esa área y no dudamos de ellos. Pero sí nos parece que una buena parte de esos recursos públicos no se han dedicado a la búsqueda del bien común, sino más bien para el autobombo y la publicidad.

¿Qué va a ocurrir con la iniciativa del PP de convertir al Cabildo en patrocinador de la NBA, con un gasto de más de un millón de euros?

Ese acuerdo con la NBA no se firmó, a pesar de que hubo intentos hasta última hora, pero tal como me comunicó el anterior presidente se desechó la posibilidad de hacerlo porque no suponía ningún interés para el Cabildo ni para esta Isla.

En su discurso de toma de posesión apenas dedicó un párrafo a reivindicar el papel de Gran Canaria frente a las otras islas. ¿Va a enterrar el hacha del insularismo?

Dedique un solo párrafo a muchísimas cosas, porque si tuviera que extenderme en todo lo que pensaba estaría hablando todavía. [Risas]. Por supuesto que hemos enterrado el hacha del insularismo. Yo reivindico el grancanarismo en el sentido de pertenencia y orgullo de isla, y eso solo se consigue haciendo justicia contra los desequilibrios. Vamos a luchar contra esos desequilibrios, pero sin entrar en pleitismos que enfrenten a la ciudadanía. Vamos a exigir lo que nos corresponda ante la Comunidad Autónoma y el Estado

¿Serán fáciles las relaciones con un Gobierno de Canarias dirigido mayoritariamente por tinerfeños?

No tengo por qué pensar que serán difíciles. Sí serán contundentes a la hora de exponer las demandas y necesidades de esta isla. Sí es verdad que ese Gobierno nos producen ciertas dudas sobre el equilibrio entre islas, pues el propio Estatuto de Autonomía establece que el presidente o el vicepresidente, uno de los dos, debe tener la residencia en Gran Canaria. No conozco que en ningún momento se haya respetado ese equilibrio.

El nuevo pacto entre CC y PSOE en el Gobierno de Canarias insiste en la introducción del gas como elemento de enlace entre los combustibles fósiles y las energías renovables. ¿Habrá ahí un primer conflicto?

Sin duda lo puede haber. Nosotros no vamos a permitirlo porque es falso que el gas, como dice el acuerdo del Gobierno de Canarias, sea un elemento de transición. Al contrario, es un elemento de freno absoluto a las renovables.

¿Qué ocurrirá si el Estado o la Comunidad Autónoma insisten en poner la regasificadora en el Puerto de Arinaga?

Pondremos en marcha los mecanismos administrativos, jurídicos y ciudadanos para impedirlo, porque sería un paso más en las políticas de este Ministerio de Industria para frenar y atacar directamente a las renovables. Y digo más, ¿quién va a realizar una inversión multimillonaria para implantar el gas -que requiere una regasificadora, diques, contradiques, gaseoductos o gas ciudad- para que a los dos, tres o cinco años tengamos renovables? Esta isla puede ser cien por cien renovable, pero hay un ataque brutal a la democratización de la energía en el último decreto sobre el autoconsumo. No nos pueden impedir que desarrollemos en Canarias lo que por otra parte nos están demandando la Unión Europea y el G-7. La alternativa son las energías renovables y aquí tenemos los mejores recursos del mundo. No podemos permitir que nos impongan otro modelo para favorecer a determinados lobbys económicos y energéticos.

El proyecto hidroeléctrico de Chira-Soria lleva cuatro años parado. ¿Podrá desbloquearlo?

Voy a intentarlo y puede ser realidad más pronto que tarde.

En sus primeras palabras como presidente reivindicó a la generación que en la década de 1970 cambió el panorama político y social del sureste de Gran Canaria. ¿Cree que, 40 años después, se puede extrapolar aquel movimiento ciudadano de Agüimes o Vecindario a toda la Isla?

Yo dije que venía de un sueño colectivo, el de Agüimes y el Sureste. Estamos en el décimo mandato democrático y me refería a todos los hombres y mujeres que durante estos 40 años, y en los últimos periodos de la dictadura, pelearon para dejar un mundo mejor a sus hijos. No hablaba solo del Sureste, sino de toda la gente de Gran Canaria, también de los municipios del interior, personas que se deslomaron con la agricultura y tuvieron una vida muy dura para sacar adelante a su familia y a sus hijos, que luego se convirtieron en jóvenes profesionales. Cité a Francisco Javier cuando decía que entre la utopía y la realidad solo media el trabajo. Claro que se pueden conseguir los sueños y las ilusiones de tener una isla mejor.

Se quejan los grupos opositores de que el arranque del mandato va muy lento, sin un Pleno inmediato a la constitución de Cabildo para reorganizar la estructura de nueva corporación.

Probablemente es que estén muy desinformados y no conozcan la nueva normativa, pues no hace falta celebrar un Pleno para eso. Deberían informarse mejor para realizar su labor de oposición.

El PP incluso protesta por el reparto de los despachos de los grupos. No parece que le vayan a dar los 100 días de gracia.

Ni yo se lo voy a pedir. El PP está legitimado para hacer la oposición que considere necesaria. Y nosotros también para gobernar como los ciudadanos nos han demandado. Esa es nuestra principal preocupación, más que atender a ese acoso continuo del PP, que ya se expresó en la toma de posesión, cuando la señora Roldós obligó a sus consejeros a que no me aplaudieran.

El ascenso de la UD Las Palmas les hizo perder el primer día de trabajo, ¿supongo que lo da por amortizado?

Claro, está muy bien amortizado. Ha sido una satisfacción enorme. Yo tenía el pálpito de que íbamos a pintar de azul y amarillo los campos de la Primera División y lo conseguimos. Cuando recibí aquí a los jugadores de la UD exprese la satisfacción porque se ha hecho un buen trabajo en momentos muy duros. La directiva ha conseguido mantener el equipo porque en algunos momentos alguien incluso pensó que el club debía desaparecer y que fuera el Universidad el que ocupara su lugar. Y fundamentalmente esto se debe a una gran afición, que siente los colores de una manera extraordinaria y que ha posibilitado que tengamos una cantera excelente. Estamos felices porque en estos momentos duros, y aunque los problemas sigan ahí, se ofrezcan estas pequeñas alegrías a una parte de la ciudadanía. Aparte de los valores económicos que pueden traer, pues la empresa Atlantis cifra en 45 millones de euros el volumen de negocios que puede suponer para la Isla el ascenso a la Primera División.

¿Va a ayudar económicamente a la UD en esta nueva etapa?

El Cabildo siempre ha ayudado a la UD, con las instalaciones y hasta con ayudas directas. Desde luego, lo que no vamos a hacer es a retirar esas ayudas.

El Cabildo es el propietario del Club Baloncesto Gran Canaria Herbalife. ¿Cree normal que una institución pública se haga cargo de esa función? ¿Cambiará eso en este mandato?

Efectivamente, no conozco otro caso en que una institución pública sostenga a un club deportivo de esta manera. Pero es una realidad, el Granca está ahí y también forma parte del sentir de la ciudadanía. Lo que debemos hacer, y esa ha sido también la intención de los anteriores gobiernos insulares, es que los profesionales y los empresarios empiecen a asumir las riendas del club. Otra cosa es que deberíamos trabajar con el Gobierno de Canarias para que una ley del mecenazgo permita que las empresas puedan desgravar y aportar recursos privados al deporte.

Las buenas relaciones entre el Cabildo y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria han sido la asignatura pendiente en los últimos mandatos, incluso estando gobernados por el mismo partido. ¿Va a cambiar esa dinámica?

Lo expresé también en mi discurso de toma de posesión. Es necesario trabajar con los 21 ayuntamientos. Yo tengo un sentimiento profundamente municipalista, vengo de un ayuntamiento y sé las dificultades que atraviesan los municipios. Se han hecho transferencias del Estado a las Autonomías y después a los cabildos, pero se paran ahí. Nunca se han atendido las necesidades reales de los municipios. Conozco y comparto los problemas de los municipios y desde luego los de Las Palmas de Gran Canaria, esa vocación de ser capital del Atlántico necesita y debe tener el apoyo del Cabildo. Procuraré trabajar de forma coordinada con el gobierno de la ciudad.

Este pasado viernes convocó a todos los trabajadores para explicarles su proyecto y pedirles su colaboración, como hacía en Agüimes. ¿Cree que eso funciona en una administración tan grande como el Cabildo?

Debe funcionar, que sea más grande o más pequeño no tiene ninguna significación. Los trabajadores son fundamentales. Defiendo lo público y eso no se puede hacer sin funcionarios y laborales solventes, auténticos profesionales. Y esta casa los tiene. No podemos desarrollar un proyecto como el que pretendemos si no es con la colaboración de todos, quiero generar equipos para que los funcionarios se sientan partícipes y generen ilusión.

Se ha convertido usted en el principal referente de Nueva Canarias para próximas citas en las urnas. ¿Se puede pensar en un relanzamiento de su carrera política más allá del Cabildo?

Yo siempre dije que no tenía más ambición en política que la de ser alcalde de mi municipio. Con ser presidente del Cabildo ya me veo más que colmado. No pienso dar ningún paso en ningún otro sentido.

Decía en la primera entrevista tras su elección que el único temor que tenía era no poder responder a la ilusión de tanta gente que le había votado. ¿Siente lo mismo tras verse sentado en este despacho de la Presidencia del Cabildo?

Sí, pero no se trata de miedo. Lo que siento es una enorme responsabilidad porque hay muchísima ilusión y confianza en que podamos hacer cosas. Si hay algo que me preocupa en política es decepcionar a la gente que me apoya. Por lo tanto, haré todo lo posible por no decepcionar a nadie. Esa responsabilidad no me frena, sino que me da fuerzas para cumplir el compromiso. Si hay algo que no se pueda alcanzar, se lo explicaremos a los ciudadanos.

Compartir el artículo

stats