Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ambientalistas se ofrecen a recoger las cabras para evitar otra matanza

El Cabildo prevé una batida con rifles del 2 al 15 de abril para eliminar el ganado silvestre

Los ambientalistas se ofrecen a recoger las cabras para evitar otra matanza

Grupos ambientalistas como la Federación del Salto del Pastor, el Colectivo Canario en Defensa de la Caza y la Naturaleza y el Partido Animalista contra el Maltrato Animal (Pacma) se han ofrecido a recoger las cabras silvestres de Gran Canaria mediante las apañadas y así evitar una nueva matanza de ese ganado, pues el Cabildo prepara otra batida con disparos de rifle entre los días 2 y 15 de abril.

Estos colectivos rechazan tajantemente la eliminación de las cabras por parte de tiradores contratados en la Península y consideran que es posible capturarlas vivas, por lo que reclaman al Cabildo que organice apañadas con pastores expertos y cazadores que conozcan bien el terreno. También critican la actitud de la consejería insular de Medio Ambiente, pues a finales de 2015 se comprometió a evitar el sacrificio de los animales y desde entonces no se ha vuelto a reunir con estos grupos para coordinar una recogida pacífica del ganado guanil.

Estas y otras quejas se exponen en un escrito dirigido al presidente de la corporación insular, Antonio Morales, en el que se advierte de que el Cabildo podría estar incumpliendo varias normativas. Estos grupos aseguran que no están en contra de que se controlen - e incluso de que se eliminen- las cabras silvestres que impiden la repoblación de Guigui o Tamadaba con especies autóctonas, pero rechazan que se maten con disparos de rifle y que se dejen los cadáveres abandonados en el campo, como ocurrió en la anterior batida en zonas del barranco de Guayedra y el Valle de Agaete.

Apañadas

En ese escrito, registrado en el Cabildo por Ramón Martín Rivero, presidente del colectivo de cazadores y miembro de la Federación del Salto del Pastor, se asegura que tras varias reuniones con el director general de Medio Ambiente, Manuel Amador, y otros técnicos de ese departamento para abordar la muerte a tiros de las cabras pinoleras en el monte de Tamadaba, "se acordó que se evitaría tal sacrificio, recurriendo a la fórmula expuesta por la citada federación, en el sentido de realizar apañadas".

En esas reuniones, añade el escrito , "se concretó que durante el mes de enero se celebrarían nuevos encuentros para coordinar tales procesos, no habiendo recibido hasta el momento ninguna noticia sobre el particular". Con idéntico motivo, estos grupos se entrevistaron con el consejero de Sector Primario, Miguel Hidalgo, que también les manifestó que "realizaría gestiones con la Consejería de Medio Ambiente para tratar de solucionar tal matanza".

Tras conocer que la Consejería de Medio Ambiente prepara nuevas batidas con rifles, para lo que ha contratado a una empresa que se dedica al control cinegético en los parques naturales de Andalucía, la Federación del Salto del Pastor se pregunta "a qué está jugando" el Cabildo de Gran Canaria.

"¿Existe autorización de la Delegación del Gobierno para tal sacrificio, como es preceptivo? ¿está abierto el periodo de veda para caza mayor ? O sea, deducimos que se están saltando a la torera las leyes en vigor", añade el escrito de Ramón Martín, que también pregunta a Morales las razones por las que se niega a recibirle.

La misma queja expresó ayer José Antonio Rodrigo, presidente de Pacma, organización que solicitó una reunión "urgente" con el Cabildo tras conocerse la muerte de casi un centenar de cabras silvestres. "Todavía estamos esperando que nos contesten", apuntó Rodrigo, quien opinó que "la matanza se esos animales no tiene ningún sentido". Pacma propuso en noviembre el uso de dardos anestésicos en aquellos ejemplares cuya captura fuera más complicada, de forma que se puedan "reubicar en otro hábitat donde no supongan un presunto riesgo para la flora endémica y otras especies protegidas".

En un informe sobre las cabras silvestres, estos grupos ambientalistas afirman que "existen soluciones más sostenibles, respetuosas con la diversidad propia de las Islas y más éticas, como las apañadas, con lo que también se contribuiría al mantenimiento de tradiciones ancestrales del Archipiélago".

Carroñeros

También tacha de falsos" y "mentirosos" los argumentos de Medio Ambiente para dejar los cuerpos abandonados en el campo, pues aseguran que en Gran Canaria apenas quedan aves carroñeras que se alimenten de las cabras abatidas en lugares de difícil acceso para el hombre. "Ya quedan pocos cuervos, guirres y milanos, por lo que esos animales se acaban pudriendo", afirma Ramón Martín.

Ese informe denuncia "la falta de profesionalidad que han demostrado" los tiradores contratados por el Cabildo en la Península, "dejando tirados los ejemplares en el monte, cerca de caminos transitados por los vecinos y frecuentemente usados para entrenamientos en carreras de montaña" , a lo que se suma "la posible contaminación de aguas subterráneas, la proliferación de insectos que pueden transmitir enfermedades o la invasión de terrenos privados sin permiso de los propietarios".

Como alternativa, estos grupos ambientalistas han pedido desde el año 2013, cuando se iniciaron las matanzas de cabras en el Pinar de Inagua, que les autoricen a entrar en los espacios donde se mueven las cabras para observar sus movimientos y "preparar una dotación suficiente de personas para que la apañada sea fructífera". También retan al Cabildo a hacer públicos los gastos de la eliminación a tiros para presentar un presupuesto de lo que costaría cogerlas vivas.

Compartir el artículo

stats