Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orgullo Gay de Maspalomas Actividades culturales

Ramón Martínez: "Sin observatorios es díficil obtener datos sobre agresiones homófobas"

"La sensibilización de profesionales y la educación en valores son claves para paliar esta lacra social", asevera el autor de 'La cultura de la homofobia y cómo acabar con ella'

El escritor Ramón Martínez.

El escritor Ramón Martínez. LA PROVINCIA/DLP

Inauguró el viernes pasado la semana del Orgullo en Maspalomas con la presentación de un libro que versa sobre la homofobia. ¿Cómo cree usted que se puede combatir este mal social?

Ésa es la gran pregunta que formulo en el libro y que creo que responde a varias respuestas. Nuestra sociedad necesita un modelo que realmente se comprometa con la defensa de los Derechos Humanos. Jueces, agentes de policía, médicos y todas aquellas personas que intervienen en la cadena de seguridad y atención a las víctimas de un caso de homofobia deben recibir una formación específica en este ámbito para tratar de paliar esta lacra social. La sensibilización de los funcionarios de las instituciones y la educación en valores juegan un papel fundamental.

¿Cuántos casos de agresiones por homofobia registró España el año pasado?

Los datos que refleja el Ministerio del Interior no se corresponden con la realidad, porque solo representan las denuncias por delito. El 80% de víctimas que sufren agresiones por homofobia no denuncian por miedo a enfrentarse a su agresor o dar visibilidad a su caso. Por poner un ejemplo, en Madrid se registraron el año pasado 319 víctimas de homofobia. Pero claro, este registro ha sido posible gracias a que tanto en Madrid como Cataluña y Comunidad Valenciana se han creado órganos de vigilancia sobre esta lacra social. Sin observatorios, como ocurre en el resto de las comunidades autónomas, es difícil obtener datos reales sobre agresiones homófobas, por lo que creo que urge la creación de estos entes para calibrar la dimensión del problema y paliar las medidas oportunas.

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha escrito el prólogo de su libro. ¿A qué se debe esta colaboración?

Creo que Zapatero se ha implicado mucho en la lucha contra la homofobia en este país. Con la aprobación del matrimonio homosexual creo que en España se logró la igualdad absoluta de derechos del colectivo LGTB en relación al resto de la población, por lo que considero que una persona que impulsó esta reforma es digna deuna mención especial. Su prólogo ha sido todo un regalo.

¿Cree que el Orgullo Gay continúa siendo una herramienta de sensibilización social?

Sí, claro, porque ayuda a visibilizar los problemas de las personas LGTB. Más allá de la orientación sexual de cada uno, el Orgullo permite que la gente conciba a las personas homosexuales como vecinos, hijos o amigos. No como una masa indivisible, sino con nombres y apellidos.

Sin embargo, la lucha continúa más allá de la semana del Orgullo Gay.

Efectivamente, no se trata de reivindicar derechos un día al año y olvidarnos del tema los 364 días restantes. La lucha es un trabajo cotidiano, constante y días señalados, como el 17 de mayo dedicado a la erradicación de la homofobia, deben servir para hacer acopio de los datos y reflexionar.

¿Qué papel juega la educación en este sentido?

Un papel clave. Debemos educar para la paz, la igualdad y los Derechos Humanos. Hay que apostar por las Humanidades y la humanidad, que al final es la ciencia que permite empatizar con los demás. Se trata de una lucha compartida.

Compartir el artículo

stats