Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gáldar

Santiago llega al trote

Gáldar pone a punto sus cuadras para festejar la zambra y danza de los caballitos de fuego

5

Fiestas de Santiago de Gáldar

Rito del Rosario tiene un pincel en la mano embadurnado de pintura negra. Se sube a una escalera a unos cuantos peldaños de altura y da unos certeros brochazos alrededor de un ojo de cartón. Mira un poco de lejos y resuelve que el conjunto "ya está cogiendo un pisquito de vista".

Del Rosario maquina desde el año 2015 el diseño y construcción de los caballitos de fuego, una tradición rescatada a raíz de que el cronista oficial de Gáldar, Juan Sebastián López García, publicara en Crónicas Canarias la mención en un semanario de Tenerife de la escenificación de gigantes y caballitos en la ciudad norteña en el año 1848. La nota publicada tiene su aquello, y está reflejada en el propio programa de mano de las fiestas de este año: "Gáldar: Fiestas del país. La de Santiago que se celebra en Gáldar, estuvo muy concurrida. Desde la víspera acudieron todos los vecinos de aquella Villa y los de los pueblos comarcanos a gozar del grato espectáculo que ofrecen los fuegos artificiales confeccionados por el inteligente pirotécnico D. Francisco Guillén, y las danzas y zambras de los gigantes y caballos de fuego."

Con semejante reclamo el Ayuntamiento recoge el guante y en ese 2015, y tras la puesta a punto en un taller celebrado en la casa-museo Antonio Padrón, 'nacieron' los primeros 60 ejemplares, que edición tras edición no han hecho más que crecer y multiplicarse.

Multiplicarse porque de esos primeros 60 la manada se convirtió en un centenar en 2016; en 150 en 2017; y, para este próximo domingo se esperan más de doscientos, según el censo que ofrece Julio Mateo, concejal de Cultura y Festejos del Ayuntamiento galdense.

Y crecer porque en una 'cuadra secreta' Rito del Rosario está creando un Bucéfalo en toda regla que eleva el nivel de un espectáculo que comenzará a las nueve de la noche del domingo en la plaza de San Sebastián para recorrer el centro histórico hasta la plaza de Santiago y que llegará por primera vez con ese gigante de unos tres metros de la punta la oreja a los cascos.

Pero, ¿asunto de qué el caballito? "Hay que pensar", apunta Mateo, "que el santo lleva caballo", y de imaginar que en los siglos de antier la mimética hizo el resto, con familias enteras, de abuelos a nietos, festejando la efemérides dando cabriolas y relinchos.

De hecho, según testimonios de participantes contemporáneos, la fiesta es toda una molienda, cuando no al paso al trote, en la que se ha convertido, según el concejal, en la gran cita participativa del programa. Tal es así que además de los caballos manufacturados 'oficialmente' en los talleres, como el realizado este año por la Academia Municipal de Dibujo y Pintura, en los que se hicieron cien más de tamaño estándar, no hay que descartar la aparición de caballos 'piratas' sin matricular realizados en casa por iniciativa propia.

Al fin y al cabo, basta un simple chasis de palo rematado con dos orejas en punta y una boca bembúa con dos paletas por fuera para cabalgar al siglo XIX, y convertir un domingo por la noche en una parranda de las buenas.

El pasacalles culmina con un espectáculo que redondea el asunto: el volcán anunciador, una entrega de pirotécnica a mansalva y que une, como apunta Julio Mateo, la ciudad con su montaña, en cuya cima se instala la base de lanzamiento de voladores de alto poder de detonación. Un volcán que también tiene su miga, porque recrea las fogatas que se prendían en el mismo lugar para alertar de la llegada de piratas, y que desde allí se veían no solo en la cumbre o en la capital grancanaria, sino incluso desde Tenerife, como se apunta en la obra Cronología del Puerto de Sardina de Gáldar 1822-1966, de Sebastián Santana Pérez, dando por bueno así que todo , todo, está en los libros.

Compartir el artículo

stats