Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Brígida honra a los soldados republicanos caídos en la Guerra Civil

El Ayuntamiento añadirá los nombres en el Monumento a los Caídos a propuesta del cronista oficial del municpio

Santa Brígida honra a los soldados republicanos caídos en la Guerra Civil

Santa Brígida honra a los soldados republicanos caídos en la Guerra Civil

El cronista oficial de Santa Brígida, Pedro Socorro, ha propuesto al consistorio satauteño que, de acuerdo con la Ley de la Memoria Histórica, la corporación municipal tome las medidas oportunas para llevar a cabo una rehabilitación del monumento de la Cruz de los Caídos, que actualmente solo tiene inscritos los nombres de los soldados del bando nacional muertos en la Guerra Civil, pero no aparecen los fallecidos republicanos.

Socorro pide retirar las placas conmemorativas presentes en dicho monumento con la frase 'Caídos en la guerra de liberación' "al tratarse de una manifiesta exaltación colectiva de la sublevación militar y de la Guerra Civil, prohibida por la legislación vigente y por tanto incompatible con los principios democráticos y el espíritu de reconciliación y concordia y del respeto al pluralismo y a la defensa de todas las ideas que guiaron la Transición y nos permitió dotarnos de una Constitución que tradujo jurídicamente esa voluntad de reencuentro de los españoles".

El cronista oficial propone poner en su lugar una placa de similar material que aluda a todos los satauteños fallecidos en la Guerra Civil española (1936-1939). "Y si fuera posible en el futuro poder incluir los nombres de la víctimas y desparecidos violentamente durante la Guerra Civil o a causa de la represión política posterior y cuyo paradero se ignore en el listado de los fallecidos".

Por último, Pedro Socorro plantea decorar el monumento con una estrofa del poema 'Consejo de paz' de Pedro Lezcano Montalvo (1920-2002), quien fuera vecino e Hijo Adoptivo de esta Villa desde 1999, inscrita sobre placa de mármol en color blanco, que se coloque en la parte central del mismo entre las dos lápidas existentes. "Un poema que reclama la paz, tan sencilla y tan frágil, por parte de un poeta comprometido al que este año se le ha dedicado el Día de las Letras Canarias", recuerda el cronista.

En el escrito presentado en el Ayuntamiento de Santa Brígida, el cronista oficial expone que durante la década de 1950, el Ayuntamiento construyó en una pequeña plaza pública situada al comienzo de la subida al cementerio la denominada 'Cruz de los Caídos' como homenaje a los soldados satauteños fallecidos en el bando triunfador de la Guerra Civil española, a propuesta de la comisión local de Falange Española Tradicionalista y de las JONS.

"La primera referencia sobre este monumento la hallamos en el verano de 1943 cuando se propone su construcción mediante un escrito presentado en el Registro General del Ayuntamiento", dice Socorro. "El conjunto escultórico sería realizado poco después en una cuña de terreno ganada a unas viejas casas derruidas junto a la subida del cementerio, en tiempos del alcalde Pedro Déniz Batista y aprovechando que en ese tiempo los canteros realizaban la actual fachada de piedra de las nuevas Casas Consistoriales, en piedra gris de la cantera de La Atalaya".

Sin embargo, tras investigaciones realizadas al respecto en distintos archivos de la isla y la Península, que se recogen en el trabajo de Pedro Socorro 'II República y Guerra Civil en Santa Brígida (Represalias y espionaje en la Villa)', "se ha podido comprobar que en la 'Cruz de los Caídos' no figuran inscritos los nombres de ocho fallecidos en la Guerra, cuyas identidades hemos podido entresacar de la documentación consultada en e archivo municipal y en el Archivo General Militar de Ávila".

"Desconocemos si fue por olvido de los dirigentes, o tal vez por el hecho de no recibir un balazo en el fragor de la batalla y en cambio morir de meningitis en un hospital, no fuera mérito suficiente para grabar su nombre en piedra, como sucedió en uno de los casos estudiados", añade.

En la Cruz de los Caídos no figuran los nombres de ocho satauteños fallecidos en la Guerra Civil. Se trata de Manuel Déniz Hernández, que falleció el 26 de julio de 1939 de meningitis en el hospital; Andrés Diepa Rivero, Cristo González Caballero (14 de abril de 1938), José Hernández Hernández, de La Angostura (9 de julio de 1937), Pedro Moreno Santana (14 de agosto de 1937), Francisco Quintana Vega, José Rivero Suárez, de Pino Santo (28 de marzo de 1939) y Juan Santana Báez (22 de mayo de 1938). Pertenecían al regimiento de infantería Canarias 23 y Canarias 39, a dos batallones y al tercio de la Virgen Blanca.

Socorro señala en su libro que "nos hemos tropezado con algunas flagrantes contradicciones a la hora de reconstruir el pasado de los satauteños que combatieron en las tropas sublevadas y que perdieron la vida en el frente de batalla en aquellos años oscuros de nuestra historia".

Se dio incluso la circunstancia de que al soldado Lázaro Rodríguez Hernández, vecino de Los Silos, le dieron erróneamente por muerto, por lo que su nombre fue inscrito en la lápida junto al de su hermano Francisco, también fallecido en el frente.

"Pero pasado un tiempo, al percatarse las autoridades municipales de que, al contrario de lo creído, el servicial militar estaba vivo y coleando, su nombre tuvo que ser borrado con pintura, con lo cual quedó roto el encanto de su gloria. En cualquier caso, el presunto fallecido murió en la cama muchos años más tarde", ironiza Socorro.

En la actualidad el monumento sigue presidido por dos grandes lápidas de mármol en las que se inscribieron los nombres de los soldados fallecidos por parte del bando nacional y en cuya parte superior puede leerse la frase "Caídos en la Guerra de Liberación", lo cual incumple el artículo 15 de la vigente Ley de la Memoria Histórica de 26 de diciembre de 2007.

Ando Sataute, el partido del alcalde de Santa Brígida, José Armengol, ha recogido el guante que le ha lanzado el cronista oficial y ha hecho suya la propuesta, convirtiéndola en moción en el pleno del jueves pasado. Finalmente la moción fue aprobada por unanimidad de los ochos partidos de la corporación (cinco en el gobierno y tres en la oposición).

El portavoz municipal de Ando Sataute, Melquiades Álvarez, pidió crear una comisión formada por representantes de todos los grupos políticos para que hagan propuestas sobre el cambio de nombre de aquellas calles del municipio que hagan referencia a la dictadura franquista o cualquiera de sus promotores, inspiradores o personas que ejercieron algún tipo de poder durante la misma, así como acerca de la retirada de todos los símbolos franquistas que existen en su término municipal.

Asimismo, Álvarez solicita cambiar las placas del Monumento de la Cruz de los Caídos por otra placa alegórica con una frase que represente a todos los muertos, cualquiera que sea el bando.

Compartir el artículo

stats