Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los residentes de las zonas turísticas suponen un 30% de la población

El número de personas que vive en los núcleos costeros ha aumentado en un 10% en la última década

Los residentes de las zonas turísticas suponen un 30% de la población

Los residentes de las zonas turísticas suponen un 30% de la población

Según señala el nuevo planeamiento urbanístico de San Bartolomé de Tirajana, el número de personas que residen en las zonas turísticas supone el 30% de la población total de la localidad. En la última década, la tendencia a la residencialización de los núcleos costeros ha aumentado en un 10%. Gesplan advierte de la pérdida de más de 20.000 camas en complejos de apartamentos en el Sur.

Tal y como recoge la memoria de diagnóstico que ha elaborado el Gobierno de Canarias, la población de San Bartolomé de Tirajana se concentra en la zona costera del municipio. Esto se debe a que las infraestructuras viarias, tanto la GC-1 como la GC-500, que permiten el acceso a la población a otros municipios o a las infraestructuras turísticas en las que trabajan se ubican en la zona baja del territorio.

No resulta, por tanto, extraño que el 93% de los habitantes tenga su residencia habitual en los núcleos cercanos al mar, ya sea en zonas como San Fernando o San Agustín. El 7% restante se localiza en asentamientos diseminados por la zona alta.

Lo que sí llama la atención es que en la memoria del nuevo documento del Ejecutivo, que ha generado un amplio debate social en los últimos días precisamente por establecer medidas de control sobre el uso del suelo costero como vivienda permanente, se admita que dicha zona presenta "un fuerte proceso de residencialización, que alberga el 30% de la población total del municipio" y, que además, la tendencia de esta presencia de habitantes vaya en aumento. Desde el año 2000 hasta la actualidad, "la residencialización en los núcleos costeros ha pasado de suponer de un 20 a un 30%" del padrón municipal. Destaca el crecimiento que ha experimentado la urbanización de Campo Internacional, antes con 892 residentes y ahora con 2.488. También Playa del Inglés, que ha aumentado de 4.588 a 7.067 habitantes, y Meloneras, de 51 a 897 residentes.

Esta realidad, según el documento, "pone de manifiesto una estructura viaria insuficiente" para cubrir las necesidades de los habitantes del litoral. "Por lo que será necesario una nueva planificación" de carreteras con acceso a la "zona alta del municipio" en aras de "atraer" a los propietarios de apartamentos de la costa al medio rural. Según recoge el planeamiento, "los precios del suelo en la zona alta del municipio son más bajos que en el litoral", un factor que puede favorecer "la liberación del suelo turístico" en la costa y "la implantación de nuevos establecimientos ocupados actualmente por residentes". Esta es la propuesta que sugiere el Gobierno de Canarias, a través del plan municipal de San Bartolomé, para desarrollar el suelo que se ubica en la orilla del territorio con uso exclusivo turístico.

Asimismo, según el nuevo instrumento de ordenación, los establecimientos alojativos de la costa de San Bartolomé de Tirajana generan el 75% de los empleos de hostelería. Sin embargo, la pérdida de más de 20.00 camas turísticas en el litoral provoca "un debilitamiento de la estructura productiva de la economía local". En concreto, el Gobierno de Canarias advierte que de las 121.658 plazas turísticas que posee el municipio, repartidas en 62 hoteles y 519 complejos de apartamentos, solo se encuentran en explotación 99.222, el resto se encuentran fuera de la actividad empresarial.

"Para evitar esta pérdida de plazas es fundamental, en términos de planificación, establecer medidas disuasorias y prohibitivas", tal y como recoge literalmente el documento de Gesplan, "al desarrollo del uso residencial en los núcleos turísticos". Y, en su lugar, se debe "impulsar la rehabilitación y la mejora de los establecimientos alojativos obsoletos".

Esta recomendación del Gobierno de Canarias al municipio turístico, que se fundamenta en la nueva ley turística, es precisamente la que ha encendido la mecha del debate social estos días en el Sur, ya que el Ejecutivo puede sancionar hasta con 300.000 euros a las personas que utilicen sus inmuebles como vivienda habitual en el litoral sureño.

La estructura de la planta alojativa de San Bartolomé, con 35.650 camas hoteleras y 63.572 extrahoteleras, debe sufrir un proceso de modificación, según propone el planeamiento. Y es que "la generación de empleo de las plazas hoteleras, tanto sean directos como no, es mucho mayor que las plazas extrahoteleras". Y, además, "la clientela de los hoteles suele tener un mayor poder adquisitivo que la de los apartamentos". Es por ello por lo que Gesplan propone que se fomente el incremento de este tipo de establecimientos frente a los complejos extrahoteleros.

Por último, el documento recuerda que el municipio solo cuenta con nueve establecimientos de alojamiento de turismo rural, es decir, 53 plazas ubicadas en la zona alta del territorio. Como alternativa al turismo de sol y playa, Gesplan recomienda ampliar esta oferta de infraestructuras, aún incipiente en el Sur. Sin olvidar, que también es necesario crear nuevas opciones de ocio para los visitantes, a través de la instalación de nuevos parques de atracciones, puertos deportivos o jardines botánicos.

La aprobación de este plan servirá de precedente para el resto de municipios turísticos, no solo de la Isla sino de toda Canarias.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats